Noticia

Estilo de vida

13 países en los que ser ateo se condena con pena de muerte

13 países en los que ser ateo se condena con pena de muerte

Susana Viñuela

05/09/2016 - 17:06

Parece increíble, pero es cierto: existen 13 países en los que ser ateo se condena con pena de muerte. The Freedom of Thought Report, un estudio llevado a cabo por IHEU (International Humanist and Ethical Union), refleja el nivel de discriminación y persecución de los no creyentes por todo el mundo.

Los países con las carreteras más peligrosas del mundo

Estos son los 13 países en los que ser ateo se condena con pena de muerte. 'The Freedom of Thought Report',un estudio llevado a cabo por IHEU, refleja el nivel de discriminación y persecución de los no creyentes por todo el mundo. Este estudio cuenta con una lista formada por los 13 países en los que se puede llegar a condenar a pena de muerte a los ateos. En el mapa que han creado y que acompaña a esta noticia han etiquetado los países siguiendo un código de colores. También puedes consultar el plano interactivo aquí.

El informe recoge datos del año 2015, y saca a la luz el hecho de que ciudadanos de 19 países son castigados por apostasía (renuncia a las creencias religiosas), mientras que en 13 de ellos los ateos corren riesgo de ser condenados a muerte.

Los 13 países en los que se condena a pena de muerte a los ateos son:

1. Arabia Suadi

2. Afganistán

3. Qatar

4. Sudán

5. Irán

6. Malasia

7. Las Maldivas

8. Nigeria

9. Pakistán

10. Mauritania

11. Somalia

12. Emiratos Árabes Unidos

13. Yemen.

Además, cabe recordar que muchos países poseen leyes sobre la blasfemia que impiden criticar la religión, las figuras religiosas e instituciones.

En 55 países ofender los sentimientos religiosos se considera un delito y 39 de ellos supone encarcelamiento. En otros, como Uganda, han estado a punto de aprobarse leyes que, movidas por el fanatismo religioso, condenaban a los homosexuales a muerte (la fuerte presión internacional evitó que se aprobase).

Entre las leyes que afectan a quienes no son religiosos se encuentran la prohibición de ocupar cargos públicos y la obligación de identificar su religión mediante un documento de identidad nacional o un pasaporte (identificarse como ateo o no creyente está prohibido).

Fuente: Freethoughtreport

Lecturas recomendadas

Susana Viñuela

Redactora

Comunicando, que es gerundio.

Buscador de coches