Noticia

Estilo de vida

10 mitos de la comida que son mentira

Antonio López

08/12/2015 - 14:56

Cada persona dice cosas diferentes de los alimentos, unos son mentira y otros son verdad. Por eso vamos a desmentir 10 bulos alimentarios que se escuchan frecuentemente.

La gente se cree todo lo que se dice acerca de la comida, unas cosas son verdad, y otras son mentira. El problema que tienen los bulos, es que de tanto oírlo, la gente se lo cree y acaban haciendo caso a cosas que no tienen por qué. Por eso vamos a mostraros 10 bulos alimentarios que se escuchan frecuentemente. 

No te pierdas: Los 10 alimentos más peligrosos del mundo

1. El zumo de naranja pierde vitaminas si no se bebe recién exprimido

Siempre se ha dicho que debemos bebernos el zumo de naranja nada más exprimirlo, porque sino se queda sin vitaminas. Pues bien, esto es uno de los 10 bulos alimentarios que os comentamos hoy, y es que según M. José Ibáñez, miembro del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas y Presidenta del Colegio de D-N del País Vasco, estamos ante "uno de los mitos más extendidos de la alimentación, sin base científica alguna". Aunque es cierto que las vitaminas se pierden con el paso del tiempo, no se trata de un proceso tan rápido. "Si conservamos el zumo tapado en la nevera, las vitaminas se mantienen durante 12 horas aproximadamente".

2. La sacarina es veneno 

La sacarina se descubrió en 1879, es un edulcorante sintético recomendado a personas con diabetes o cáncer. Tenemos que mostraros este bulo alimentario, ya que según M. José Ibañez, “Hoy en día está descartada su relación con estas enfermedades y su consumo dentro de las cantidades recomendadas no supone ningún riesgo".

3. Beber agua en la comida engorda 

Otro de los 10 bulos alimentarios que hoy os mostramoses que el agua engorda durante la comida, ya que el agua nunca aporta calorías, por lo que da igual que la tomemos antes, después, o durante la comida. De hecho se recomienda que se beba antes o durante la comida, ya que aumenta la sensación de saciedad. 

4. No comer huevos 

Hubo un tiempo en el que casi se prohibió el consumo de huevos debido a que se pensaba que tenía muchísimo colesterol. Actualmente este riesgo se ha quedado minimizado, y no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, de hecho hay estudios que demuestran que con una dieta equilibrada se puede consumir un huevo al día sin provocar ningún tipo de problema. 

5. La fruta después de comer engorda 

La fruta y cualquier otro tipo de alimento tienen siempre las mismas calorías, por lo que no importa en el momento en el que se tomen, por lo que es un bulo alimentario. Otra cosa es que la gente se tome una pieza de fruta antes de comer para saciarse y de esta manera controlar la ansiedad de ingerir otro tipo de alimentos con más calorías. 

No te pierdas: Las 10 mejores ginebras del mundo

6. Beber una copa de vino tinto durante la comida adelgaza 

Desgraciadamente el alcohol no disuelve la grasa corporal, según dice la nutricionista Ibañez, ya que "El vino contiene alcohol, que aporta 7 kcal/gr. Una copa de tinto de unos 100ml nos aporta unas 100 kcal, sin ningún otro nutriente de interés”. Por lo tanto esta nutricionista desmiente el estudio realizado en 2012 en la Universidad de Purdue en el que demostraban este mito alimentario. 

7. Beber refrescos light cuando estás a dieta 

Es cierto que en estas bebidas se sustituyen todos los azucares por edulcorantes, los estudios indican que nuestro cuerpo acaba respondiendo a este sabor dulce y pone en marcha los mismos mecanismos que cuando se toma azúcar. Por lo tanto el light no ahorra esos “kilitos” de más. 

8. El aceite de girasol es peligroso para la salud 

Que una dieta mediterránea en condiciones ha de incluir aceite de oliva es algo así como una premisa que nadie osaría negar. Por eso, en la actualidad, son muchos los que recomiendan que, en caso de freír, dejemos de lado el aceite de mantequilla o girasol -perjudiciales para la salud- y optemos por el de oliva. Según Ibáñez esta afirmación no es cierta. "La diferencia entre ambos es que el de oliva es rico en grasas monoinsaturadas, mientras que el de girasol es rico en grasas polinsaturadas, todas ellas cardiosaludables".

9. El aguacate engorda

Uno de los 10 bulos que desmentimos es que el aguacate engorde. Si bien es cierto que se trata de una pieza de fruta con un contenido mayor de grasa que el resto, estas grasas son monoinstaturadas, es decir, grasas que protegen el sistema cardiovascular. De hecho el aguacate es un alimento muy recomendado para la mayoría de la población. 

10. El alcohol blanco tiene menos calorías

Esta afirmación, extendida por los que se ponen a dieta con pocas ganas de abandonar el alcohol, es otro de los grandes bulos alimentarios. "Todo el alcohol aporta las mismas calorías", dice Ibáñez. De hecho, el vodka o el anís se encuentran entre las bebidas que más engordan.

Fuente: ElMundo

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Antonio López

Antonio López

Colaborador

Colaborador de Tecnología y Estilo de Vida en Autobild.es

Buscador de coches