Lista

Motor

Volvo XC90 2020, 7 virtudes y 2 defectos

Volvo XC90 2020
Analicemos al gigante sueco.

Dentro de los modelos premium, siempre vienen a la cabeza las marcas alemanas, pero Volvo lleva mucho tiempo haciendo las cosas bien, postulándose ya no como la alternativa (calificativo con el que nos hemos referido a ella en múltiples ocasiones), si no como una opción a tener en cuenta desde el principio por derecho propio. En el segmento de los SUV grandes el Volvo XC90 2020 es su propuesta, y estos son sus 7 virtudes y 2 defectos.

Virtudes

Diseño

El avance de Volvo en materia de diseño ha sido enorme en los últimos años, aplicando un lenguaje sencillo y que huye del recargo a todos sus modelos, consiguiendo unos resultados de lo más atractivos. En el caso del XC90, incluso pese a ser el coche de mayor tamaño de la gama, consigue unas proporciones bastante dinámicas y estilizadas, y el conjunto frontal, con la enorme parrilla y los faros con luces diurnas en forma de ‘T’, le sientan francamente bien.

Espacio

Es un vehículo de gran tamaño (4.953 x 2.140 x 1.776 mm), lo que da como resultado una habitabilidad interior más que notable: distancia entre ejes de 2.984 mm, altura para las plazas delanteras de 1.051 mm, en las traseras de 999 mm y en la tercera fila de 923 mm; espacio para los hombros de 1.465, 1.435 y 1.192 mm, respectivamente; maletero que va de los 314 a los 1.868 litros, etc.

Prueba del Volvo XC90 B5 híbrido, más suave y eficiente

Equipamiento

Teniendo en cuenta su segmento, es de lógica que tenga una dotación de lo más completa incluso desde el acabado más básico: llantas de 19 pulgadas, tapicería mixta, cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas, sistema de sonido de alta fidelidad, numerosos asistentes de conducción…

Variedad de opciones

La gama del Volvo XC90 2020 está formada por tres acabados que buscan enfoques diferentes entre sí. El Momentum, que es el más básico, actúa como punto de partida, apostando por el corte premium que caracteriza a la gama; el R-Desing saca su lado deportivo y el Inscription sube de nivel para ofrecer todo el lujo que puede poner sobre la mesa la firma.

Oferta mecánica

Otro punto en el que hay una amplia variedad entre la que elegir. Aunque en su siguiente generación desaparecerán las opciones de gasóleo, en esta está disponible la B5 con 235+10 CV o 250+14 CV. Además, también se puede elegir una variante de gasolina idéntica a esta última. No solo eso, la gama se completa con una variante híbrida enchufable.

Versión Recharge

El tope de gama lo forma la versión Recharge tipo PHEV, que se denomina T8 Twin, con un sistema que desarrolla 303-87 CV de potencia, cuenta con una caja de cambios automática y tracción integral. Su autonomía eléctrica es de 50 kilómetros y homologa un consumo de 2,1 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 47 g/km.

Futuro eléctrico

Todavía no está confirmado, pero parece bastante posible (según se rumorea) que en la próxima generación del todocamino, que se estrenará en 2022, su proceso de electrificación vaya un paso más allá y cuenta con una versión de cero emisiones.

Defectos

Precio

Es algo lógico: hablamos de un vehículo premium y, además, de gran tamaño, así que por definición no puede ser precisamente barato, aunque ello no implica que no se mueva en los estándares de su segmento. Así, como mínimo hay que preparar 68.800 euros, cantidad que no está al alcance de todos.

Límite de velocidad

Esto quizá sea algo controvertido, porque habrá gente a la que le parezca bien, pero otra que considerará que es un punto en contra: Volvo va a limitar la velocidad máxima de sus modelos a 180 km/h por cuestión de seguridad, un movimiento cuya intención puede ser buena, pero que en la práctica puede no agradar a sus clientes.

Y además