Lista

Cinco motivos para no cambiar de coche si tiene más de 30 años

Coches históricos

Si tu coche tiene más de 30 años, enhorabuena, porque eres el propietario de un vehículo considerado como histórico. Eso sí, antes has de matricularlo como tal. ¿Qué ventajas tiene poseer un coche así?

La edad del parque automovilístico español es uno de los grandes problemas en lo que emisiones se refiere en España. Sin embargo, tener en nuestro garaje un coche de más de 30 años de edad supone toda una bendición. ¿Por qué? Porque se trata de un coche histórico. Tener uno nos da una serie de ventajas, aunque para ello hemos de matricularlo antes como tal, lo que nos va a costar, como mínimo, 400 euros.

No te pierdas: Los cinco mejores clásicos por menos de 10.000 euros

Lo primero que hay que hacer para ello es solicitar en la web de la DGT el impreso oficial correspondiente. Después debemos pagar la tasa e identificar al interesado, que puede ser una persona física o jurídica. El vehículo ha de tener la ITV pasada como vehículo histórico, mientras que el interesado ha de facilitar cuatro fotos del coche, la posible documentación extranjera y la acreditación del propietario del mismo si no es el mismo que el que lo va a matricular. Además hay que aportar la factura de compra y el contrato de compraventa del coche. Una vez hecho esto, se deben aportar todos los justificantes de pago requeridos.

Dicho todo esto, ¿qué ventajas puede tener para un propietario tener un coche de más de 30 años en el garaje? ¿No se supone que debemos renovar nuestro parque automovilístico? Esto último es necesario, sí, pero no podemos obviar que tener un vehículo de estas características nos da ventajas como las cinco que siguen:

1. El impuesto de circulación

Coches históricos

Los coches de más de 30 años, es decir, los históricos, están exentos de pagar el impuesto de circulación. Pero ojo, porque cada ayuntamiento se guarda el as en la manga de aplicar o no esta ley. Has de enterarte bien de cómo se opera en la zona en la que vives para no llevarte una sorpresa desagradable llegado el caso.

2. La ITV no se pasa todos los años

Coches históricos

Los coches históricos no están obligados a pasar la ITV todos los años. Lo mínimo es cada dos años, aunque puede ser cada 3 o cada 4 en función de la edad del vehículo. Generalmente los que tienen más de 45 años la pasan cada 4. ¿El motivo? Principalmente que se presupone que este tipo de coches no recorre muchos kilómetros al año, con lo que no están tan expuestos al desgaste como los habituales que circulan por la carretera.

3. El seguro del clásico es más barato

Coches históricos

Si tenemos un coche clásico ahorraremos también en el seguro. Y no porque las aseguradoras de repente se hayan vuelto más amables que una ONG, sino porque existen pólizas específicas en las que se especifica que no se puede superar una cantidad estipulada de kilómetros al año, lo que reduce los riesgos. Además, existen seguros específicos para clubes de automóviles.

4. Se revalorizan

Coches históricos

Todos sabemos que los coches pierden valor nada más sacarlos del concesionario. Sin embargo, hay determinados modelos a los que la edad les sienta la mar de bien. Una vez convertidos en vehículos históricos, muchos acaban por revalorizarse debido a las pocas unidades que quedan en circulación, las escasas que se fabricaron o cualquier otra cosa. Si analizas el mercado de segunda mano, verás que hay modelos muy jugosos que ni tan siquiera imaginabas.

5. Puedes contaminar

Coches históricos

Si tienes un vehículo histórico no te has de preocupar por lo que dicen las leyes en lo que a contaminación se refiere. Nos referimos a todo lo que tiene que ver con el control de gases, de ruidos...

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además