Skip to main content

Lista

Motor

Cinco errores que cometen todos los principiantes al viajar con una autocaravana

Cinco errores que cometen todos los principiantes al viajar con una autocaravana

Viajar con autocaravana y furgonetas camperizadas está de moda. Pero los principiantes, a menudo, cometen errores que no sólo pueden suponer un coste extra de dinero, sino que también pueden comprometer la seguridad.

Las vacaciones en autocaravana están de moda. Las ventajas que implica viajar con uno de estos vehículos o con furgonetas camperizadas es la gran flexibilidad que aportan a la hora de planificar un viaje, que evita tener que estar pendiente de reservas de hotel o vuelos. Pero incluso un viaje con  así requiere preparación y si eres novato tienes que tener en cuenta estos cinco errores que cometen todos los principiantes al viajar con una autocaravana.

1. Llenar completamente el depósito de agua

Autocaravanas baratas

De primeras puede parecer una buena idea llenar el depósito de agua al 100% antes de empezar un viaje, con la intención de estar lo mejor equipado posible. Pero en la práctica, sin embargo, esto resulta ser un error que hace que la autocaravana tenga un sobrepeso innecesario. Porque, dependiendo del volumen del tanque con el que cuente tu modelo, cabe mucha cantidad de agua en su interior, a menudo más de 100 litros. Y muchos olvidan que esto supone más de 100 kilos de peso adicional que la caravana tiene que mover. Independientemente de si la capacidad de carga  máxima no se supere, el peso adicional se acaba traduciendo en un mayor consumo de combustible y en un peor comportamiento dinámico. 

Por eso, los campistas más experimentados sólo llenan el depósito con la cantidad de agua que necesitan durante el viaje a su destino. Por darte una referencia, por lo general, 10 litros por persona y día son suficientes. Luego, los tanques se pueden rellenar en una estación de servicio o en un camping cuando llegues a tu destino. Lo mismo se aplica, por supuesto, al viaje de regreso. En este sentido, también es muy importante vaciar los depósitos de aguas grises.

2. Carga incorrecta de la autocaravana

Cocina autocaravana

La capacidad de carga máxima y la sujeción de la carga son dos cuestiones importantes cuando se viaja con una autocaravana. Para saber cuánto peso puede soportar el vehículo, todo lo que necesitas hacer es mirar la ficha técnica. Para ello hay que restar el peso en vacío de nuestro modelo (lo que en el cartón verde se indica como 'Tara') a la Masa Máxima Admisible (MMA). 

Ten en cuenta que el contenido de los depósitos (incluido el de combustible) generalmente no se incluye en estos apartados y tampoco se tiene en cuenta el equipamiento especial que hayas podido añadir a tu autocaravana. Y, por supuesto, el peso de los pasajeros también se incluye en la capacidad de carga máxima. 

Debes valorar todo esto, porque es habitual que podamos acarrear con menos equipaje en la caravana de lo que pensamos. Así que, si quieres evitar una costosa multa, te recomendamos soluciones sencillas, como viajar con elementos que ahorren peso, por ejemplo, platos de plástico en lugar de loza. Y, por supuesto, todo debe estar bien guardado y asegurado. En general, las cosas más pesadas en los armarios inferiores y las más ligeras en la parte de arriba. Todo debe guardarse en cajas o en compartimentos de almacenamiento adecuados. Y asegúrate de que absolutamente nada quede suelto y pueda salir volando.

3. Levantarse mientras el vehículo está en marcha

Salón autocaravana

Suena banal, pero es peligroso: los principiantes en particular, a menudo, cometen el error de caminar por la autocaravana mientras esta está circulando. La excusa habitual es levantarse a estirar las piernas o para comer algo. Sin embargo, si ocurriera un accidente o incluso, simplemente, con una frenada brusca, las consecuencias pueden ser terribles. Aparte, evidentemente, de que está absolutamente prohibido levantarse mientras se conduce. Y, por supuesto, también es obligatorio usar cinturones de seguridad. Además, si viajas niños, recuerda sentarlos en un sistema de retención infantil (SRI) adecuado.

No te pierdas: Mejores sillitas de coche baratas para niños para afrontar la vuelta al cole

4. Subestimar el frío y el calor

Indie Campers: la revolución de los viajes en autocaravana por Europa

Seguro que cuando planificas tu primer viaje en autocaravana estás pensando en un maravilloso y soleado día de campo. Pero esta bonita estampa no es necesariamente recomendable para unas vacaciones con la autocaravana. Un error muy común entre los principiantes con autocaravana es no tener en cuenta que se calienta bajo el sol abrasador y luego dentro hace un calor insoportable. 

A la hora de estacionar nuestra caravana o furgoneta camperizada, es mejor elegir una parcela con sombra y prestar atención a las horas del día. Si sólo da el sol temprano por la mañana, es posible que el vehículo no se caliente de manera adecuada para el resto del día. De hecho, muchos subestiman el  frío que puede hacer por la noche, incluso en verano, según en que zona pases tus vacaciones. Si la autocaravana no tiene calefacción estacionaria, siempre debes llevar contigo un saco de dormir adicional.

5. Considerar que la autocaravana es como un coche

viajar-autocaravana

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, independientemente de que se trata de una furgoneta camperizada, una caravana tipo remolque o de una autocaravana, estamos hablando literalmente de viajar con la casa a cuestas y eso, como es lógico, compromete el comportamiento de conducción y frenado del vehículo

La visibilidad también es diferente, aunque solo sea por el tamaño de estas casas rodantes. Por lo tanto, siempre es recomendable hacer una prueba previa de conducción antes de emprender un gran viaje, para familiarizarse con el vehículo y habituarse a sus reacciones. Mejor aún si lo haces con el vehículo cargado. 

Por otra parte, en la planificación de la ruta hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos no podrás circular tan rápido como con un coche. Por lo tanto, debes contar y programar tiempos de desplazamiento más largos. Pese a todo, se aplican los mismos consejos que cuando se viaja en coche: haz descansos de manera regular y, si es necesario, planifica un cambio de conductor. 

Y un último consejo importante: no te fíes a ciegas de las indicaciones del navegador, porque te puede meter por calles demasiado estrechas para una autocaravana. 

Y además