Cómo interpretar un informe de tráfico y por qué pedirlo

Cómo interpretar un informe de tráfico y por qué pedirlo

15/12/2015 - 09:52

Antes de pagar nada por un coche de segunda mano es casi obligatorio pedir un informe registral del mismo a Tráfico (DGT) para evitar sorpresas y, asegurarnos así, que se podrá hacer el cambio de titularidad o transferencia sin ningún problema.

Si estás pensando comprar un coche usado y ya lo tienes elegido es muy recomendable que solicites un informe de tráfico. Este papel, fácil de interpretar, te evitará muchas sorpresas de cara al futuro. A continuación te explicamos dónde conseguirlo, por cuánto y cómo interpretarlo, sección a sección.

¿Dónde y cuánto cuesta?

Con la matrícula del coche se solicita directamente online en la sede electrónica de la DGT si se dispone de un certificado digital por 8,30 euros o a través de un gestor sin necesidad de certificado digital por 12 euros, IVA incluido. También se consigue de forma presencial en cualquier oficina física de la DGT, presentando un impreso con el DNI.

¿Qué hay que comprobar en el informe?

En la sección “Datos Generales” y “Datos Técnicos” es importante mirar si los datos se corresponden con los de la ficha técnica y el permiso de circulación del coche, con especial atención al número de bastidor. En la sección “Última Transferencia”, se puede ver cuántas veces ha cambiado de manos el coche y cuando se hizo el último cambio de titularidad.



Si el número de transferencias es elevado para la antigüedad del coche, o si la última transferencia fuera relativamente reciente, valdría la pena preguntarse el por qué: ¿el coche da más problemas de lo normal?, ¿tiene algún vicio oculto? …

Pasamos ahora al “Historial de Bajas”. Si el coche estuvo alguna vez dado de baja, habría que ver por qué y durante cuánto tiempo. Si la baja se prolongó durante mucho tiempo, es muy posible que el coche no se haya movido y que por tanto pueda presentar problemas asociados a la falta de uso.

Si el coche fue dado de baja definitiva por un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos no podrá circular ni se podrá realizar el cambio de titularidad, pues “en teoría” el coche fue destruido conforme a criterios medioambientales.

En la sección “Inspecciones Técnicas”, el coche debe tener pasada y en vigor la ITV. Lo ideal sería que la tuviera recién pasada. Si en el informe figura el kilometraje, el dato podría servirnos de pista para averiguar si se ha manipulado el cuentakilómetros, aunque esta información sólo se mostrará en vehículos que hayan pasado la ITV a partir de enero de 2014, y tampoco es demasiado fiable, pues en algunas ITV le preguntan al propietario los kilómetros del coche sin mirar el odómetro.

Si en la sección “Incidencias” aparece el texto “incidencia denegatoria”, hay que consultar a la DGT, para que nos expliquen con detalle de que se trata, antes de intentar realizar el trámite de cambio de titularidad o cualquier otro.

La sección “Embargos y precintos” indica que existe un embargo o precinto sobre el coche, realizado por una autoridad gubernamental.

Otras secciones importantes

“Limitaciones de disposición”.

Indica que el Registro Central de Bienes Muebles ha comunicado a la DGT que sobre el vehículo existe un leasing, una reserva de dominio o cualquier otra carga o gravamen.

Si el vehículo no tendría que tener ninguna limitación de disposición, el titular del vehículo debe acudir al Registro de Bienes Muebles con la documentación justificativa que corresponda para cancelar las anotaciones.

Cualquier limitación de disposición impide el cambio de titularidad del vehículo o la baja del mismo por exportación o tránsito comunitario.

 “Exenciones”.

Aparecerán anotaciones si quién matriculó el coche tuvo alguna exención en el impuesto de matriculación. Las exenciones pueden ser por minusvalía del titular, porque el coche haya sido usado como taxi, coche de autoescuela, o empresa de alquiler de coches sin conductor. También existen reducciones en el impuesto de matriculación para familias numerosas y para caravanas o vehículos adaptados como vivienda.

 “I.V.T.M”.

Se indica si está pagado el Impuesto de Circulación del año anterior. En caso de que no esté pagado, hay que acudir al Ayuntamiento y pagarlo para poder cambiar el coche de nombre tras la compra (trámite de cambio de titularidad).

Toyota Seminuevos

Un último consejo: Si todavía no tienes decidido qué coche de segunda mano vas a comprar (o sí), echa un vistazo a los Toyota Seminuevos. Todos cuentan con hasta 48 meses de garantía Toyota, asistencia en carretera 24 horas, garantía de cambio del vehículo de 30 días o 1.500 km y vehículo de sustitución mientras la garantía esté vigente. Además, Toyota garantiza que todos su modelos de ocasión pasan una revisión de 100 puntos del vehículo, que el kilometraje es real (sellado por un Centro Oficial Toyota) y te facilitan el historial del vehículo.

Te puede interesar:

Impresionante baile de un helicóptero y un Toyota GT86

Así sueñan los niños los coches del futuro

Sobre vacío, el útilo timo en la venta de coches

Cómo pagar una multa por Internet en cinco pasos

La mayor prueba de coches jamás contada

Más de Espacio Toyota