Logo Autobild.es

Opel Ampera: primer enfrentamiento contra el Toyota Prius

El Opel Ampera se conforma con un consumo de 1,6 litros, aunque en la mayoría de los casos no gasta nada de gasolina. El nuevo modelo de la marca del rayo circula durante los 70 primeros kilómetros con la energía acumulada en sus baterías. En este cara a cara con el Toyota Prius vamos a descubrir cuál ahorra más.

Motorizaciones comparadas:

A finales de noviembre llegará al mercado el Opel Ampera, el primer híbrido enchufable con tecnología de autonomía extendida, un coche casi eléctrico al 100% que incorpora un generador en sus tripas (vídeo Opel Ampera).

Mientras Volkswagen, Audi, BMW y Mercedes, las marcas que durante muchos años han hecho sombra a Opel, continúan en fase de investigación, ésta ya tiene listo su coche, que tiene muchas opciones de convertirse en un modelo de referencia, un coche que proporciona una experiencia de conducción única hasta el momento por el concepto de movilidad que ofrece. Y, si ya de por sí solo esto es sensacional, añádele un consumo ¡de risa!

En un mismo trayecto de ida y vuelta al lugar de trabajo que el Toyota Prius y el Prius Plug-in (presentación en Franfurt), que contaba con 45 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, se pueden sacar las primeras conclusiones: de los 90 kilómetros recorridos, el Ampera cubrió más de 70 sin consumir ni una gota de gasolina, solo con la energía de las baterías. Esto significa cerca de 50 kilómetros más que el Prius Plug-in. Luego, cuando arrancó el motor-generador, consumió aproximadamente 1,6 litros a los 100 km. Esto supone alrededor de la mitad que el Prius enchufable que saldrá a la venta en verano de 2012 y un 60% menos que el actual Prius Hybrid. Nuestros 1,6 litros se corresponden además con los 1,6 litros de los que Opel presume.

Eso sí, la tecnología de propulsión Voltec que emplea el Ampera es muy compleja. ¿Qué significa exactamente lo de la autonomía extendida? El nuevo Opel es híbrido enchufable porque cuenta en su interior con un motor eléctrico y un propulsor de combustión, aunque las ruedas solo son impulsadas por la energía procedente únicamente de las baterías. Cuando ésta se descarga, puedes volverlas a cargar a través de un enchufe o bien dejar que el motor de combustión produzca la electricidad suficiente para mover el motor eléctrico. Por eso se habla de autonomía extendida, ya que el cuatro cilindros de 86 CV es el que se encarga justo de eso.

El depósito de combustible es de 35 litros y aporta una autonomía de unos 500 kilómetros. De ahí que no tengas que tener miedo a quedarte tirado sin batería, uno de los principales problemas de los coches eléctricos puros. Pero en un viaje de Madrid a Sevilla, este vehículo de 1,7 toneladas volverá a pedirte combustible y debes calcular un consumo de más de siete litros. La sencilla regla de cuanto más cortos sean los trayectos, mayor es el ahorro se materializa más en el modelo alemán que en el japonés. La razón es bastante sencilla: si circulas solo con la energía de las baterías (recargándolas asiduamente en la red doméstica), en teoría podrías pasarte años sin tener que repostar gasolina. En Estados Unidos, un propietario del modelo hermano, el Chevrolet Volt (prueba Chevrolet Volt), llenó recientemente el depósito por primera vez, ¡seis meses y 4.000 kilómetros después de haberlo comprado con el depósito lleno!

Esa es la mayor diferencia con respecto al Prius Plug-in, que cuenta con una batería más pequeña y cuatro cilindros más grandes y gastones. Aunque en este modelo nipón el motor de combustión suele arrancar continuamente por cortos periodos de tiempo.

En cuanto al diseño, el Ampera se desmarca claramente del diseño del Prius. Y el hecho de que este cuatro plazas tenga un maletero 100 litros más pequeño que el Toyota enchufable constituye un mal menor, en vista del innovador concepto de propulsión que ofrece, sobre todo porque los asientos traseros son reclinables y aumentan así el espacio de carga de 310 a 1.005 litros. Además, cuando te acomodes en el asiento del conductor, te parecerá como si realmente estuvieras en el futuro. Dos monitores proporcionan información gráfica acerca de todos los datos importantes y te animan a ahorrar. Por ejemplo, cuando pises el acelerador te aparecerá en una de las pantallas un balón verde en el centro de un campo. Si la pelota se mantiene quieta sabrás automáticamente que estás conduciendo de forma eficiente. También cabe destacar el puesto de conducción, el más elegante y exquisito que ha construido Opel en muchos años, y al que hay que añadir un sistema de sonido Bose que funciona muy bien.

Con tan solo presionar un botón puedes elegir entre los cuatro modos de conducción: Normal, Sport, Mountain y City. Los programas Normal y Sport ofrecen mayor respuesta y vacían, según Opel, hasta el 90% de la batería. El modo Mountain, en cambio, reserva una mayor carga. Si seleccionas City se encenderá el motor de combustión aunque la batería esté a tope, para conservar más tarde la energía de las baterías.

El Opel Ampera tendrá un precio que partirá desde los 42.900 euros (valor global en Europa. En España podría costar unos 4.000 euros menos por las subvenciones) para el que se está preparando cuidadosamente un modelo de financiación. Lo necesitará, porque en comparación el Prius Hybrid y el Prius Plug-in sale muy caro. Pero la ambición de la marca alemana no se arruga: pretende vender en Europa unas 10.000 unidades en 2012 y cuenta ya con unos 5.000 encargos (noticia).

Conoce cómo trabajamos en Autobild.