Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Volkswagen Touareg vs Mercedes GLE y Volvo XC90

Volkswagen Touareg 2018 vs Mercedes GLE y Volvo XC90

El nuevo Touareg es, sobre todo, más grande: 4,88 metros de largo, 2,3 toneladas de peso y más de 60.000 euros si va bien equipado de tecnología. Lo hemos enfrentado a dos modelos premium de la competencia. Comparativa: Volkswagen Touareg vs Mercedes GLE y Volvo XC90.

El Volkswagen Touareg 2018 es el nuevo tope de gama de la marca, y aparte de su nueva e imponente parrilla, se mantiene discreto. Pero en lo que sí destaca es en tamaño. Especialmente, en la anchura interior. Delante, ofrece a sus ocupantes seis centímetros más que el Mercedes GLE. Su otro rival, el Volvo XC90, lleva en el mercado desde 2019. Y el Volkswagen le saca siete centímetros de anchura delante. El Mercedes, por cierto, es en el fondo un ML, que debutó en 2011 y desde 2015 ha cambiado su nombre. En 2018 llegará su sustituto. Hasta entonces, Volkswagen juega con la ventaja de la novedad.

Tiene más amplitud interior que sus dos rivales, que también son muy espaciosos. El Volkswagen también es muy desahogado en las plazas traseras, con una banqueta deslizante. El maletero cubica de 810 a 1.800 litros. En el modelo anterior, eran 697 a 1.642 litros. El "mobiliario" interior es moderno y de diseño pulcro, y nuestra unidad de pruebas venía con una pantalla de 12 pulgadas para las instrumentación digital y otra enorme de 15 para el navegador, el climatizador y el sistema multimedia. La infinidad de funciones y posibilidades no hace su manejo muy sencillo. Y el control por voz, a veces, reacciona tarde.

El Touareg tira de hasta 3,5 toneladas

En la zona inferior del cockpit hemos encontrado plásticos duros, demasiado sencillos para un coche como este. Y si pliegas los asientos traseros no queda una superficie de carga plana, como en el Volvo, que con la segunda fila abatida cubica hasta 1.886 litros. Pero con 510 kilos, el sueco es el que tiene menor capacidad de carga. Lo mismo en cuanto al arrastre: hasta 2,7 toneladas, frente a las 3,5 del Volkswagen.  

Los acabados interiores del Volvo tiene estilo en su limpieza de líneas y sus cuidados acabados. Llama la atención su pantalla de nueve pulgadas en el medio, para el manejo de todas las funciones que se te pasen por la cabeza, incluidos los asistentes. Recuerda, por aspecto y manejo, a una tablet. Y su funcionamiento nos ha parecido demasiado complejo para alternarlo con la conducción sin distracciones. El espacio interior es generoso,  y los asientos, muy cómodos para viajes largos.

Volkswagen Touareg 2018 vs Mercedes GLE y Volvo XC90

En el Mercedes uno siente como si viajara al pasado, lo que no necesariamente es malo. Equipa el antiguo sistema Command y pequeños botones. El manejo gustará a los más clásicos. El interior es algo barroco, con grandes y cómodos butacones delante, y las plazas traseras también son muy confortables. El maletero cubica hasta 2.010 litros, es, por tanto, el más capaz, también a la hora de cargar: admite hasta 649 kilos. El Mercedes lleva un 3,0 litros V6 de 258 CV, acoplado a una caja automática de nueve relaciones algo lenta de reacciones, pero suave. El V6 empuja desde abajo (620 Nm a 1.600 vueltas), si bien le falta algo de brío al subir de revoluciones.

Es un poco más tosco que el del Volkswagen, pero está muy bien aislado. La suspensión neumática opcional es de la vieja escuela, por eso el coche balancea algo en las irregularidades pronunciadas, y se vuelve algo nervioso en los baches cortos. La dirección es suave, pero algo lenta de reacciones. Dicho llanamente: el GLE no tiene pretensiones deportivas. Eso lo emparenta con el Volvo XC90. Si haces una conducción decidida, enseguida tiende al subviraje, y el ESP entra pronto para evitar cualquier desmán, lo que limita sus posibilidades dinámicas. Es un SUV rápido, pero que pide una conducción relajada.

Al Volvo le penalizan las enormes llantas

El Volvo también tiene suspensión neumática opcional, que proporciona un gran confort general. Una pena que sus llantas enormes de 20 pulgadas le den una respuesta algo seca por ciertos tramos. El gran sueco lleva un motor no tan grande de 2,0 litros y 235 CV. Es un cuatro cilindros que se siente más esforzado que el seis cilindros del Mercedes, y pide ir más alto de vueltas para sacarle la quintaesencia. La caja automática reacciona con cierta aspereza cuando le exiges al motor.

El Volkswagen llega con un 3,0 litros V6 TDI de 286 CV, con tracción integral y caja automática de ocho velocidades. El motor tiene una respuesta silenciosa, sube de vueltas con ganas y siempre tiene una buena reserva de empuje.

Volkswagen Touareg 2018 vs Mercedes GLE y Volvo XC90

Al arrancar, su acción conjunta con el cambio automática requiere un segundo de reflexión previo, pero luego reacciona con ímpetu y al mismo tiempo fluidez. También nuestra unidad de pruebas llevaba suspensión neumática, y añade dirección en las cuatro ruedas. Eso le da un comportamiento realmente aplomado en carretera, con una pisada firme que transmite mucha confianza. La dirección es directa y precisa, y a pesar de su peso, el Touareg se siente realmente ágil, con un comportamiento muy equilibrado. Una pena que las buenas sensaciones se empañen por unos frenos que, en frío, han necesitado 37,4 metros para detener el conjunto desde los 100 km/h, un metro más tarde que el Mercedes, y dos después que el Volvo.

Puesto 3 con 536 de 750 puntos: Mercedes GLE 350 d 4Matic. Sólido y lujoso. V6 potente, comportamiento confortable.

Puesto 2 con 538 de 750 puntos: Volvo XC90 D5 AWD. Excelente diseño, mucho espacio, chasis y motor algo más toscos que los de sus rivales.

Puesto 1 con 567 de 750 puntos: Volkswagen Touareg V6 TDI 4Motion. Muy espacioso, excelente comportamiento, elevado confort.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

 

Lecturas recomendadas