Comparativa

Comparativa: Audi SQ5 vs Mercedes-AMG GLC 43 y Porsche Macan GTS

Estos coches nos conocen de tendencias 'downsizing', y enfocan toda su artillería en la diversión pura: tres SUV deportivos con motores V6 turboalimentados, suspensión neumática y tracción integral. Comparativa: Audi SQ5 vs Mercedes-AMG GLC 43 y Porsche Macan GTS.

El Porsche Macan GTS entra por los ojos al primer vistazo con su diseño rasante, especialmente su excepcional zaga al estilo del 911 y cuatro (auténticos) escapes. A bordo del Porsche, uno encuentra lo que tiene que estar: contacto de encendido a la izquierda, un gran cuentavueltas en el medio, materiales refinados, acabados impecables. ¿A quién puede molestarse que las plazas traseras, comparativamente, sean algo justas?

El Audi SQ5 llega con paragolpes específicos y difusor, pero al lado del Porsche, parece algo recatado. Su interior es desahogado, con un diseño reduccionista. Las plazas traseras son amplias, y opcionalmente, puedes montar una banquea deslizable. Muy práctico.

VIDEO: Audi Q5 2017al detalle

El Mercedes-AMG GLC 43 es el que tiene el aspecto más discreto de los tres. El cockpit, a cambio, es bastante barroco, y ya lo conocemos de la Clase C. Todo está tan bien acabado y respira tanto refinamiento como en la berlina. Y además, el GLC tiene aún más espacio que el SQ5. Pero lo que nos sorprende de esta variante AMG es cómo cambia el carácter habitual del SUV. El furioso V6 biturbo transforma el confortable comportamiento del GLC en un auténtico deportivo. El 3,0 litros de 367 CV empuja con fiereza desde abajo, y la sensación de mayor contundencia que en el Audi. También es más ruidoso que en el SQ5 y el Macan, se mete en tus tímpanos y no deja de arañarlos mientras sube de vueltas. A quien le prime la deportividad, le encantará este detalle.

El rápido cambio automático de nueve velocidades se muestra en plena forma, y también nos ha gustado su dirección, comunicativa y muy directa. El GLC atraviesa las curvas con mucha agilidad y entusiasmo, lejos quedan aquellos tiempos en que los AMG grandes solo lo daban todo en las rectas. El 3,0 litros de 354 CV del Audi no tiene una reacción tan poderosa, le falta algo de empuje al principio. Pero este TFSI es indudablemente potente, tiene fuerza de sobra para mover con sorprendente soltura a este SUV, y goza de un gran temperamento. Todo, con maneras refinadas y un sonido más decente. Y es que su interior está realmente bien aislado. El enfoque del Audi es más de Gran Turismo, pro eso va algo menos apretado que el Mercedes, aunque siempre es veloz y aplomado, pero sin espectacularidades. La dirección es rápida, pero el tacto es un poco más sintético que en el Mercedes. Nos han sorprendido los frenos: para detenerse desde los 100 km/h solo requieren 32,7 metros. Una cifra colosal, más en un coche de este tamaño y peso.

El Macan GTS tiene una respuesta explosiva con su 3,0 litros de 360CV. Empieza como un leve borboteo, y se convierte en un aullido estremecedor cuando lo subes de vueltas. El V6 biturbo empuja con fiereza desde muy abajo, y gira a lo más alto como si no hubiera un mañana. La caja de doble embrague es capaz de seguirle el ritmo en todo momento, y el cambio de marchas, tanto al subir como al bajar, roza la perfección: fulminante y sin tirones. Pero más sorprendente aún es lo rápido que el Porsche genera la tracción idónea en cada situación. No extraña, por tanto, que sea capaz de pasar de 0 a 100 km/h en unos sorprendentes 4,6 segundos, y que en solo 19,8 ya vuele a 200 km/h.

Estos datos los dejan claro: no estamos ante un SUV realmente, sino ante un deportivo con la carrocería elevada. Es extremadamente ágil, con una dirección ultraprecisa que permite mantener al coche bajo control, por muy rápido que ruedes.

Puesto 3 con 544 de 750 puntos: Porsche Macan GTS.

El Porsche es un prodigio de comportamiento. Sus prestaciones y agilidad son abrumadoras. Pero es terriblemente caro: sobrepasa los 90.000 euros con holgura. Y las plazas traseras son algo justas para tratarse de un SUV.

Puesto 2 con 581 de 750 puntos: Mercedes-AMG GLC 43 4Matic.

Motor poderoso y con un sonido arrebatador, sorprendentemente ágil y con el mejor espacio interior.

Puesto 1 con 589 de 750 puntos: Audi SQ5 3.0 TFSI.

Un SUV deportivo muy equilibrado. Tiene espacio de sobra y un chasis muy afinado, y unos frenos excepcionales.

Lecturas recomendadas