Prueba

Prueba: Skoda Octavia Combi 2.0 TDI 150 CV

Alejandro Palomo

22/12/2015 - 08:00

Tras realizar la prueba del Skoda Octavia Combi con motor 2.0 TDI 150 CV puedo asegurar que tiene dos cualidades que lo convierten en un gran compañero de travesías: un maletero de 610 litros y un bajo consumo que se traduce en una autonomía cercana a los 1.000 kilómetros.

El Skoda Octavia Combi 2013 llega a los concesionarios de nuestro país con la cabeza muy alta. Vale. Su estética y concepto siempre han sido bastante sencillos... pero que no te engañe, ya que precisamente ha sido siempre su principal virtud. Y es que, aunque siempre parece que ha llevado la modestia por bandera, la nueva generación familiar del sedán checo sabe que tiene avales de sobra para justificar este temperamento altivo. ¿Sabes cuáles son?

Para empezar, este nuevo Octavia Combi se beneficia de la mayor mejora que puede sufrir un coche, y que ya estrenó la berlina: la reducción de peso. Cada kilo que se ahorre cuenta. Ya que, cuanto menos pese, más correrá sin necesidad de cambiar los motores, mejor frenará, gastará menos combustible y sus suspensiones no deberán ser tan duras para contener los movimientos de la carrocería. Y este Skoda Octavia Combi 2013 logra pesar (su masa comienza en 1.242 kg) hasta 102 kg que su antecesor...

Gracias a esto, consigue mejorar su eficiencia hasta en un 17 % respecto a la anterior generación, además de las mejoras que esto conlleva en el comportamiento, claro. Pero no nos detengamos en esto. Ya que este Octavia familiar, además, está tan seguro de sí mismo por una razón:

Espacios de récord en su segmento

El nuevo Skoda Octavia Combi 2013, como es ahora habitual en todos los coches, indudablemente ha crecido. Su longitud ha aumentado en 90 mm respecto a la actual generación (ahora mide 4,66 m). Al igual que su anchura, que lo hace en otros 45 mm y, lo más destacable, su distancia entre ejes: que ahora tiene 108 mm extra.

Esto hace que consiga los mayores valores en cuanto a espacio interior y de carga de su clase. Gana al resto de compactos en la longitud del espacio interior (1.782 mm) y en el espacio para las rodillas de los pasajeros de la fila de atrás.

Pero este Combi es un familiar, ¿no? Así que, seguramente, si te interesa, lo que más te importe probablemente sea la capacidad y las caracterísitcas de su maletero. Así que me detendré con más detalle en él.

Maletero del Skoda Octavia Combi 2013

Gracias a la nueva carrocería, su capacidad crece hasta los 610 litros (de nuevo cifra líder en su categoría), que son cinco más que su predecesor y 20 más respecto a la carrocería sedán. La capacidad de carga máxima se queda en unos 640 kg (dependiendo del modelo, si es el tracción delantera o el 4x4).

Sus asientos, claro, cuentan con las ya obligadas caracterísiticas de abatimiento. La putaca trasera puede plegarse con toda facilidad desde el maletero, a través de unas palancas, en la ya clásica proporción 40:60, para quedarse plana y ofrecer un espacio que llega hasta los 1.740 litros. Además el asiento del copiloto también puede hacer lo propio con objeto de ofrecer espacio para bultos de hasta 2,92 metros de largo en el interior de este Skoda.

Aunque lo que más sorprende sin duda de este Skoda Octavia Combi 2013 es la de facilidades y configuraciones que se pueden encontrar en su maletero. Haciendo honor a su eslogan "Simply Clever" (sencillamente listo), su espacio de equipaje cuenta con útiles como un doble suelo variable, que permite colocarlo en diferentes alturas y zonas. Por cierto, debajo de este hay un detalle que cada vez es menos común: una rueda de repuesto en condiciones que, aunque no llega a ser de las mismas medidas que las que calza, no es de esas 'de galleta'.

Además de la típica cubierta enrollable que puede tapar la carga o servir como plataforma para objetos no muy pesados, puede contar en opción con una red separadora que puede colocarse tras los asientos posteriores, separando el habitáculo del maletero, o bien justo detrás de la primera fila de asientos al abatir los traseros.

Para terminar, podrás encontrar detalles como cuatro ganchos (dos a cada lado del maletero), en los que colgar bolsas de la compra, o incluso una gran alfombrilla reversible de doble cara que cubre todo el suelo; una de ellas, con moqueta, para usarla de forma habitual con cargas normales y la otra, de goma adherente, para evitar ensuciar de más el forro cuando metamos en él cargas algo 'guarrillas'; como plantas, mascotas, ropa sucia o mojada, etc...

Motorizaciones, transmisiones y precios

El nuevo Skoda Octavia Combi 2013 está disponible con cinco motores: tres gasolina y dos diésel, que ofrecen la tecnología Green Tec, con Start-Stop y recuperación de energía en la frenada:

Los gasolina son los TSI, en tres niveles de cilindrada y potencia: un 1.2 de 105 CV (que aunque sobre el papel parezca escaso, en la práctica es más capaz para el día a día de lo que aparenta), un 1.4 de 140 CV y el más potente, el 1.8 de 180 CV (de funcionamiento muy suave y progresivo). Los tres cuentan con consumos reales que te aseguro que no te defraudarán.

Durante la prueba que he podido realizar en Alemania, a 'ritmos de autobahn' (entre 130 y 200 km/h por autovía) y conducción de montaña, el más pequeño no superó los 7,1 l/100 km y el más 'gordo' se quedó en unos 8,5. Lo cual está más que bien teniendo en cuenta las exigencias a las que los sometí.

Los de gasoil, por su parte (de consumos menores) son los TDI de 105 y 150 CV. Por cierto, aunque son más ahorradores, yo por comportamiento y diferencias de consumo no tan altas, me quedo con los gasolina.

Todos ellos pueden contar con cajas de cambios manuales o automáticas DSG, las primeras de cinco o seis relaciones y las segundas de hasta siete marchas.

A la factura de este Skoda Octavia Combi 2013 hay que añadirle un sobreprecio de 800 euros respecto a la versión sedán. Por lo que comienza en los 15.710 euros (ojo, con promociones incluídas. Sin ellas el escalón de acceso es de 19.970 euros) de la versión de 105 CV y hasta los 28.120 euros (sin descuentos) del tope de gama, el 2.0 TDI DSG con acabado Elegance.

Para Skoda Octavia Combi 4x4 (que cuenta con el mismo sistema de tracción HALDEX 5 del Volkswagen Golf 4Motion), aún habrá que esperar, ya que llegará en junio y aún no hay precios confirmados.

Skoda Octavia Combi 2013 2.0 TDI 150 CV (por Hugo Valverde)

Siempre me han gustado los familiares. Lo sé, soy un bicho raro teniendo en cuenta los gustos de este país. ¿Y si te digo que no tengo hijos? Quizá pienses que mejor estaría internado en un loquero que escribiendo de coches en AUTO BILD. Aunque suene feo, he de romper una lanza a mi favor, porque en Europa son uno de los tipos de carrocería más vendidos. Son perfectos para viajar, porque dispones de espacio de carga suficiente para tu maleta, la de tus herederos y la de tu pareja: ese baúl sin fondo que le supera en altura, anchura y profundidad y con el que puedes imaginar quién cargará... Si encima te acompaña un motor poco gastón, tienes a tu compañero de viaje ideal. Es el caso del Octavia Combi que me toca probar. A primera vista su diseño me resulta algo sosete. Es una pena que, como sí ha hecho el nuevo Superb, no haya tomado elementos estéticos del prototipo Vision C. Eso sí, con las llantas Alaris de 18 pulgadas que equipa la unidad de pruebas y las luces con tecnología LED gana unos puntos.  

El Octavia Combi de esta prueba, al igual que la berlina, presume de un interior bien hecho. Cuenta con materiales gomosos y plásticos blandos. A mis ojos les cuesta encontrar alguno duro, aunque, claro está, por el tipo de segmento los hay. La calidad percibida es bastante alta. A ello contribuyen los cromados de las toberas del sistema de ventilación, los botones del climatizador y los tiradores, además de las molduras en gris brillante situadas en la parte superior de los paneles de las puertas. Pero, sobre todo, la pantalla de ocho pulgadas y una resolución de 800 x 400 píxeles que responde al tacto solo con acercar la mano. 

Es amplio, muy amplio. Además, esa sensación se ve incrementada gracias al techo solar panorámico eléctrico, ajustable en dos partes. Y pese a equiparlo, los pasajeros tienen suficiente espacio para la cabeza, ¡y ni te cuento para hombros y piernas! Estoy seguro de que la Reina Isabel II viaja menos cómoda. Asimismo, tiene multitud de huecos portaobjetos y para botellas o latas. Cuenta con un soporte en el posavasos para un iPod, un teléfono móvil o similar, además de una papelera en la zona de almacenamiento de la puerta y un soporte para el chaleco de seguridad ubicado bajo la banqueta del conductor. 

Esa sensación de confort de la que te hablaba unas líneas atrás también la percibo como conductor. Los asientos tienen un mullido muy cómodo, perfecto para largas jornadas al volante. Sí que echo en falta mayor agarre lateral, pero sé que se trata de un coche con clara vocación familiar; solo tienes que ver su impresionante maletero. Tiene una capacidad de carga de 610 litros, que se puede ampliar hasta los 1.740 si se abaten los respaldos de la segunda fila -el proceso se lleva a cabo de forma sencilla con tan solo tirar de una palanca-. Agradezco sus formas aprovechables y su amplia boca de carga. Asimismo, un detalle a destacar es el espacio de almacenamiento para transportar algunos elementos como los triángulos, cadenas, herramientas… Una vez colocado todo el equipaje, pulso un botón y el portón se cierra automáticamente como por arte de magia. 

De mover el conjunto se encarga el conocido y reconocido motor 2.0 TDI de 150 CV, que le va como anillo al dedo. Su respuesta es realmente buena, sobre todo cuando superas las 2.000 vueltas. Puede de sobra con el coche, incluso cuando va cargado a tope de pasajeros y equipaje, y es capaz de afrontar largos repechos sin ningún tipo de problema. Lo mejor de todo es que el consumo acompaña. En mi ruta de pruebas ha gastado 5,3 l/100 km. El sistema Start-Stop, que tiene un funcionamiento rápido, ha ayudado. Con esa media puedo viajar casi 1.000 kilómetros sin tener que parar a repostar; tú marcas el límite. 

La dirección es bastante directa y el cambio, rápido y no peca de imprecisión. En marcha, el coche es francamente cómodo y estable. Sin duda, Skoda ha conseguido un coche aplomado en las curvas sin que balanceé ni cabeceé y capaz de absorber realmente bien los baches y las juntas de la carretera. Bien por ese equilibrio.

prueba skoda octavia combi 2013

El precio del Skoda Octavia Combi 2.0 TDI de 150 CV parte de 26.570 euros e incluye faros halógenos, airbags de conductor y pasajero, laterales, de cabeza y de rodilla, velocidad de crucero, Start-Stop, espejos retrovisores calefactables, llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador bizona, volante multifunción en cuero, guantera refrigerada, ordenador de viaje y conexión Bluetooth, entre otros elementos. Siempre y cuando estés dispuesto a pagar más, puedes optar por los últimos sistemas tecnológicos y de seguridad como el asistente de parking, sensor trasero con cámara, faros bixenón con luz diurna LED, regulador adaptativo de velocidad, frenada de emergencia, detector de fatiga, asistente de mantenimiento de carril y regulación dinámica de las luces.

Definitivamente el Skoda Octavia Combi de la prueba me gusta. Estaría sin dudarlo entre mis opciones de compra. Le falta ese gancho estético que sí tienen la mayoría de sus rivales, pero a cambio ofrece otras cosas. Lo más destacado es el espacio reservado para la cabeza, codos y rodillas de los pasajeros de las plazas traseras, sin olvidarnos del hueco de carga: 610 litros ampliables a 1.740. Si a esto le sumamos un motor 2.0 TDI de 150 CV capaz de recorrer casi 1.000 km sin repostar, tenemos un producto casi redondo.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alejandro Palomo

Alejandro Palomo

Colaborador

No concibo una vida sin coches. Desde los 18 son mi forma de vida y espero que lo sean siempre. Como buen aficionado los clásicos empiezan a llamarme

Škoda Octavia 2.0 TDI 150CV Style
  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.968 cc

  • Par motor

    320 Nm /3.000 rpm

  • Potencia

    150 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Manual

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    1740.00 L

  • Aceleración 0-100

    8,6 s

  • Velocidad máxima

    216 km/h

  • Consumo oficial

    4,9/3,7/4,1 l/100km

  • Precio

    27.680

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Škoda Octavia Todo sobre Škoda Octavia

Buscador de coches