Prueba

Prueba del Renault Captur 2017

Luis Guisado

18/05/2017 - 20:53

El Renault Captur 2017 que hemos probado es nuevo, aunque no lo parezca. Nuevo frontal, detalles aquí y allá y un interior en el que se ha potenciado la sensación de calidad.

Para la prueba del Renault Captur 2017 me acerco casi con lupa. Porque estarás conmigo en que los cambios son sutiles. Es normal: si el modelo más vendido de su categoría funciona bien y recibe buenas críticas, ¿para qué cambiarlo?

Pero lo cierto es que puedes encontrar algunas modificaciones, como has podido ver en esta pieza en la que retábamos a encontrar las cinco diferencias entre el Captur 2013 y el Captur 2017. Por ejemplo, los faros, que se perfilan algo más. Ahora pueden ser Full LED en las versiones más altas. En ellas, incluso los antinieba se olvidan de las bombillas.

La gama del Renault Captur 2017 está formada por cuatro motores. En diésel está el 1.5 dCi de 110 CV (se mantiene la versión del Captur dCi 90, pero empezará a venderse algo más tarde) y en gasolina puedes escoger un 1.2 turbo de 120 CV que es el mismo que el del Renault Clio.

El primer Captur que pruebo es el diésel más potente en acabado Initiale París, que en principio no se venderá en España. Los asientos, nuevos en toda la gama, están forrados en piel, al igual que el salpicadero. La postura permanece invariable, y es que aquí dentro apenas percibo más cambios: el mando de los retrovisores, el volante... Sí que se nota, y mucho, el nuevo techo de cristal que aparece en esta nueva generación. Al igual que en el Peugeot 2008, este es fijo, aunque algo más pequeño, y se cubre con una cortinilla. Gracias a esto la sensación de desahogo es incluso mayor que antes, lo que no es poco decir.

Prueba del Renault Captur 1.5 dCi 110 CV

Por fin presiono el botón de arranque para comenzar la marcha y probar el Renault Captur 2017. El 1.5 dCi siempre me ha gustado y queda demostrado que le va bien a casi cualquier cosa con ruedas, desde el Renault Clio al anterior Laguna. La versión de 90 CV del Captur 2013 ya me parecía satisfactoria, así que de esta de 110 CV no espero menos.

Y lo cierto es que el Captur 2017 de la prueba cumple. Empuja desde un poco antes de las 2.000 rpm (de hecho, el par máximo de 260 Nm está disponible desde 1.750 rpm) y mueve el coche con bastante soltura.

Monta una caja de cambios de seis velocidades (el de 90 CV será de cinco marchas) de dureza y precisión adecuada (seguro que no esperas el tacto de la que tenía el Honda S2000). En autopista la sexta de unos 50 km/h por cada 1.000 rpm te ayuda a viajar a algo menos de 2.500 revoluciones, por lo que puedes conseguir una cifra de consumo real cercana a esa locura que declara oficialmente: 3,7 litros. En una ruta con bastantes coches y a la velocidad del tráfico de Dinamarca (que es tirando a baja), conseguí hacer 4,4 litros en unos 70 km, lo que tampoco está mal del todo.

Fuera de la autopista todo permanece igual. Las suspensiones mantienen la carrocería en su sitio a pesar de tener un centro de gravedad relativamente elevado (evidentemente, más alto que un urbano) y la dirección, aun cuando es eléctrica y ofrece poco 'feeling' de lo que ocurre bajo las ruedas, tampoco te va a sacar de quicio. Es variable en función de la velocidad y cuando circulas por ciudad está bastante asistida, lo que te permite callejear con mayor comodidad.

Durante la prueba del Renault Captur 2017 he podido comprobar que en ese terreno se encuentra bastante cómodo. Ahora estrena un detector de obstáculos en el ángulo muerto que siempre ayuda en marcha y un asistente de aparcamiento automático en línea, paralelo y diagonal, algo que no está mal, sobre todo teniendo en cuenta que la visibilidad en los tres cuartos traseros podría ser mejor...

Prueba del Renault Captur TCe 110 CV

Como te decía antes este motor del Captur proviene directamente del que utiliza su hermano el Clio. Al presionar el botón de arranque se nota que es un cuatro cilindros de gasolina de baja cilindrada: pocas vibraciones... y poco sonido. Sin problema para un crossover que seguramente pasará gran parte de su vida en la ciudad.

De hecho, la pequeña prueba del Captur de gasolina con 110 CV se ha desarrollado estrictamente por ciudad en un recorrido que tenía la friolera de... ¡7 km! Evidentemente, pocas conclusiones se pueden sacar. Sí te puedo decir que 'tira' bien en la zona baja gracias a la inestimable ayuda del turbo.

Quizá por la costumbre del diésel, me tenía que pelear con el embrague del Captur TCe 110 para que no se me calara. Supongo qwue será cuestión de práctica.

Por lo demás, pocos cambios. Al tener la potencia máxima y el par a un régimen mayor, tienes que pisar el acelerador más para subir de vueltas y que haya 'algo', por lo que tendrás algo más de vibraciones y ruido. Al menos tiene un desarrollo muy lineal hasta el corte desde el entorno de las 2.000 vueltas.

Pero nada grave: vale que probar un Renault Captur 2017 durante tan pocos kilómetros no es lo suyo, pero así añadimos algo de misterio para el futuro, ¿no?

Lecturas recomendadas

Buscador de coches