Prueba

Prueba: BMW Serie 4 Gran Coupé 2017. Más bonito todavía, y caro...

07/07/2017 - 09:50

Nos ponemos al volante del nuevo crossover de BMW

Hay quien dice que los coches de tres volúmenes son para jubilados. Y que los familiares, son para aburridos pares de familia. Obviamente, son tópicos absurdos e injustificados, pero BMW tiene, además, un modelo que los desmonta de cuajo. Ya nos hemos puesto al volante de la segunda generación. Prueba: BMW Serie 4 Gran Coupé 2017.

Pues eso: es un coche entre tres mundos: ya desde el nombre desvela que tiene una línea coupé, pero su concepto lo sitúa entre el BMW Serie 3 berlina y el Touring. No ha sido el modelo más vendido de la marca, pero sí uno de los que acapara mayor atención. Es cierto que frente a un Serie 3 Touring le falta algo de espacio para las piernas y la cabeza en los viajes largos (especialmente si mides más de 1,85), pero uno va detrás realmente cómodo, con amplios y confortables asientos. Lo mismo pasa en las plazas delanteras, donde además, nos rodea un cockpit al más alto nivel. El exterior cambia poco, pero realza su belleza con nuevos faros de LED en el frontal.

VIDEO: Estos son los colores del nuevo Serie 4 Gran Coupé

Como tanto conductor como acompañantes van sentados más cerca del suelo (no olvidemos que también es un coupé) el acceso no es tan cómodo como en sus hermanos, por más que sus puertas no tengan marco. Pero a cambio tiene un gran portón trasero, y una capacidad de maletero que llega a los 1.300 litros. Es un poco menos que en el Touring, pero a cambio su línea es más exclusiva y deportiva. Hemos elegido el motor que le da prestancia: un seis cilindros en línea diésel con 285 CV que, por desgracia, no lleva catalizador SCR.

Sus tres litros garantizan en este 430d un rodar soberano, sube de vueltas con brío desde cualquier régimen hasta las 5.000 revoluciones y solo claudica a los 250 km/h (está limitado electrónicamente). Para que te hagas una idea de cómo estira este motor: entrega ya todo su par máximo de 560 Nm desde solo 1.500 vueltas. El sonido no se hace molesto, pero es poderoso y atractivo. Y el comportamiento, como corresponde a una berlina-coupé-familiar de esta categoría: aplomado en curvas, confortable en grandes vías, gracias a un chasis muy equilibrado. ¿El precio? No es una buena noticia: supera los 55.000 euros. Bastante más que sus hermanos. Pero diferenciarse cuesta, claro está.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches