Noticia

Coches clásicos

Helicron: más difícil de llevar que un Mustang en la azotea

Helicron: más difícil de llevar que un Mustang en la azotea

Alfredo Rueda

21/09/2016 - 11:23

Se trata del ‘Helicron’ de 1932, un coche verdaderamente difícil de conducir. Incluso más que el de la foto de arriba, un Ford Mustang en la azotea de un edificio estadounidense.

No te pierdas: "Subastan un Mercedes de la Segunda Guerra Mundial"

El ‘Helicron’ de 1932 puede catalogarse, sin lugar a dudas, como uno de los automóviles más difíciles de conducir del mundo. Incluso más que un antiguo Ford Mustang. Puede perder tracción ante un suave golpe del acelerador o quedarse encajado en mitad de una curva. No te pierdas el vídeo de nuestros amigos de www.carscoops.com que puedes ver en este enlace.

Básicamente, el Helicron es un biplano de la Primera Guerra Mundial, sin alas, y que utiliza una enorme hélice montada en el frontal para moverse. Como si eso no fuera suficiente y peligroso, el "coche" (si se puede llamar así) se asienta sobre un chasis Rosengart que se ha posicionado justo al revés de la dirección de marcha.

En otras palabras, el volante del Helicron controla las ruedas traseras, al igual que hace una carretilla elevadora. El resultado es absolutamente aterrador, especialmente en lo que a la ubicación de los mandos se refiere. Porque, como en la mayoría de los automóviles antes de la guerra, ninguno está donde debería.

Pero si tienes en cuenta el ruido que hace, la lentitud con la que circula y que va a tener que empujar en no pocas ocasiones para atrapar el viento, la experiencia de conducción será de lo más emocionante. Simplemente hay que tratar de evitar chocar con algún ser humano o con animales u objetos.

Descubierto en un establo en el año 2000, este Helicron fue reconstruido utilizando muchos de sus componentes originales, incluyendo el chasis Rosengart, ruedas de alambre, tablero de instrumentos y el volante, de acuerdo con Lanemotormuseum.org. Por desgracia, el motor original del Helicron no estaba por ningún lado, y en su lugar se instaló un 4 cilindros procedente de un Citroën GS de 1980, suficiente para propulsar el vehículo a 121 km/h.

Pero lo mejor es que el coche pasó la inspección de seguridad de Francia en 2000 y está certificado para su uso en carretera. Lo mejor es, sinceramente, no cruzarse con él…

Fuente: www.carscoops.com

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Buscador de coches