Noticia

Coche eléctrico o híbrido, ¿qué interesa más?

Alex Morán

17/08/2017 - 11:40

Los modelos de combustión tradicional poco a poco cederán el testigo pero, ¿cuál de estas dos tendencias conviene más abrazar?

Vivimos en una época importante para el mundo del motor, una época en la que parece que ahora sí, que la transición entre los modelos de combustión tradicional y las opciones más ecológicas es un hecho. Cada vez pueblan más nuestras carreteras los coches híbridos e híbridos enchufables y, aunque hasta ahora su presencia era algo más limitada, los últimos lanzamientos eléctricos, que palian las desventajas tradicionales de estos modelos, harán que su popularidad aumente de manera considerable. Habrá quien se encuentre en el momento de cambiar su vehículo y es normal que una cuestión le ronde la cabeza: ¿por qué opción de me decanto?

VÍDEO: Los diez coches eléctricos con más autonomía del mercado

Las tres son alternativas menos contaminantes que un gasolina o diesel convencional, aunque cada una tiene ciertas ventajas y desventajas respecto a sus rivales. Conviene tener claros todos sus aspectos para tomar una decisión óptima.

Por recorrido, desarrollo y perfeccionamiento de la tecnología, los híbridos convencionales son la opción más aceptada por el comprador medio. Además de por ser los más conocidos, presentan claras ventajas respecto a modelos de combustión tradicional, tales como una sensible reducción tanto del consumo como de las emisiones, una ligera ampliación de la autonomía y, como al final y al cabo siguen utilizando gasolina (o diesel), no presentan mucho problema a la hora de repostar. Sin embargo, sus principales pegas son que continúan empleando combustibles fósiles, por lo que no son tan limpios como deberían; y que suponen un sobreprecio considerable sobre una versión pareja de gasolina o diesel.

El siguiente paso, los híbridos enchufables, llevan el concepto un paso más allá. La presencia de una batería de mayores dimensiones les permite tener cierta autonomía 100% eléctrica, de entre 30 a 50 kilómetros, lo que, si bien puede parecer escaso, en realidad puede cubrir las necesidades de desplazamiento diarias de una persona. El ahorro de combustible es considerable e, incluso cuando se agota la carga y se pasa a modo de combustión, el consumo medio durante los primeros 100 kilómetros es bastante favorable.

Además, la mayoría de los modelos de este tipo permiten recargar la batería en movimiento, haciendo uso, además de los sistemas de frenada regenerativa, de modos de conducción específicos para ello. El problema es que en estos casos el aumento del gasto de combustible se hace notar. La mejor opción sigue siendo recargarla en parado, en una toma de corriente doméstica o en una estación de carga rápida. Si se hace una buena gestión de la carga, a pesar de pesar más por utilizar dos motores, su combinación con el depósito garantiza una gran autonomía.

Diferencias entre un híbrido y un híbrido enchufable

No son los recién llegados (a principios de siglo XX ya hubo alguno), pero es la sensación que transmiten los vehículos eléctricos. Sus principales fallos hasta ahora eran relativos a su alcance, que pesaba de escaso y los limitaba a vehículos urbanos, y la falta de electrolineras, lo que hacía que salir a dar una vuelta sin desino fijo fuera jugársela a quedarse tirado. El segundo aspecto todavía es mejorable, puesto que queda mucho por hacer en infraestructuras de este tipo, pero los últimos lanzamientos al mercado ofrecen autonomías reales de hasta 350 kilómetros que ya permiten plantearse al eléctrico como vehículo único del hogar.

Uno de sus puntos a favor más destacados es la inmediata repuesta del motor, entregando el 100% del par desde el primer momento y proporcionando unas aceleraciones de lo más satisfactorias. La baja rumorosidad y el ser 100% limpios también están en la lista de pros. Pero también hay contras: el precio de compra de las baterías (o su alquiler) todavía es muy elevado y los tiempos de carga se antojan excesivos si no se dispone de un puesto de carga rápido en el hogar o el trabajo.

Lecturas recomendadas

Alex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Buscador de coches