Comparativa

Duelo al sol: BMW M4/Mercedes-AMG C 63 S/Porsche 911 S

Versiones comparadas:

Luis Meyer

25/12/2016 - 08:00

Antes de nada, dejar clara una cosa: no nos hemos vuelto locos con el calendario. Ya sabemos que estamos en invierno, pero por suerte, los cabrios de hoy en día permiten circular a cielo abierto, a bajas temperaturas, con mucho confort. Siempre que no llueva, claro. En este duelo al sol del BMW M4 vs Mercedes-AMG C 63 S y Porsche 911, te lo demostramos.

Pero hoy no hemos venido a hablar solo de prestaciones puras o eficacia en curvas. Todo eso ya lo hemos hecho anteriormente con las versiones cerradas del von M4, C 63 S y 911 Carrera S. Aquí se trata de disfrutar del sonido del motor, de la brisa en la cara... De sensaciones. ¿Cual de los tres transmite más? Los comprobamos al volante. duelo al sol: BMW M4 vs Mercedes-AMG C 63 S y Porsche 911.

Descapotar un coche supone aumentar el peso, porque se añaden elementos de refuerzo a la carrocería para que su rigidez no se vea mermada. En el caso del BMW M4 Cabrio, añade 225 kilos a la báscula, con un techo sólido retráctil. Sus rivales montan sendos techos de lona, para alegría de los más clasicistas. La ventaja del BMW es que, cerrado, es un auténtico coupé, más estanco todavía y mejor aislado. Respecto al coupé y la berlina cerrada, este M4 abierto recibe un pequeño aporte extra de potencia, de 431 a 450 CV, para compensar el mayor peso. Su seis cilindros en línea es un prodigio de elasticidad: entrega la potencia máxima muy arriba, a 7.000 vueltas, y el poderoso par máximo de 550 Nm ya está bajo el acelerador desde solo 2.350. Hemos medido 4,4 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, y la velocidad máxima llega a los 280 km/h. Añade unas impresionantes llantas forjadas de 20 pulgadas, un chasis adaptativo de nueva configuración, diferencial con bloqueo activo en el eje trasero y sensor DSC. Y un sonido, por los escapes, realmente cautivador. 

Aquí tienes la Clase C Cabrio en movimiento...

El Mercedes AMG C 63 S  Cabrio con techo de lona, totalmente eléctrico, añade 130 kilos extra a la báscula. Monta un portentoso V8 biturbo de 700 Nm de par que se notan a cada segundo de conducción. Su enorme aplomo en carretera, su chasis de tarado firme y una dirección muy afinada lo convierten en un cabrio muy deportivo, de esos que piden a gritos que los metas por una carretera revirada. Con todo, el BMW es un punto más ágil en general, y su paso por curva permite velocidades muy elevadas, con un controlado deslizamiento de la zaga que permite colocarlo en cada giro con exactitud. El Mercedes, a cambio, es algo más confortable por amplias autovías. Un coche hecho para viajes: cuantos más largos, mejor. Su poderío es abrumador: 700 Nm de par máximo desde solo 1.750 rpm, y 510 CV arrojados al eje posterior. Hemos medido solo 4,1 segundos para cubrir el 0 a 100 km/h, a 13,3 ya vuela a 200 y no para hasta los 280 km/h.

Esto pensamos del BMW M4 Cabrio:

Y llegamos al Porsche 911 S Cabrio, el más atlético de los tres. Y no solo porque su capota de lona, con una construcción a base de magnesio, solo añada 90 kilos al modelo cerrado. También es la más rápida en plegarse y desplegarse en parado, y la que menos espacio ocupa detrás. 

Vayamos a las cifras: es el menos potente de los tres, con 500 Nm de par y 420 CV. También el más veloz: solo ha necesitado 3,8 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, y su punta es de 304 km/h. También es el que frena antes: sus poderosos discos lo detienen desde los 100 km/h, ya sea en frío o en caliente, en menos de 31 metros. Una cifra colosal (34 el BMW y 33,1 el Mercedes), aunque Porsche está acostumbrada a liderar este apartado.

Pero lo que más nos ha sorprendido es la conducción: no solo es el más rápido, eficaz y eficiente (12 litros de consumo medio frente a 14,7 en el Mercedes y 13,3 en el BMW)... También es el más equilibrado y confortable. Y no estamos diciendo que se haya aburguesado precisamente. De hecho, probablemente es el único deportivo puro en esta categoría de cabrios: el sonido de su bóxer biturbo, la garra con la que sube de vueltas y la agilidad y estabilidad con la que fulmina las curvas, denotan su gen Porsche al 100%. Pero, al mismo tiempo, puedes realizar largos viajes con absoluta comodidad. Ya te habrás imaginado, a estas alturas que, en esta comparativa, se lleva la victoria por derecho propio.

¿Buscas un descapotable que se ajuste a ti? Encuentra el tuyo rápidamente en nuestro recomendador. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches