Reportaje

Coches clásicos

Termina el Rally Hamburgo-Berlín de AUTO BILD

Rodrigo Fersainz

06/06/2011 - 09:36

La cuarta edición del Rally Hamburgo-Berlín, organizado por AUTO BILD, ha terminado en la capital de Alemania con casi 200 clásicos en la línea de meta. AUTOBILD.ES ha participado con un Seat 1200 Sport 'Bocanegra' verde de 1976.

Muchas horas de trabajo y bricos, búsqueda de piezas por Internet, meses de ahorro para restauraciones... Cualquiera que tenga un coche clásico, por muy popular y barato que sea, sabe que este es el pan de cada día a la hora de comprar,arreglary mantener un automóvil con más de 25 años. Sin embargo, hay personas que, además de poseer auténticas joyas rodantes, quieren disfrutarlas en compañía y tienen recursos más que suficientes para jugar con ellas. Todos, sin distinción, se pueden han podido dar cita (1.000 euros mediante, para la inscripción y las cenas -no el alojamiento-) en el Rally Hamburgo-Berlín 2011, que organiza la edición alemana de AUTO BILD y de AUTO BILD Classic (AUTO BILD Klassik).

Pero una vez allí, nadie habla de dinero, sino de clásicos, porque lo importante es compartir el amor por la historia del automóvil y las ganas de obtener unos buenos puntos. Y de esta fiesta se ha podido contagiar este año AUTOBILD.ES, participando con un Seat 1200 Sport 'Bocanegra' cedido por Seat, directamente desde su garaje de Barcelona. 

¿Nuestros rivales? Coches tan variopintos como el Hispano Suiza H6 de 1921 que llevaba el número 1, tres Bentley de la misma década y otro de 1931, un Opel 1.8 Moonlight Roadster de 1933, un Alfa Romeo 6C Spider de 1934 y un Spider, varios BMW 328 y 507, un Willys de 1944 y un Land Rover I de 1949 y un par de Toyota Land Cruiser de los 60 y los 80, numerosos Mercedes, Jaguar, Corvette y Porsche de todas las épocas (incluso un 911 Speedster),  un Facel Vega, más de un Jensen, un Bizzarrini 5300 GT Strada de 1968, varios Ferrari (incluido un F40), Rolls-Royce, Mazda (RX-7), Citroën, Renault, Wartburg... y un largo y apetitoso etcétera.

Regularidad, solo a ratos

A diferencia de los rallys de regularidad que se suelen disputar en España, este es una ruta turística en la que el libro de ruta, de pronto, advierte de la llegada de tramos especiales en los que hay que clavar el tiempo indicado por la organización en un número determinado de metros o de kilómetros.

A veces, es bueno hacer sofisticados cálculos con máquinas como nuestra Blunik; otras, por ser secretas y no haber tiempo para establecer la velocidad ideal, conviene tirar de un cronómetro convencional, sin más. Pero en todas, la diversión está asegurad, en torno a unos paisajes preciosos, llenos de zonas verdes y lagos naturales.

La suerte también participa

Para enfrentarse a cientos de kilómetros por carreteras, pueblos, ciudades, caminos mal asfaltados, autopistas y adoquinados, hay que contar con un coche bien afinado; pero también es necesario que la suerte esté a favor. Nuestro Bocanegra, por ejemplo, se portó de maravilla en todo momento, pero el tercer día, el reloj del salpicadero alertó de que no teníamos aceite.

Tras mucho tiempo esperando para contactar con el equipo en una zona donde la cobertura del móvil no abundaba, logramos certificar con la asistencia que el problema era del testigo y del medidor, pero la mecánica estaba perfectamente. Eso nos privó de llegar a tiempo a los siguientes controles y al siguiente stage, con la correspondiente penalización de puntos según el reglamento... Pero no de una fantástica experiencia que esperamos repetir en cuanto podamos.

Y además...

Blog del Rally Hamburgo-Berlín, etapa por tapa.

Resultados oficiales del Rally Hamburgo-Berlín 2011.

Lecturas recomendadas

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches