Skip to main content

Reportaje

Competición

Mazda 787B, el coche que encumbró a la firma a lo más alto de las 24 Horas de Le Mans

Mazda 787B

Mazda 787B, así es el coche con motor rotativo que encumbró a la firma de Hiroshima a lo más alto de las 24 Horas de Le Mans un 23 de junio de 1991.

Ya han pasado 30 años desde que Mazda alcanzara la gloria. Tres décadas desde que la marca japonesa subiera orgullosa a lo más alto del cajón en la carrera más icónica del mundo. Y todo esto fue posible gracias a los conocimientos del fabricante, a las manos de sus habilidosos pilotos y a una proeza de la ingeniería. El Mazda 787B es el coche con motor rotativo que encumbró a la firma de Hiroshima a lo más alto de las 24 Horas de Le Mans un 23 de junio de 1991.

5 frikadas de Mazda que pocos conocen

La victoria del 787B en el fin de semana donde se disputaban las 24 Horas de Le Mans de 1991 se labró durante toda una década. En 1967, Mazdaspeed comenzó su vida como un equipo de carreras independiente lanzado por uno de los concesionarios Mazda más grandes de Tokio: Mazda Auto Tokyo. Dirigido por el infatigable Takayoshi Ohashi, el equipo ingresó por primera vez en Le Mans en 1974 y volvería a correr en el legendario circuito francés otras trece veces en los siguientes 18 años.

Mazda 787B, el coche que encumbró a la firma a lo más alto de las 24 Horas de Le Mans

En 1983, Mazdaspeed se convirtió en subsidiaria de Mazda Motor Corporation y, a finales de esa década, Takaharu Kobayakawa, gerente del programa que traería a la vida el Mazda RX-7, se convertiría en responsable de las actividades en competición de la compañía. Él y Ohashi supervisarían personalmente la iniciativa que llevaría a Mazda a conquistar la carrera de resistencia.

Mazda 787B

Un cambio en la normativa significó que Mazdaspeed sabía que el motor rotativo que impulsaba al 787B sería prohibido para la temporada siguiente. Era el momento de llevar al 787B al Le Mans. Ohashi logró que la FISA (el organismo rector del automovilismo en ese momento) permitiera al 787B correr en su configuración estándar, mientras que los rivales debían agregar lastre como parte de la nueva regulación.

El coche #55 y sus tres pilotos de Fórmula 1, Johnny Herbert, Volker Weidler y Bertrand Gachot, tenían la oportunidad de encumbrar a Mazda en lo más alto del panorama automotriz. 

Las 24 Horas de Le Mans de 1991

Llegó el día de la carrera. La mayor parte de la prueba trascurrió sin problema gracias a la gran salida de Weidler que le permitió abrirse paso entre los rivales. Además, la fiabilidad del motor rotativo del 787B le permitió funcionar sin problemas durante toda la noche. 

Mazda 787B

A tres horas del final, el 787 #55 marchaba en segunda posición. Sin embargo, el Mercedes que ocupaba la primera plaza sufrió una avería y se vio obligado a retirarse. Ahora Mazda tenía que liderar las 24 Horas de Le Mans hasta la bandera a cuadros. El coche #55s e mantuvo al frente, asegurando la primera victoria general para un equipo japonés en Le Mans y la primera para un vehículo impulsado por un motor rotativo. El resto del equipo, los Mazda 787B #18 y #56 también completaron la carrera, firmando un sexto y octavo puesto, respectivamente.

La anécdota de la victoria de Mazda en Le Mans

Una de las anécdotas del triunfo de Mazda en Le Mans fue la que llevó al piloto Johnny Herbert al centro médico. Durante el fin de semana, Herbert había intentado dormir, pero los nervios y la adrenalina se lo habían impedido. A medida que las horas avanzaba, Ohashi y el gerente del equipo, Jacky Ickx, llamaron por radio a Herbert pidiéndole que alargara su tiempo al volante hasta el final de la carrera.

Mazda 787B

Con la victoria tan cerca, Ohashi no estaba dispuesto a arriesgarse con una nueva parada en boxes y un cambio de piloto. Herbert estuvo de acuerdo, pero, agotado y muy deshidratado, fue solo la adrenalina lo que lo llevó a completar la carrera de resistencia y llevarse la victoria. En lugar de celebrar la entrega de trofeos, Herbert estaba inconsciente en el centro médico de la pista. La carrera había pasado factura.

Y además