Reportaje

Los coches españoles, más allá de Seat

Noelia López

12/10/2014 - 09:18

Hoy celebramos el Día del Pilar, la Fiesta Nacional por excelencia. En AUTOBILD.ES nos unimos a la fiesta a nuestra manera. ¿Cómo? Haciendo un repaso a los coches 'made in Spain'. Porque si piensas en marcas nacionales seguro que te viene a la cabeza Seat, pero hay muchas más.

Seat es, sin duda, la marca española que más páginas ha escrito en la historia del automovilismo en España. Sin embargo, son muchas más las firmas que han nacido dentro de nuestras fronteras. Hoy, Día del Pilar, la Fiesta Nacional, hacemos un repaso a los coches españoles.

La más mítica de todas las marcas de coches españoles, históricamente hablando, es la Hispano Suiza (y su apéndice, Pegaso). Por su parte, Santana ha disfrutado de su importante pedazo de pastel en el último cuarto de siglo, aunque ahora está de capa caída. Sin embargo, no hay que olvidar que hay un gran número de fabricantes españoles que están apareciendo en los últimos años y que se están convirtiendo en referencia dentro de sus diferentes segmentos. 

Hurtan es uno de esos ejemplos. Sus vehículos deportivos clásicos fabricados a mano en Granada  y con mecánica Renault son únicos y su fama está creciendo como la espuma entre los adictos a la artesanía automovilística. 

No te pierdas: el Seat Ibiza cumple 30 años

Otro ejemplo de marca española es GTA, cuyo superdeportivo Spano es codiciado por los amantes a la velocidad de toda Europa... Y Oriente Medio. Concretamente en el caso de estos dos, se podría decir que son profetas fuera de su tierra. Suele pasar en casi todos los ámbitos. Es habitual que lo autóctono triunfe más fuera de sus fronteras que dentro.

En el mundo del motor y, sobre todo, en lo que a automovilismo español se refiere, hay muchas marcas que tienen un gran prestigio fuera del país. La lista de modelos españoles continúa con Comarth, Urovesa, Sunred o Tramontana. Además, muchos de ellos han tenido (o tienen) un papel muy importante en la industria automovilística.

Vamos a repasarlos con más detalle (por cierto, no te pierdas las fotos de los coches españoles que tienes más arriba):

Coches españoles: Hispano Suiza

Se trata de una de las marcas de coches españolas más importante. Fundada en Barcelona en 1904, no solo ha fabricado los coches de lujo y de competición que la hicieron pasar a la historia, sino que esta empresa ha diseñado motores de aviación, vehículos de transporte, e incluso armas.

Fueron Damián Mateu y Francisco Seix junto al ingeniero Marc Birkigt quienes dieron el impulso necesario a esta compañía que tuvo su mejor época durante las primeras décadas del siglo XX y al rey Alfonso XII como uno de sus más firmes aliados. Más tarde se venderían sus activos al Instituto Nacional de Industria. Así fue como nació ENASA, fabricante de automóviles que daría vida a la marca Pegaso

Así era el Pegaso, el caballo alado que pudo volar muy alto

Actualmente, la marca Hispano Suiza pertenece al Grupo Peralta. A pesar de que no se producen las cotizadas piezas de coleccionista desde mediados del siglo pasado, la Hispano-Suiza, Fábrica de Automóviles, sigue manteniendo la propiedad de la marca, mientras que su filial francesa tiene intereses en aeronáutica, telecomunicaciones y defensa. 

Coches españoles: Seat

El Instituto Nacional de Industria (INI) fundó en 1950 la que ha sido la compañía automovilística más importante de España. Su primer presidente fue José Ortiz Echagüe y tuvo que enfrentarse al reto de activar la industria automovilística de posguerra. Con Fiat como socio tecnológico, Seat (Sociedad Española de Automóviles de Turismo) fue un intento del régimen franquista de autoabastecerse y crear una compañía que compitiera con la oferta de los diferente rivales europeos. 

Las acciones estaban repartidas entre el INI, la banca española y Fiat. En 1980, la compañía italiana retiró su apoyo y fue Volkswagen quien adquirió la mayoría de las acciones de Seat. Esto fue en 1986 y, al adquirir las participaciones del Estado Español, la alemana se convertiría en accionista única.
Sea como fuere, la marca española ha dejado para la historia modelos que difícilmente se olvidarán dentro de nuestras fronteras. El Seat 124, 600, el Ritmo, el Toledo, el Panda... 

En cuanto a la nomenclatura de los vehículos,  hasta el Exo ha utilizado nombres de ciudades españolas (Ibiza, León, Toledo, Málaga o Marbella son un ejemplo). Curiosamente, la compañía española tiene registrados los nombres de todas las ciudades del país para evitar posible problemas de copyright en el futuro.  Cuando aún estaba Fiat como accionista, se añadía la cilindrada en la nomenclatura.

Coches españoles: GTA

Hablar de GTA es hablar de algo así como el Ferrari español. Solo su logotipo, un lobo ibérico, ya podría considerarse toda una declaración de inteciones. En 1994 la compañía comenzó su andadura y, desde entonces, se ha convertido en una marca de referencia en lo que a competición se refiere, sobre todo en Fórmula 3. 

No puede faltar un recuerdo al gran Barreiros, el héroe de los coches españoles

El director de esta compañía valenciana es Domingo Ochoa, y GTA Motors tiene como máxima ofrecer deportividad y tecnología, sumado a unos diseños inconfundibles. En 2008 esta marca de coches fabricados en España presentó en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia el prototipo de su gran obra maestra: el GTA Concept. Finalmente, ha adoptado el nombre de GTA Spano. Se trata de un superdeportivo que está siendo fabricado en Ribarroja del Turia (Valencia). 

Facturado con materiales procedentes de la industria aeronáutica, este vehículo utiliza un motor es un V10 de 8.300 cc que desarrolla 780 CV. En lo que se refiere al diseño exterior, ha sido desarrollado por el diseñador valenciano Sento Pallardo. Los materiales básicos son fibra de carbono, titanio y Kevlar. Sin duda, una auténtica obra de arte tanto a nivel tecnológico como a nivel visual. Todo un orgullo para la industria española.

Coches españoles: Comarth

Desde vehículos para recorrer campos de golf a deportivos. Sea como fuere, con la originalidad en cuestiones de diseño como bandera, José Antonio Martínez Marín creó en 1999 Comarth. Esta empresa murciana cuenta con ciertos elementos mecánicos importados. Sin embargo, tanto el diseño como la fabricación de los modelos se llevan a cabo de manera artesanal.

Probablemente se trate de una de las marcas españolas con más proyección del país. Sus colaboraciones con GTA en competiciones, los salones en los que a participado y los países en los que ha sido expuesto avalan un proyecto tan arriesgado como efectivo. Curiosamente, los deportivos que fabricaba Comarth (actualmente no los desarrollan) han tenido más éxito en mercados como el francés o el inglés que dentro de España.

Sus dos modelos deportivos, el Comarth S1 X-Oly y el Xtamy son una maravilla a todos los niveles, pero si por algo destacan, es por su arriesgado diseño. En la actualidad, Comarth fabrica carritos de golf o pequeños vehículos eléctricos para Correos. Es en este campo, el de los ecológicos, en el que parece haber encontrado su sitio. A Comarth le queda mucho que decir en el panorama automovilístico español.

Coches españoles: Hurtan

Juan Hurtado no es un mecánico cualquiera. El creador de la marca española Hurtan es nada menos que el único mecánico español que fabrica coches a mano. No solo eso, sino que fabrican unos deliciosos vehículos clásicos gracias a los cuales se podría decir con tranquilidad que se trata del fabricante más importante de España en su sector.

El proceso de fabricación es completamente artesanal, algo realmente raro en la industria del automóvil. El mismo Juan Hurtado bromea diciendo que la única máquina que utiliza es con la que cose la tapicería. 

Hurtan lleva funcionando, tal y como se la conoce actualmente, desde que en 1992 saliera a la luz el primer modelo de la marca con la ayuda de los cuatro hijos y la mujer de Juan. Se trataba del T2. Desde entonces hasta hoy, muchos han sido los vehículos que han nacido de las manos de la familia granadina. 

El modelo Grand Albaycín se ha convertido en el más ambicioso de esta pequeña empresa familiar.

Coches españoles: Santana Motor

Es una pena que ya no se pueda hablar de Santana Motor como marca de coches españoles en tiempo presente. La compañía de Linares (Jaén) se disolvió en febrero de 2011. Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que en un futuro vuelva a reactivarse.

Santana Motor ha sido una de las empresas españolas más importantes de España y seguramente se trate de la segunda marca española de más peso por detrás de Seat en cuanto a automóviles. 

¿Recuerdas cuándo Santana Motor aprobó su disolución?

Hay que remontarse a 1956 para hablar de los primeros vehículos que salieron de la, por entonces denominada, Metalúrgica de Santa Ana. Se trataba de maquinaria agrícola. No fue hasta 1961 cuando Santana Motor empezó a fabricar vehículos todoterreno bajo licencia de Land Rover, allá por el año 1983. Ésta retiró su participación en la compañía española y comenzaron a salir al mercado versiones Land Rover bajo la firma Santana (es el caso del Santana 2.500).

En 1985 se alió con Suzuki para hacer el todoterreno pequeño SJ y poco después la marca japonesa llegó a hacerse con casi la totalidad de las acciones. En 1993 la Junta de Andalucía compró las acciones pertenecientes a Suzuki y terminó gestionándola en 2009  a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía. Quedarán para el recuerdo modelos españoles como el Santana 1.300 o el Santana Aníbal.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches