Reportaje

A bordo

Los coches conducirán solos en 2025: te contamos cómo será

Los coches  conducirán solos en 2025: te contamos cómo será

Javier Leceta

01/07/2015 - 13:32

Según Bosch, fabricante mundial de piezas y componentes automovilísticos, la conducción del futuro será electrificada, automatizada y conectada. En concreto, en el año 2025 los coches serán capaces de conducir de forma completamente automatizada. El coche del futuro está a la vuelta de la esquina...

Los conductores serán pasajeros  en diez años. Esta es una de las principales conclusiones más destacadas de la 62ª Conferencia Internacional de la Prensa del Motor organizada por Bosch. El proveedor mundial de piezas y componentes para la industria automovilística considera que la tecnología desempeñará un papel aún más crucial en los próximos años, ya que la conducción pasará  a ser electrificada, automatizada y conectada.

Máxima eficiencia

Pese a este proceso de electrificación, Bosch estima que el motor de combustión continuará siendo la base hasta bien entrada la próxima década. Eso sí, los propulsores serán más eficientes (en los próximos cinco años, los diésel reducirán su consumo un 10% y los gasolina casi un 20%). No obstante, el gigante alemán estima que en 2025 el 15% de los vehículos nuevos contará al menos con un sistema de propulsión híbrida. Vehículos actuales como el Porsche 918 Spyder muestran el potencial que tiene la tecnología híbrida.

porsche 918 spyder

Proceso por etapas

Sin duda alguna, la gran revolución tecnológica que está ya a la vuelta de la esquina es la conducción autónoma. En diez años, los coches serán capaces de guiarse por sí mismos, y los conductores podrán convertirse en pasajeros en determinadas circunstancias (atascos, etc.). De todas formas, hasta que la conducción completamente automática sea una realidad, se irán cumpliendo etapas (puedes verlas en el gráfico inferior), que implicarán el desarrollo y la implementación de nuevos sistemas de asistencia al conductor. Entre los asistentes de Bosch que entrarán este año en fase de producción están el aparcamiento por control remoto, el asistente de atascos de tráfico y la función para maniobras de esquiva y giros hacia la izquierda.

La hoja de ruta del fabricante de componentes es clara: producir en 2020 un piloto automático que permita a los coches circular de forma autónoma por autopistas. Un paso previo a la conducción altamente automatizada -completa-, que llegará cinco años más tarde. Un momento en el que "los conductores pasarán a ser pasajeros", según apunta Dirk Hoheisel, miembro del  Consejo de Administración de Bosch. La llegada del coche 100% autónomo hará que la conducción sea más cómoda y, sobre todo más segura (solo en el caso de Alemania, los accidentes podrían reducirse en más de un tercio).

proceso conduccion automatizada

Internet, actor principal

La conectividad será la tercera pata de la movilidad del futuro y "la clave del éxito de la conducción electrificada y automatizada", según Markus Heyn, miembro del Consejo de Administración de Bosch. Internet realizará funciones esenciales para que los coches sean capaces de conducir por sí mismos y de forma inteligente: notificación del estado del tráfico en tiempo real –algo que ya proporciona– (atascos, obras, accidentes, etc.); envío de datos sobre el estado mecánico del vehículo a través de las ECU (Unidad Electrónica Central) inteligentes, que servirán para prevenir averías e incluso realizar una conducción más eficiente; e incluso la posibilidad de conectar la calefacción de casa desde el navegador del coche. Las posibilidades del coche conectado alcanzarán límites que, con toda seguridad, ahora mismo no somos capaces de imaginar.

Conectividad

Lo que está claro es que el coche, como lo conocemos hoy en día, tiene sus días contados: en pocos años será un dispositivo tecnológico capaz, entre otras cosas, de comerse el atasco de camino al trabajo mientras nosotros leemos el periódico.

Los tres grandes pilares de la movilidad del futuro: vehículos que 'piensan' y 'actúan'

1. Automatización

 La transición desde la conducción parcial hasta la completamente automatizada significará un gran paso tecnológico y legal. El coche asumirá el control en determinadas circunstancias aunque, según Bosch, las personas seguirán siendo el centro de todo. De esta forma, las funciones de conducción automatizada servirán de alivio para el conductor en determinadas circunstancias (circular por autopista, en un atasco...), y le permitirán convertirse en pasajero en ese espacio de tiempo.

asistente maniobra esquiva

El gigante alemán estima que la mayoría de los desafíos técnicos estarán resueltos a final de esta década. Para lograrlo, actualmente trabaja en numerosas tecnologías relacionadas con la conducción automatizada: asistente de maniobra de esquiva, visión periférica 3D, frenada de emergencia automática, alerta de control de altura, aparcamiento remoto... El marco legal es otro de los grandes retos que debe afrontar la conducción automatizada: la Convención de Viena sobre Circulación Vial dicta que todos los conductores deben tener el control de su vehículo en todo momento.

2. Conectividad

El Internet de las Cosas también irrumpirá con fuerza en el automóvil, ya que la conectividad será clave para la conducción electrificada y automatizada. Además de centros multimedia (música en 'streaming', redes sociales...), los coches conectados serán más seguros (por ejemplo, avisarán al conductor si se mete en sentido contrario), cómodos y eficientes. Podrán conectarse entre sí para informarse del estado de la carretera y obtener otros datos como dónde encontrar plazas de aparcamiento y lugares de recarga eléctrica.

cuadro instrumentos

Bosch ofrece dos soluciones para conectar el coche a Internet: mySPIN, que comunica los teléfonos Android e iOS con el sistema de infotainment y permite usar varias apps; y la Unidad de Control de Conectividad, un módulo dentro del propio vehículo que funciona mediante una SIM y que envía datos a un servidor en la nube para acceder a diferentes servicios.

3. Electrificación

Según Bosch, "la electrificación no es un competidor para el motor de combustión interna, sino que se complementa". De hecho, prevé que los propulsores convencionales seguirán teniendo un papel importante durante la próxima década. Eso sí, sufrirán importantes transformaciones. En primer lugar, los motores de gasolina llegarán a los 350 bares en la inyección directa. Por su parte, los diésel podrían apostar por la hibridación de 48 voltios para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno.

electrificacion

Otra de las medidas decisivas de cara a la electromovilidad será la disminución del precio del coche eléctrico. Aquí jugará un papel determinante el coste de las baterías: el grupo alemán estima que en 2020 las baterías ofrecerán el doble de la densidad energética a la mitad de precio.

Los Tesla más listos de la autopista

Desde el año 2011, la compañía Bosch tiene dos equipos trabajando en la conducción automatizada, concretamente en Abstatt (Alemania) y Silicon Valley (Estados Unidos). Ambos emplean sendos Tesla Model S para que sea más sencillo compartir sus datos. Para su adaptación a la conducción automatizada, estos Tesla han tenido que ser sometidos a 1.400 horas de trabajo, en las que se les ha instalado 1.300 metros de cable y 50 componentes.

tesla model s

Destaca especialmente una cámara de vídeo estéreo utilizada para reconocer los carriles, las señales y los espacios libres. Gracias a toda esta tecnología, los dos coches son capaces de conducir solos por autopista sin que el conductor tenga que supervisar continuamente cada maniobra. Esto es posible gracias a la redundancia de los sistemas críticos para la seguridad (frenos, dirección, fuente de alimentación, ECU, etc.), que garantiza un correcto funcionamiento del coche incluso en el caso de que falle algún componente.

AUTO BILD tuvo la oportunidad de ver en directo el funcionamiento de los Tesla autónomos en la pista de pruebas de Boxberg (Alemania). No te pierdas el vídeo:

Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Buscador de coches