Skip to main content

Reportaje

Motos

La increíble historia de la Yamaha TZR

Yamaha TZR

Un icono de los 80 y 90.

La Yamaha TZR es, por méritos propios, una de las grandes motos de la historia de Yamaha. Una deportiva de baja cilindrada pero que, cuando llegó, lo cambio todo. Un icono de décadas pasadas con el que soñaban los adolescentes y los no tan jóvenes. Ésta es su historia.

Se trataba de una época muy distinta a la actual, donde cualquier jovencito o jovencita estaba deseando motorizarse y, a poder ser, hacerlo con estilo.

Yamaha: estas son (para nosotros) sus 7 mejores motos de la historia

Si hoy en día lo más habitual son los scooters, en los años ochenta había también una proliferación de modelos de corte deportivo, a imagen y semejanza de modelos de gran potencia y cilindrada, con mecánicas de dos tiempos y un atractivo innegable para los que se iniciaban en el mundillo. Y entonces llegó ella.

Yamaha TZR 80

Se trata de una cilindrada que hoy no se trabaja, pero los 80cc en la década de los 80 daban mucho más juego que los 125cc actuales. Entre la oferta aquel entonces, la TZR 80 cumplía con los estándares del segmento: imagen deportiva, formas rectangulares, un motor de dos tiempos 12 CV que fácilmente se trucaba para superar los 15…

Yamaha TZR

La fórmula era buena, pero la perfeccionó la Yamaha TZR 80 RR. Su aspecto era todavía más agresivo, su mayor anchura recordaba a sus hermanas mayores, ya daba casi 15 CV de serie, su motor era muy fiable y aunque había que llevara “arriba” para sacarle todo su jugo, proporcionaba una conducción muy divertida.

Yamaha TZR 125

La hermana mayor era un más y mejor en toda regla. Mantenía su diseño deportivo, pero con algo más de cuerpo y su motor nada tenía que ver con los 125cc actuales, de hecho hoy no podría entrar dentro de la categoría: un monocilíndrico dos tiempos que rendía 26 CV y le permitía superar los 150 km/h de punta.

Se fabricó entre 1987 y 1996, con un cambio de generación en el 93.

Yamaha TZR

Yamaha TZR 250

En 1986 llegó la TZR “gorda”, una dos y medio basada en la TZ250 de competición, musculosa como ella sola, con una decoración blanca y roja muy reconocible, y un motor dos tiempos bicilíndrico que desarrollaba 50 CV y que necesitaba de unas buenas manos para domarse.

Siguió evolucionando hasta que dejó de fabricarse en 1996, momento en el que la variante 3MA ya había subido hasta los 56 CV y dado que se produjeron muy pocas unidades, a día de hoy es un unicornio.

Su final de vida

Con el cambio de siglo perdió su lustre, siendo las originales las que todavía a día de hoy están realmente bien valoradas. A pesar de ello, hay que reconocerle a Yamaha el hecho de que, mientras sus rivales dejaron de ofrecer alternativas deportivas, ella revivió a la TZR en cierto modo.

Yamaha TZR

Eso sí, fue en forma de modelos de 50cc y 125cc, con un diseño muy acertado que siguió encandilando a los jóvenes de los años 2000, pero con motores mucho más dóciles y con unas prestaciones inferiores a las de sus antepasadas.

Y además