Reportaje

Conductores y peatones drogados: epidemia nacional

Conductores y peatones drogados: epidemia nacional

Noelia López

15/06/2014 - 11:04

En 2012, más del 47% de los fallecidos en accidente de tráfico sometidos a examen ofreció presencia de alcohol o drogas en sus organismos...

Por desgracia, el asunto vuelve a estar de actualidad a causa del accidente entre un microbús y una excavadora, que se llevó la vida de cinco niños el pasado 8 de mayo. La prueba de saliva que le realizaron al conductor de la excavadora in situ dio positivo en cocaína y cannabis, pero el posterior análisis de sangre, practicado seis horas y media después, resultó negativo.

Sin pretender que este artículo sea un juicio paralelo, es indudable que esa persona, en prisión preventiva desde entonces, debió haber consumido esas sustancias antes de ponerse al volante. También parece evidente que ya no va a poder pesar contra él en el juicio el agravante de estar cometiendo un delito contra la seguridad del tráfico, ya que el test de saliva (que ya adivirtió AEA puede dar falsos positivos) debe ser contrastado con el de sangre para que tenga validez.

¿Algo o alguien falló?

El rango de detección en sangre y saliva de las diferentes sustancias estupefacientes varía en un margen que, dependiendo del individuo y algunas variables más, puede ir incluso más allá de lo que se indica en este gráfico:

Como reconocía recientemente María Seguí, directora general de Tráfico, creer que todos los individuos presentan rastros detectables de drogas en su organismo por el mismo tiempo es un error.

Todo depende de la cantidad consumida, su pureza, lo habituado que esté el organismo a la sustancia en cuestión e, incluso y como pasa con el alcohol, si se han ingerido alimentos y agua en abundancia posteriormente. Por eso a menudo los agentes de Tráfico lo tienen tan difícil para luchar contra este fenómeno.

Desde numerosas asociaciones se pide afrontar el asunto como un problema de salud pública, si no como una epidemia. En la última campaña especial de vigilancia la DGT, el pasado mes de diciembre, de los 188 controles selectivos que realizaron los guardias de Tráfico, obtuvieron 93 positivos en cannabis (64), cocaína (28), opiáceos (15) o anfetaminas (7).

No te pierdas: la multa por ir drogado al volante será de 1.000 euros

Quizá no hay más positivos porque un consumidor habitual puede no presentar tan fácilmente algunos de los síntomas (nerviosismo, adormilamiento, sudoración, locuacidad, euforia, dificultades para hablar, temblores, olor a porro, etc.) que, cuando son detectados por el agente, muestran que el conductor debe ser sometido a un test de drogas.

Sí es obligatorio pasarlo si sufres un accidente. El elevado número de fallecidos en coche con presencia de estupefacientes -quien va puesto al volante tiene muchas más probabilidades de morir que una persona en buenas condiciones-, a lo mejor es tan poco indicativo de la realidad como los desconcertantes resultados de algunos operativos.

Boquillas limitadas

Recientemente, AUTOBILD.ES ha sabido que los agentes de la comandancia de Valdemoro efectuaron un control a la salida de una conocida sala de fiestas del sur de Madrid. De los 18 conductores analizados -llevan un escaso número de boquillas en cada salida-, ¡17 positivos!

El Centro Europeo de Monitorización de Adicción a las Drogas corrobora que es más bien una epidemia: España está a la cabeza en consumo de cannabis (9,6% de la población) y cocaína (2,3%). Por suerte, tras el último cambio normativo, se ha borrado del proceso el arbitrio de los jueces sobre si el conductor estaba o no bajo los efectos de la sustancia en cuestión. También parece que habrá en el futuro una descriminalización global del consumo, pero nunca si después se va circular. Incluso como peatón o, por supuesto en bicicleta, ir drogado por ahí es tan mala idea que puede ser la última que tengas.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches