Reportaje

Cinco coches con motor central hasta 15.000 euros (años 90)

jmmspuch

08/12/2014 - 12:56

Continuando con el reportaje de hace poco más de una semana, hoy toca una nueva entrega de cinco coches con motor central hasta 15.000 euros, centrado en la década de los 90. Los elegidos son el Honda Beat, el Lotus Elise, el MG F, el Porsche Boxster de primera generación y el Toyota MR2 Mark II.

En AUTOBILD.ES somos unos apasionados del motor y, como lo prometido es deuda, aquí tenéis cinco coches con motor central hasta 15.000 euros (años 90), la segunda entrega del reportaje que iniciamos hace poco más de una semana y que demuestra que no es necesario gastarse una fortuna en un Lamborghini o en un Ferrari para disfrutar de un automóvil ágil, divertido y, con una configuración mecánica, poco usual.

La selección de esta semana está repartida entre dos japoneses, dos británicos y un único aspirante alemán, todos ellos con rangos de precio muy variados y, como descubrirás aquí y, en la galería de fotos, algunos disponibles sólo en Reino Unido o, por lo menos, más baratos.

Si te perdiste la primera parte del artículo, aquí la tienes: Seis clásicos con motor central de hasta 15.000 euros

Desde el país del sol naciente llega el Honda Beat. Para muchos puede que éste sea un completo desconocido y los amantes de los videojuegos lo recordarán como uno de los primeros automóviles que te podías comprar en el videojuego Gran Turismo 2. Sin embargo, en Japón, fue un 'Kei car' muy apreciado. Esa denominación tan curiosa sirve para clasificar fiscalmente a los coches en aquel país, lo que aquí vendría a ser un coche del segmento A. En comparación con otros automóviles, este pequeño utilitario, descapotable, utilizaba un motor de tres cilindros y 656 centímetros cúbicos, de una motocicleta, para poder moverse. Tenía un cambio de cinco marchas y desarrollaba 64 CV. Actualmente existen unidades en buen estado en Reino Unido, ya que en Europa no se vendió de manera oficial.

Su compatriota, el Toyota MR2, de segunda generación Mark II, sí que ha rodado por nuestras carreteras. A diferencia de mercados como en norteamericano y el japonés, donde llegaron versiones sobrealimentadas (2.0L 3S-GTE), aquí sólo estuvo disponible el atmosférico 2.0L 3S-GE, que rendía entre 138 CV y 152 CV. Al igual que su antecesor, su mayor atractivo residía en la posibilidad de tener un techo semidescapotable, de tipo targa. Las versiones más caras ofrecían asientos de cuero y equipo de audio con ocho altavoces.

Siguiendo con los cinco coches con motor central hasta 15.000 euros (años 90), desde tierras británicas nos llegan dos coches completamente diferentes pero con algo en común, su mecánica Rover de la Serie K, con cilindradas de 1,6 litros y 1,8 litros; y potencias comprendidas entre los 118 CV y los 160 CV. Salvo eso, completamente diferentes.

Si buscas un 4x4 divertido para disfrutar del campo y no quieres gastar mucho te recomendamos cinco todoterrenos aventureros por menos de 3.000 euros

El Lotus Elise fue concebido en 1994 aunque no se empezó a fabricar hasta 1996. Tiene una carrocería de fibra de vidrio, montada en un chasis de aluminio, manteniendo el peso en tan sólo 720 kilogramos, que seguía la filosofía de Colin Chapman en cuanto a la relación peso/potencia. Dada su reducida masa, los 118 CV de su mecánica son suficientes para acelerar de 0-100 km/h en 5,8 segundos y superar los 200 km/h; con un consumo comedido de 7,1 l/100 km, si no se abusa del acelerador. El precioso Lotus Elise Type 49 de la galería rinde homenaje al Fórmula 1, del mismo año, del cual toma sus legendarios colores (rojo, crema y dorado).

Por su parte, el MG F fue lanzado en el otoño de 1995 por el Grupo Rover. Su mecánica de 1,8 litros y 16 válvulas proporcionaba entre 118 CV y 143 CV de la versión VVC (control variable de válvulas). Steve Harper fue el encargado del diseño inicial, en 1991, inspirado en el Jaguar XJR-15 y el Ferrari 250LM, antes de el equipo de Rover, bajo el liderazgo de Gerry McGovern, le diera los últimos ajustes. La principal característica de este automóvil era su suspensión adaptativa 'Hydragas' que proporcionaba un excelente rendimiento. Sin embargo éste, además de ser su punto fuerte, es también uno de los puntos a los que más atención hay que prestar. Es necesario un cuidadoso mantenimiento para evitar fugas y que su funcionamiento sea óptimo. En 2002 se sustituyó por una suspensión convencional, perdiendo gran parte de la esencia y el comportamiento deportivo inicial.

Si lo tuyo son los coches clásicos no te pierdas cinco clásicos para iniciarte en el 'mundillo'

Nuestro último invitado en este cinco coches con motor central hasta 15.000 euros, es alemán, y lleva la genética de los coches de competición en su ADN. El Porsche Boxster, denominado internamente como 986, se presentó a finales de 1996. En su lanzamiento, estaba disponible con un único motor de gasolina de seis cilindros bóxer, refrigerado por agua, de 2,5 litros de cilindrada y 204 CV de potencia. Se podía elegir con un cambio manual y opcionalmente con otro automático (Tiptronic), ambos de cinco velocidades; y las versiones básicas se denominaban Standard. En el año 2000 se incrementó la cilindrada hasta los 2,7 litros y se introdujo la versión Boxster S, de 3,2 litros. Sea cual sea la mecánica por la que te decidas, te recomendamos que prestes atención a un cojinete-retén, en la punta del cigüeñal que a veces no cumple su función, dejando perder aceite. Si esto sucede y el bloque se queda sin aceite tendrás una avería de varios miles de euros.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches