Prueba

Toyota Auris Touring Sport híbrido: a base de chispa

David Durán

15/10/2013 - 16:15

La anterior generación del Auris apostaba por una estética muy comedida. Con el nuevo modelo quieren llegar a un público más joven. Por supuesto... ¡con una mecánica híbrida!, en el caso del Toyota Auris Touring Sport híbrido.

No me voy a andar por las ramas. Este Toyota Auris Touring Sport híbrido -o Toyota Auris Touring Sport Hybrid Active, según su denominación comercial- es un coche que, al principio, no me emocionaba lo más mínimo. Es más, cuando me enteré de que me tocaba probarlo, me vino a la memoria el antiguo Toyota Auris D4D con 90 CV que 'caté' hace un par de años: prestaciones justas y un consumo que no era precisamente pequeño. 

Ahora me encuentro con una nueva generación, que sería la decimotercera si no tenemos en cuenta que en 2009 se dejó de utilizar el nombre de Corolla en Europa. Su diseño exterior es mucho más llamativo que en el modelo anterior. Además, ha ganado muchos enteros con un habitáculo algo más vistoso. Aun así, queda lejos de ser la alegría de la huerta y, como buen producto japonés, destaca por sus cuidados acabados.

Por fuera, el Auris Touring híbrido quiere transmitir sensación de movimiento y dinamismo, pero lo consigue a medias. Para mi gusto, necesita un diseño más personal y no tomar elementos estéticos de aquí y allí.

Pero como en los gustos están los colores, toca ponerse a los mandos y comprobar el trabajo de los ingenieros. Al arrancarlo, debo cambiar el chip y recordar que al ser un híbrido puede que no escuche su motor al darle al botón de 'Start'. Efectivamente, eso mismo es lo que me sucedió... Además, como las baterías estaban repletas de energía, estuve circulando con el motor eléctrico mientras salía del aparcamiento de AUTO BILD.

Auris Touring Sport híbrido: sorpresa en precisión

Continúo moviéndome entre el tráfico urbano y el Toyota Auris Touring Sport híbrido sigue siendo un prodigio en eficiencia. Miro por el retrovisor y compruebo que la visibilidad trasera es mejorable, pero me acuerdo que tiene un maletero de 530 litros que le viene como anillo al dedo a muchos taxistas de provincias que buscan un automóvil con un consumo de combustible bajo. Yo he obtenido una media de 5,2 l/100 km.

Donde más me ha sorprendido este Toyota es en una carretera con curvas. No es que a sus mandos me encuentre con un deportivo al estilo del Porsche Cayman pero sí me resulta reseñable que, aunque pese casi 1,7 toneladas por el peso extra de las baterías, no tiene un comportamiento subvirador. Es decir, el morro no desliza en cada curva y el eje trasero acompaña muy bien al resto del coche.

Además, esperaba la típica amortiguación con un tarado blando y esponjoso como un brownie de chocolate, y me he encontrado con una suspensión firme que no le impide ofrecer un buen nivel de confort.

En definitiva, aunque Toyota ya no quiere hacer coches aburridos y apuesta por diseños más llamativos, lo cierto es que este Auris familiar híbrido tampoco te entra por los ojos. No obstante, cuando lo conduces y te das cuenta de su solidez sientes un producto muy interesante que, además, se da el gustazo de consumir muy poca gasolina.


Lecturas recomendadas

Todo sobre Toyota

Toyota Auris Auris Touring Sports

Acabados de Toyota Auris Touring Sports 2013 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

7

Todo sobre Toyota Auris

Buscador de coches