Prueba

Prueba: Skoda Spaceback, ahora con 2.700 euros de descuento

David López

08/05/2014 - 10:55

Con el Skoda Spaceback, la marca checa lanza su primer modelo compacto. Mide 4,3 metros de largo y se posiciona en una de las categorías más importantes, dispuesto a competir con los Volkswagen Golf, Seat León y compañía. Se pone a la venta desde 16.800 euros, pero ahora ofrece jugosos descuentos.

El Skoda Spaceback supone todo un paso al frente para Skoda. Y no solo por lanzar un nuevo modelo, sino porque por fin entra en el segmento de los compactos, donde un fabricante pasa a jugar en la liga de los grandes superventas. Algo que hasta hora no le 'permitía' su matriz el grupo VAG, y una oportunidad que no puede desaprovechar. Eso sí, lo hace a su manera: con modelo que busca ser amplio y práctico antes que dinámico.

Hasta las carreteras de Verona (Italia) he venido para probar por vez primera el nuevo Skoda Spaceback. ¿Será capaz de competir con los Volkswagen Golf y Seat León? ¿Ha salido un nuevo enemigo en la casa VAG? Pues me siento frente al volante y, admitiendo que los materiales tiene una apariencia visual buena, no llegan al nivel de los modelos que te comentaba. Está, eso sí, a la altura de Ford Focus o un Opel Astra.

Donde se desmarca de todos es en las plazas traseras, con hasta 64 milímetros para las piernas y casi un metro (980 mm) para la cabeza de los pasajeros traseros. Te pongo un ejemplo: colocado el asiento delantero para mis 1,85 metros de altura, me siento detrás y a las rodillas todavía les queda mucho hueco, tanto que me recuerda a un Skoda Superb a escala. De nuevo, Skoda vuelve a mostrarse como uno de los fabricantes que más pondera el apartado práctico, y no solo por esa gran habitabilidad. Sin ir más lejos, el maletero del Spaceback 2013 parte de 415 litros (un Golf se queda en 380) y el volumen máximo si abato los asientos llega hasta los 1.380 litros. Además, de forma opcional puedes montar un doble fondo en la zona de carga, la tapa del depósito de combustible incluye un rascador de hielo y se incluye una papelera en el lateral de la puerta.

Seis motores compondrán la gama mecánica del Skoda Spaceback. En gasolina habrá tres opciones, con potencias que oscilan entre 85 y 122 caballos, mientras las ventas diésel serán defendidas por tres variantes: el 1.6 TDI de 90 CV, el de 105 y la versión Greenline que solo consume 3,8 litros y emite 99 g/km. Para mí, la gama turbodiésel se queda corta y se debería poblar con más versiones, como el 2.0 TDI de 140 CV. Veremos si en el futuro atienden la sugerencia….

De momento, la respuesta al volante del Skoda Spaceback con motor 1.6 TDI 90 CV es tranquila. Muy tranquila. Me ha sorprendido gratamente el nivel de insonorización, pues este bloque suele hace notar sus vibraciones. En cambio, como esperaba, los largos desarrollos y la baja cilindrada lastran sus recuperaciones. Está hecho para rodar tranquilo y gastando menos de 5 litros de media, pero cuando lo cargues a tope con cuatro adultos tendrás que recurrir con frecuencia al cambio de cinco velocidades, sobre todo si la carretera se empina. En opción podrá montar transmisión automática DSG.

A nivel de chasis, el confort está por encima de todo. En este aspecto, los Golf, León y Focus pueden estar muy tranquilos, pues este Spaceback de Skoda no les planta cara en un tramos de curvas. Sus blandas suspensiones filtran bien los baches, pero balancean en exceso y no te invita a avivar el ritmo.

Sí que está la nivel de los mejores en materia de seguridad, tanto activa como pasiva. Monta de serie seis 'airbags', control de estabilidad o de presión de neumáticos y en la lista de opciones están los faros bi-xenón o la función de iluminación en curva. El nuevo Skoda Spaceback 2013 comenzará a venderse en desde 16.800 euros (TSI 85 CV), mientras el 1.6 TDI 90 parte de 18.880 euros.

El Skoda Spaceback es la última novedad de Skoda, un marca con 117 años de historia que se ha propuesto el objetivo de introducir un nuevo modelo (o renovado) cada seis meses. De esta forma, tratarán de cumplir el reto de comercializar más de 1,5 millones de unidades en todo el mundo en 2018.

Prueba del Skoda Spaceback 1.2 TSI (por Emilio Salmoral)

Te voy a explicar que me ha parecido el Skoda Spaceback 1.2 TSI. Atendiendo a las cifras, el quitarse el tercer volumen le ha costado 115 litros de capacidad en su maletero. Es decir, la cifra ha bajado de los 530 a los 415. Primera concesión a la estética, aunque también es cierto que su capacidad sigue por encima de la media del segmento de los compactos. Por otro lado, el portón trasero está muy bien solucionado y la visibilidad posterior es sensacional, pero no me atraen demasiado los acabados del interior. Tengo muy claro que tanto el Rapid como el Spaceback son coches  que apuestan por un interior funcional, discreto y sencillo... pero es que por 15.350 euros me puedo comprar un Renault Mégane TCe 115 Life que presenta unos acabados más cuidados y al que no le faltan elementos como el aire acondicionado, regulador de velocidad o control de estabilidad.


Me pongo en marcha. A 130 km/h, el sonido del motor en el habitáculo puede resultar molesto. No es que sea tan elevado como el de un Volkswagen Golf GTI MK2 (que tiene un sonido precioso), pero sí me ha llamado la atención para ser un coche moderno. Hablando del propulsor, me parece que es una buena obra de ingeniería y que si lo conduces de forma suave podrás obtener un consumo medio muy contenido: unos 6,9 litros. Eso sí, si pretendes ir más deprisa y disfrutar al volante, prepárate porque no tendrá contemplaciones y gastará más de 8 l/100 km.
Por cierto, esta unidad se encontraba en un estado de forma impresionante y no ha tenido dificultades para mejorar en medio segundo la aceleración de 0 a 100 km/h. Lo que ya no lleva tan bien son las recuperaciones. La relación de cambio tiene unos desarrollos algo largos (para disminuir el consumo) y realizar la recuperación de 80 a 120 km/h en sexta le cuesta media vida. Perdón, exactamente 20,1 segundos.
No quiero acabar esta prueba sin contarte algo más del Skoda Spaceback 1.2 TSI. Su comportamiento es bueno, la suspensión absorbe bien y el equipamiento de serie es muy completo.

Prueba del Skoda Spaceback 1.6 TDI (por David López)

Pongo en marcha el Skoda Spaceback 1.6 TDI y el inconfundible traqueteo del diésel llega rápido a mis oídos. Entonces voy a cambiar de marcha y... ¡sorpresa! es todo un DSG. Sí, porque el motor TDI de 90 CV, que solo ha bebido 5,0 litros en esta prueba por mucho que lo he forzado, se asocia a la eficaz transmisión de doble embrague del grupo VAG. Primer detalle de calidad que empieza a gustar y que contribuye de forma notoria al segundo: se aversión por las gasolineras. Así puedes disfrutar sin pausas en largos viajes de su gran confort de marcha, la tercera virtud del Spaceback. No busques grandes emociones en curva, pero tampoco esperes que su carrocería balancee en exceso. De hecho, gracias a su precisa dirección engancha los giros con un punto de agilidad que convence.

Como diría mi compañero Luis Guisado, salto a las plazas traseras, donde me acuerdo del Skoda Superb por el gran hueco para las piernas. Incluso con una distancia entre ejes un par de centímetros menor que un Ford Focus, recibe a los pasajeros con mayor desahogo y encima su maletero supera con holgura los 415 litros, cifra que su teóricos rivales compactos ven de lejos.
También se aleja su precio de los 17.000 euros que costaría con descuento, pues a base de opciones supera peligrosamente los 20.000 y eso me hace plantearme hasta que punto son necesarios algunos elementos en un coche que busca la relación espacio/calidad/precio. Por ejemplo, el cambio DSG. Es una maravilla, pero veo a pocos clientes comprándolo cuando tienen una variante manual por 2.000 euros menos.

Pincha aquí: los planes de futuro de Skoda

En resumen, es un un coche que cumple con lo que promete: espacio, ahorro de combustible y confort de marcha. Sin embargo, en un modelo como este yo prescindiría del cambio DSG y ahorraría más de 2.000 para lograr un precio muy interesante. De hecho, invertiría parte de ese dinero en alcanzar el motor TDI 105, con los 15 caballos extra que echo de menos en este Skoda Spaceback TDI 90 CV cuando afronto pendientes o llevo el coche a plena carga. Esa sería la guinda perfecta.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre Škoda

Škoda Spaceback Spaceback

Acabados de Škoda Spaceback 2013 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre Škoda Spaceback

Buscador de coches