Skip to main content

Prueba

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dCi 130: 4 razones para comprarlo y 1 para pensarlo

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130
Nota

8

¿Quieres espacio de carga? Déjate de SUV y opta por un familiar como el de la prueba.

Si sigues mis pruebas sabrás que soy partidario de los coches familiares y no tanto de los SUV. Si quiere espacio, la primera de las opciones es infinitamente mejor que la segunda. Sí, en casa también me lo dicen: soy un chico muy familiar. 

No te pierdas la Comparativa: SUV contra familiares 

He podido probar el Renault Mégane Sport Tourer Zen dCi 130 durante un largo periodo de tiempo, y después de circular por ciudad y carretera durante kilómetros y kilómetros puedo decirte cuatro razones para comprarlo y una para pensarlo.

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130

Espacio

Como familiar que es tienes a tu disposición un gran espacio de carga. En concreto, el coche de la prueba, el Renault Mégane Sport Tourer, tiene una capacidad de 521 litros, ampliables a 1.504 litros. Es cierto que no es el más grande del segmento, pero sí es más que suficiente. Además, ofrece prácticas soluciones como el piso con doble altura o un tabique que se sube y se baja con suma facilidad, pero que divide el maletero y sujeta los bultos perfectamente. No podían faltar los ganchos, las perchas y las cintas.

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130

Diseño

Renault ha conseguido crear un producto realmente atractivo. Además, y a pesar de que nuestra unidad de pruebas del Mégane Sport Tourer equipa el acabado ZEN, que es el intermedio de la gama, su atractivo es mayúsculo. El color Rojo Deseo, que tiene un precio de 700 euros, y las llantas de 17" cumplen a la perfección su cometido.

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130


Comodidad

Cómodo hasta decir basta. Su suspensión filtra muy bien las irregularidades de la calzada. Eso sí, ser confortable tiene un precio: su carrocería brinda balanceos cuando se afrontan curvas cerradas. Eso sí, no son acusados ni molestos, así que no es necesario optar por el Chasis Sport que sí se puede equipar en la versión GT. Asimismo, gracias a él, el coche de la prueba, el Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130, es el candidato perfecto para realizar grandes viajes.

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130

Motor diésel de 130 CV

Y más con su motor dCi de 130 CV. No es el diésel más potente de la gama del Renault Mégane, puesto que hay uno de 165 CV, pero, hazme caso, no necesitas más potencia. Su propulsor 1.6 mueve los 1.469 kg del vehículo, más los cinco pasajeros y el equipaje correspondiente con soltura. Eso sí, siempre que no optes por el modo Eco, ya que los repechos pronunciados te exigirán bajar de marchas más de la cuenta. Elige el Sport y su potencial se desplegará desde las 2.000 rpm para mover el coche con alegría. Y es que todo su par, 320 Nm, lo tienes disponible desde las 1.750 vueltas. Además, el bloque está asociado a un cambio manual que destaca por su rapidez, aunque los recorridos son largos, y no peca de imprecisión.

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130

Sistema multimedia sin botones físicos en las funciones esenciales 

Lo siento, llámame arcaico. No me gustan los sistemas de infoentretenimiento en los que las funciones esenciales se enciendan o se apagan desplegando con el dedo, como el sistema de climatización en el caso del Mégane, y no con un botón físico. Pero tengo una buena noticia, puesto que el Mégane Sport Tourer con acabado Zen equipa de serie la pantalla de 7" R-link, donde sí existen interruptores de verdad. ¿Que no eres como yo y prefieres que no sea práctico pero sí vistoso? Pues pagando 330 euros tiene la pantalla vertical de 8,7".

Prueba Renault Mégane Sport Tourer Zen dci 130

Conclusión

Lo mejor

Espacio de carga, diseño y respuesta de su motor diésel de 130 CV.

Lo peor

Sistema multimedia sin botones físicos en las funciones esenciales.

Lecturas recomendadas