Prueba

Prueba del Opel Insignia 2017: solo Grand Sport

Vicente Cano

26/10/2016 - 00:01

El Opel Insignia 2017 llegará a los diferentes mercados europeos en la primavera del año que viene tras el Salón de Ginebra, donde se presentará y dará a conocer como Opel Insignia Grand Sport. AUTOBILD.ES ya ha podido conducirlo en Alemania durante sus pruebas de validación.

No es mucha la información del modelo que te puedo adelantar y que he conseguido durante la prueba de validación del Opel Insignia 2017, pero a diferencia de otras muchas ocasiones, ya tengo lo más importante porque sí he podido conducirlo. Por lo menos, los cuatro prototipos de prueba sobre los que se asentarán las dos variantes de gasolina que, de inicio, estarán disponibles en la gama de la nueva berlina que se va a comercializar con un apellido: Opel Insignia Grand Sport ya que de inicio solo estará disponible con este tipo de carrocería de cinco puertas. 

No te pierdas: "Los proyectos secretos de Porsche"

Los dos motores de gasolina para el nuevo Opel Insignia serán un 1.6 de 165 CV y un 2.0 Turbo de 250 CV, que son los que he podido probar durante este evento, aunque en algún lugar del planeta, seguramente en el norte de Italia, ahora mismo habrá otro equipo de la marca alemana validando los tres motores diésel para el Insignia 2017. Por lo que adelantan, la gama de gasoil comenzará con el 1.6 D que ha estrenado el Opel Astra y que se ofrecerá en 110 y en los 136 CV que, por ejemplo, también tiene el nuevo Opel Zafira. El diésel más potente para el Opel Insignia tendrá 170 CV y se basará en un bloque nuevo, como todos los demás, construido en aluminio.

Al igual que sucediera en el Opel Astra, el nuevo Insignia Grand Sport sigue la estela del aclamado concept Opel Monza en el que la marca alemana introdujo su nuevo mantra: eficiencia a través de la reducción de peso y nuevos motores, diseño más enfocado en el conductor y la deportividad y, por último, tecnología con un especial protagonismo de la iluminación LED y de la conectividad. Para ello, pero sobre todo para lograr quitar todo el peso posible a sus modelos, Opel empezó con el Astra a renovar la arquitectura de sus modelos y este nuevo Opel Insignia 2017 se asienta sobre una completamente nueva, denominada E2. El nombre en clave del Insignia Grand Tour es

Así, el nuevo Opel Insignia Grand Sport pesa hasta 175 kg menos que su predecesor a pesar de haber crecido en casi todas sus cotas: 4.897 mm de largo (+ 55 mm), 1.863 de ancho (+7 mm) y una batalla de 2.829 mm, es decir, 92 mm más de hueco entre ambos ejes que el anterior Insignia que se traducen en una bastante más de espacio en el interior y que notarán muy especialmente los pasajeros de la segunda fila con 25 mm más para las piernas. La nueva berlina es más baja que su predecesora en 29 mm, pero los pasajeros de delante también dispondrán de más amplitud, dado que el salpicadero es más fino y ligero y la columna central bastante menos ancha que en el modelo anterior.

Eso sí, la posición de conducción -y la de todas las plazas- se ha visto afectada por la reducción de altura y en el Insignia 2017 vas sentado 30 mm más abajo, lo cual se agradece bastante a pesar de que ahora la moda sea ir lo más alto posible en un SUV. Aunque en la estructura del Opel Insignia Grand Sport a se han ahorrado 59 kg gracias al uso de aceros de ultra alta resistencia y de materiales ligeros y esta reducción se notará en toda la gama, resulta mucho más perceptible en el modelo de acceso de gasolina. De hecho, el 1.6 T es 170 kg más ligero y el 2.0 T AWD solo pesa unos 140 kg menos que el actual Insignia tope de gama.

Eso sí, todo tiene un motivo, para empezar, el Insignia Grand Sport de 250 CV viene con tracción total y, además, utiliza una nueva caja de cambios automática de ocho relaciones que, por supuesto, es más pesada que la manual de seis que lleva la variante de 165 CV. En todo caso, y esto no sé si se alegrarán de escucharlo en Opel, me gusta más cómo va el segundo. A lo mejor esto se debe a que uno de los dos prototipos de validación del Insignia 2.0 T que he probado llevaba un programa en su caja de cambios que no hacía los saltos precisamente rápidos. En todo caso, dudo de que esta sea la transmisión elegida. El FlexRide de este prototipo permitía variar el comportamiento del coche según tres programas: normal (va por defecto), Tour y Sport.

En el prototipo del 2.0 T que más me gustó, era posible a través del HMI ir ajustando tus preferencias en cada uno de estos reglajes que afectan a la dureza de la suspensión y del volante  y la respuesta del acelerador y de la caja de cambios. No me lo han confirmado, pero entiendo que esto va a llegar al Insignia Grand Sport tope de gama porque no solo funcionaba bastante bien, sino que los cambios eran fácilmente perceptibles sin llegar a lo exagerado. El Opel Insignia Grand Sport 2.0 T AWD 2017, además, tiene una suspensión Multi-link reforzada sobre el modelo de base.

En todo caso  y sin haber visto los consumos ni, por supuesto, conocer los precios, me parece que me decantaría claramente por el motor 1.6 T de 165 CV que me parece potencia de sobra para este modelo que, además, puede presumir de una agilidad entre las mejores de su categoría. El motor responde alegremente en todos los regímenes de vueltas y a pesar de ser un prototipo al que, entre otras muchas cosas, le faltan algunas capas de aislamiento y los plásticos interiores, su ruido apenas era perceptible en el habitáculo. Rodamos por carreteras de curvas en un bosque con él, pero si hubiéramos salido a una Autobahn no creo que necesitara subir de 2.100 rpm para ir a 120 km/h y, como en este país se puede correr más, seguro que con él se puede rodar confortablemente a 160 km/h con la aguja por debajo de las 3.500 rpm.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Opel

Opel

Modelos de Opel más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches