Prueba

Prueba del nuevo Mercedes Clase C Estate: una gran apuesta

Vicente Cano

Después de probar el Mercedes Clase C Estate, la pregunta es la de siempre que me subo a una berlina familiar: ¿Por qué no se venden más en el mercado español? Mercedes debe pensar lo mismo que yo, porque para 2015 esperan vender cinco veces más Clase C Estate de los nuevos que de su predecesor y no creo que se hayan vuelto locos, sigue leyendo y te cuento por qué.

Acabo de probar el nuevo Mercedes Clase C Estate y lo primero que tengo que decir de esta berlina familiar es que no me explico por qué no hay una mayor proporción de esta clase de vehículos en el mercado español. Sobre todo con ejemplos como este, que conjuga acabados de lujo, tecnología, un comportamiento dinámico impecable, versatilidad y espacio a partes iguales. Desde luego, por aquí -en Alemania, la proporción es de cuatro a uno a favor del familiar en lugar del Mercedes Clase C- Sobre este último punto, si ya conocías el Mercedes Clase C Estate en ediciones anteriores, lo primero que te va a sorprender al ver el nuevo es que ha crecido de lo lindo: 80 mm más de batalla y 40 mm más de anchura que sobre todo se notan en la segunda fila –hay 45 mm más para las piernas, que siguen siendo pocos si la persona de delante mide más de 1,80 m- y en el maletero con 490 litros capacidad ampliable hasta los 1.510 litros.

No te pierdas: "Todos los precios del Mercedes Clase C 2014"

Este espacio de carga del Mercedes Clase C Estate 2014 es mucho más versátil gracias a que el banco posterior se divide ahora 40:20:40 en lugar de 60:40, puedes manejar esto con un interruptor en la columna D, aunque no me parezca el detalle más útil del mundo. En todo caso, esta partición es una gran idea, porque así puedes llevar objetos largos con dos ocupantes sentados cómodamente en la segunda fila. En el espacio para la carga hay varios huecos portaobjetos en los pasos de rueda. De fábrica en el nuevo Clase C Estate hay una serie de argollas de sujeción, una red que puedes colocar horizontal o verticalmente con ellas y un store para tapar la carga. Además, la puerta puede abrirse con solo pasar un pie bajo el paragolpes.

Los precios del nuevo Mercedes Clase C Estate para el mercado español se conocerán al detalle la tercera semana de julio, aunque de media estará unos 1.100 euros más impuestos más caro que su versión berlina. Mercedes admitirá pedidos antes de agosto y las entregas comenzarán en septiembre. No voy a entretenerme en el diseño del nuevo Mercedes C Estate, que como los últimos modelos de la marca alemana parece haber pasado por un proceso de rejuvenecimiento que lo lleva a apuntar a un público menos convencional. Quizá, en un modelo familiar como este, las enormes tomas de aire delanteras estén algo sobredimensionadas, pero quién soy yo para criticar detalles de deportividad. Además, en la dos opciones de frontal que ofrece la marca –con el nuevo logotipo grande en el centro de la parrilla o el tradicional en el capó- conservan este aspecto.

Por primera vez en este segmento, el nuevo C Estate ofrece la posibilidad de equipar la suspensión neumática Airmatic, aunque también existen dos variantes para la suspensión mecánica, una de ellas de reglaje deportivo. En cuanto a los motores, no llegará al mercado español el C 180 Estate BlueTEC. Así, el Mercedes Clase C 200 Estate Bluetec será el modelo de acceso a gama, con 136 CV, 4,3 l/100 km de consumo y 112 g/km de CO2 de emisiones. La versión más ahorradora del familiar será el C 300 BlueTEC HYBRID, con un motor diésel de cuatro cilindros y 204 CV de potencia combinado a uno eléctrico de 27 CV, que logran conjuntamente un consumo de 3,8 l/100 km y 99 g/km de CO2 de emisiones.

Primera prueba del nuevo Mercedes Clase C Estate

Durante la presentación, he tenido ocasión de probar el Mercedes Clase C Estate BlueTEC Hybrid y el Mercedes Clase C Estate 250 y tengo que decir que claramente me decantaría por el segundo. Dinámicamente, no te voy a engañar, los más de 1.500 kg que pesa algo se notan, aunque en curvas es un coche que resulta sorprendentemente ágil, esto es gracias a que las vías se han ensanchado me dice uno de los ingenieros por la noche. En ambos casos equipaban la suspensión neumática, por lo que es posible ajustar su comportamiento según cuatro programas: ECO, Confort, Sport y Sport+.

Estos modos de conducción del Mercedes Estate afectan también a la respuesta del motor, del cambio, la dirección y la potencia del climatizador, aunque también puedes ajustar cada uno de ellos a tu gusto. En Confort, la suspensión filtra muy bien hasta baches pequeños sin balancear perceptiblemente en las curvas y, en Sport+, sin convertirse en un deportivo sí que se nota claramente que devora las curvas con más agilidad.

En el caso del Estate BlueTEC Hybrid, en modo ECO puedes rodar algunos kilómetros usando solo la batería, aunque en los ratos en los que lo he probado había tantas rampas que al poco tiempo saltaba el motor térmico. En todo caso, en este modelo la batería no tiene una gran capacidad –se carga completamente en pocos kilómetros- por lo que sirve solo de apoyo. El diésel es bastante silencioso, pero olvídate de obtener un torrente de par cuando se suman los dos motores ya que el eléctrico no aporta gran cosa. Tengo la impresión de que es más bien una opción de movilidad para ciudades donde ya se está restringiendo el tráfico contaminante. En los 54 km que rodé con él, el consumo que arrojó fue de 6,8 l/100 km.

El Clase C Estate 250 me ha encantado, reconozco que tengo predilección por los motores de gasolina, pero es que este es fino, silencioso, elástico y sus 350 Nm de par me parecen más que suficientes. En todo caso, para que tengas otra opinión, te recomiendo leer este contenido de mi compañero Alfredo Rueda: ¿Mercedes Clase C 250 gasolina o diésel? Si miro la ficha que tengo delante ahora, veo que tiene homologado un consumo de 5,6 l/100, aunque a mí en 40 km me ha hecho 8,1 l/100, habrá que quedarse en el medio, que es donde está la virtud como decía Aristóteles. Mañana intentaré conducir el 250 BlueTEC y como no te he hablado de acabados y líneas de equipamiento –todas las unidades que hay aquí van full equip-, si te estás pensando comprar este coche, te voy a dar un consejo: elígelo en uno de los acabados de colores claros. El Clase C 250 Estate que probé tenía la consola central con símil de madera pintada en negro, que se arañaba con solo pasar una uña por encima, cosa que en un beige se notará bastante menos.

Imagen de perfil de Vicente Cano

Redactor

Ferrolano de corazón, getafense de adopción, en periodismo desde hace 20 años. "Ser feliz es querer lo que se tiene, no tener lo que se quiere"

Lecturas recomendadas