Prueba

Prueba: Ford Transit 2016, cambia en todo

Luis Meyer

26/08/2016 - 16:09

Con el último lavado de cara, la Ford Transit gana en todos los apartados: motores, confort, tecnología, equipamiento, acabados... En esta prueba de la Ford Transit facelift 2016 lo demostramos al volante.

A la Ford Transit no le falta tradición. Trabaja duro desde 1961, y podríamos decir que incluso desde 1953, cuando se llamaba FK 1000. Hoy nos subimos a la última versión, el lavado de cara de la generación actual. Prueba: Ford Transit facelift 2016.

Para esta primera prueba, para la que nos hemos trasladado a Alemania, Ford nos ha dejado una variante de la Transit Custom perfecta para quienes gustan de escaparse con la casa a cuestas: en formato de una Volkswagen T6, es una versión perfecta para viajes muy largos.Equipada por Westfalia, esta variante, denominada Nugget, lleva, por ejemplo, una cocina separada en la parte trasera. Pero lo que siempre había echado de menos en la Transit era un poquito más de cuidado en los acabados y un comportamiento algo más refinado. 

¿Sabes cómo se llama la Transit más radical? Transit Ken Block. ¡Descúbrela!

Pues bien: en esta última edición estrena un nuevo diésel, un chasis trabajado y mejor equipamiento, en el que no faltan asistentes a la conducción y un sistema de infoentretenimiento puesto al día.Este modelo es, además, más respetuoso con el medio ambiente: monta el sistema SCR con inyección de urea, gracias al cual la mecánica diésel cumple con la exigente normativa de emisiones Euro 6. ¿Resultado? Una reducción del 55% en las emisiones de óxido nítrico. 

Y hay que decir que las nuevas mecánicas diésel ganan en brío, en refinamiento de marcha y en general en una respuesta más sofisticada. Al volante, ha quedado demostrado: nuestro motor, en este caso la versión de 130 CV, no se ve en absoluto sobrepasado.

He notado que se reduce el típico "agujero del turbo", así como la debilidad en el arranque, y ahora el empuje llega antes, que mantiene muy perceptiblemente en la zona media del cuentavueltas. 

Transit

Lo que sí se ve sobrepasado es el eje anterior por una tracción delantera que influye demasiado en la dirección. Pero eso es solo cuando realizas una conducción dinámica, extrayendo lo que da de sí el motor. En una conducción normal, manteniendo el vehículo dentro de sus márgenes, lo cierto es que el manejo es excepcional para su tamaño, apoyado en una dirección muy directa. En los giros balancea menos de lo esperado en un vehículo de este segmento.

También vemos una evolución en la respuesta de la suspensión. Pero, con todo, sigue resultando algo tosca sobre baches pronunciados. A partir de otoño, eso sí, ofrecerá suspensión neumática como opción en el eje trasero que evitará, entre otras cosas, que se hunda cuando va cargado hasta los topes.

Además de todo esto, añade un ESP puesto al día que incluye asistente de viento lateral y un Tempomat adaptativo con control automático de frenada en caso de riesgo de colisión. También a partir de otoño habrá disponible un cambio automático de seis velocidades. 

Conclusión:

Con más cromados y una pantalla multimedia más grande, es cierto que la Transit Custom ha ganado en acabados y aspecto. Pero hay más: motores más potentes y eficientes, con menos emisiones, y modernos asistentes. Sin duda, ha ganado en seguridad y en confort.

¿Buscas un vehículo familiar que se ajuste a ti? Encuéntralo rápidamente en nuestro recomendador.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Ford

Ford

Modelos de Ford más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches