Skip to main content

Prueba

Prueba de copiloto: Mercedes EQC. El primer eléctrico de Mercedes

Prueba del Mercedes EQC

Estamos en el museo del Neón, con muchos luminosos antiguos, el paraíso de la electricidad. Por eso han traído aquí el Mercedes EQC, el primer coche totalmente eléctrico de Mercedes. Ya conocíamos los datos y algunas fotos, pero aquí, en el CES de Las Vegas, vamos a mirarlo a fondo. Y no solo eso: ¡Ya nos hemos subido! Pero vayamos por partes. Prueba de copiloto: Mercedes EQC.

VÍDEO: ¡Aquí lo tienes en movimiento!

Tengo conmigo a un experto para que me cuente algunas cosas antes de subirme: Leonhardt Gebel, el responsable de Producto de este modelo:

-¿Qué nos puedes adelantar?

En el diseño hay novedades, como la banda luminosa que une los faros delanteros, lo que le da una visibilidad extra en la noche. Delante tenemos también la denominada Black Panel, que será una seña de identidad de la marca EQ.

-Me llama la atención el logo luminoso. ¡Solo lo había visto en camiones!

-Jajaja. Sí. La estrella luminosa le da un aspecto muy 'cool', y así llegará a Estados Unidos y también a Europa. Lo importante es que el coche se vea bien de noche.

-Es el primer coche eléctrico de la marca. Debe ser algo muy importante para Mercedes.

-El coche trae, digamos, un paquete completo. Por un lado, ofrece todo lo que uno espera de un Mercedes, en términos de calidad, confort, seguridad... Con los clásicos valores de Mercedes. Pero además, es un coche inteligente. Eso ha jugado un rol fundamental en su concepción. Empieza, por ejemplo, por unos nuevos sistemas de asistencia, es capaz de rodar de forma semiautónoma y de plantear rutas inteligentes para evitar atascos.

Prueba del Mercedes EQC

El coche, además, sabe reconocer una estación de recarga, cuánto tiempo debes cargar, y estudia la topografía: si debes conducir hacia arriba, o hacia abajo, o en llano, y todo eso va sincronizado con radares y sensores, y el coche sabe cuándo debe acelerar y cuándo no, en función de la carretera. Eso es para nosotros un coche inteligente.

-Este es el primer coche eléctrico de Mercedes. ¿Qué viene después?

-Entre 2020 y 2022 lanzaremos otros diez modelos eléctricos, algunos del segmento compacto, pero también berlinas grandes, basadas en una plataforma eléctrica.

-¿Llegaremos a ver una Clase S eléctrica?

-Hay que tener algo de paciencia, aún no puedo adelantar nada sobre eso. Pero sí que llegarán muchas novedades.

¡Arrancamos!

Y después de haber hablado a fondo del coche, llega la hora de subirnos a él. Al volante va Bastian Schult, responsable de Desarrollo del EQC. Yo voy en el asiento del acompañante. Lo primero que llama la atención es el absoluto silencio. Por tanto, estamos en un coche eléctrico silencioso de verdad, sin el típico zumbido.

Prueba del Mercedes EQC

Han reducido el nivel de ruido al máximo, por lo que el confort es total. Pero aparte de la comodidad, me dice Schult que también le han dado cualidades dinámicas, para que el coche sea divertido de conducir si quieres algo de deportividad. Tiene, por tanto, lo mejor de dos mundos. Un absoluto confort de marcha, y también algo de chispa en la conducción si la buscas. Entrega 300 kilowatios de dos motores, delante y detrás, cada uno con 150 kilowatios.

En total, rinde 408 CV. Y los dos arrojan un par motor de 765 Nm, que ya están disponibles desde el principio. Lleva batería de 80 kilowatios, de sobra para un uso diario, con una autonomía de ciclo WLTP de algo más de 400 kilómetros.

Casi de serie

Vamos en un modelo de preserie. Pero no tiene pinta de prototipo. Para empezar, la carrocería ya tiene las formas de serie, es casi la definitiva. También han afinado muchos componentes, como la batería, porque la han probado en invierno y en verano, para llevar al límite al sistema, en temperaturas muy bajas y muy altas, lo que les ha permitido afinar y optimizar aún más el resto de los componentes, y tener el coche listo en el mercado a mediados de este año.

El cockpit lleva el último sistema multimedia MBUX. Viene del Mercedes Clase A, pero tiene un menú EQ específico, con contenidos centrados en su propulsión eléctrica. Ahora lo vemos en inglés, pero podrá mostrarnos en cualquier idioma, por ejemplo, dónde están las estaciones de carga más cercana, si son de carga rápida o normal, cuáles están libres y cuáles no... También puedes programar la carga nocturna, diciéndole cuándo vas a salir al día siguiente, o ver el flujo de energía en un histograma.

Prueba del Mercedes EQC

En definitiva, toda la información relevante que necesitas al volante de un coche eléctrico. Tiene cuatro niveles de recuperación, que cubren el máximo abanico. Desde conducir "a vela", esto es, dejarlo rodar cuando la carretera está vacía, hasta unas recuperaciones muy fuertes, que permite detener el coche solo levantando el pie del acelerador. Y tenemos cuatro niveles para que el salto de una a otra no sea abrupto, sino progresivo.

También lleva un modo automático en el que el coche estudia todos los datos, topográficos, cartográficos, la aceleración en curvas, los coches de la calzada o los límites de velocidad de las señales. Y con eso, ofrece una recuperación variable y adaptada. También puedo seleccionar yo los niveles, por las levas del volante. Y de nuevo en el Museo del Neón, las preguntas clave:

¿Cuándo llegará?

Los pedidos podrán hacerse ya en primavera de este año, y la entrada en el mercado, cuando lo veremos en nuestras carreteras, será a mediados de este año. Por desgracia, aún no pueden decirnos los precios, pero volveremos a hablar en primavera.  
 

Lecturas recomendadas