Skip to main content

Prueba

Prueba Range Rover Sport 3.0 TDV6 HSE: derrocha estilo

Nota

8

Estilo le sobra

Esta es la prueba del Range Rover Sport diésel. Ni los propios directivos de Land Rover se esperaban el éxito de la primera generación del Range Rover Sport. Llegó en 2006 y puso sobre las cuerdas a coches como el BMW X5 o el Mercedes ML. Mientras que ellos resultaban demasiado germanos, el británico ofrecía buen gusto. En 2013 se lanzó al mercado el modelo actual y, dos años después, se ha puesto al día en materia de normativa de emisiones y, además, ofrece una interesante tecnología de conectividad, como he podido comprobar durante esta prueba del Range Rover Sport 3.0 TDV6 HSE.

Como ya has podido adivinar, estéticamente este Range Rover Sport 3.0 TDV6 HSE tiene muy poco de nuevo y con los cambios recibidos no se puede decir que sea un lavado de cara. ¡No llega ni al cambio de peinado! Todo sigue igual, este todoterreno continúa apostando por la imagen de deportista a lo lord inglés que tan bien le está funcionando a la marca; solo tienes que echarle un vistazo al Range Rover Evoque. Eso sí, el motor diésel V6 de 3,0 litros ahora cumple con la normativa Euro 6 y es capaz de ofrecerte un consumo medio bastante equilibrado: 8,2 l/100 km no es una cifra descabellada para un coche que pesa en vacío de 2.115 kilos. El modelo anterior llegaba a las 2,5 toneladas. Aquí tienes uno de los beneficios de apostar por el aluminio.

Prueba Ranger Rover Sport, rival del Cayenne

Un peso bajo también ofrece menores inercias y un comportamiento más preciso. No hace falta probar el Range Rover Sport para saber que es un SUV de gran tamaño con carácter deportivo, pero tengo que decirte que no transmite la sensación de precisión y agilidad de un BMW X5. Y ya no digamos de la de un Porsche Cayenne. Sin duda, se encuentra en un escalón inferior al de sus rivales. No obstante, si tuviera una dirección con un tacto más preciso ganaría muchos enteros: en carreteras viradas me parece algo lenta. Donde no me puedo quejar es en la puesta a punto de la suspensión. Este coche pisa el asfalto con mucha energía, la sensación de seguridad es muy elevada y, además, los pasajeros viajan con un nivel de confort muy elevado.

Frente al cronómetro, me ha sorprendido el buen trabajo que hace la caja de cambios automática de ocho velocidades. Esta transmisión está fabricada por ZF y es la misma que la que monta el mencionado BMW X5. Eso sí, los ingenieros de Jaguar han adaptado su funcionamiento según sus criterios. El cambio trabaja de forma muy suave, su respuesta al acelerador es instantánea y en modo Sport realiza los cambios de marcha a toda velocidad.

Interior Range Rover Sport: lujo para el pasajero

Abandono la mecánica y paso a hablarte de una de las grandes virtudes de este Land Rover: la cuidada vida a bordo que ofrece a sus pasajeros. Seguramente te echarás las manos a la cabeza cuando te diga que la unidad que he probado tiene un precio -teniendo en cuenta las opciones- de 87.180 euros. La versión HSE es el acabado más exclusivo, está repleto de buenos detalles y, además, este coche equipaba el sistema InControl que permite controlar, ciertas funciones del vehículo a través del teléfono móvil. Por ejemplo, podrás bloquear o desbloquear las puertas con tu smartphone, localizar tu vehículo en el aparcamiento gracias a una batería de destellos y luces o crear una red Wi-Fi para que tus pasajeros puedan navegar por Internet.

Todas estas funciones te costarán 930 euros. Sin duda, no es un precio excesivo y resulta muy interesante. Lo que me parece mucho menos atractivo el sistema de arranque sin llave, que cuesta la friolera, de 1.210 euros. ¡Demasiado dinero! Otra de las novedades de equipamiento de la gama 2015 del Range Rover Sport es el nuevo sistema de cámaras Surround, que ofrece imágenes más nítidas gracias al uso de una nueva lente. Estas cámaras muestran, por ejemplo, una vista de la parte trasera al circular marcha atrás con mucha mayor precisión que la versión anterior. ¡Buena noticia! No tendrás que pagar nada por ello, ya que este elemento viene incluido en el equipamiento de serie.

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento fuera del asfalto, habitabilidad y calidad de acabados

Lo peor

Sonoridad que llega hasta el interior, sobre todo en frío

Lecturas recomendadas