Prueba

Prueba Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV

Prueba Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV
Nota

8

Hugo Valverde

Una nueva opción en la gama... ¡Y qué opción!

Hyundai está que se sale. Los tres últimos vehículos que he probado me han dejado un excelente sabor de boca. El Tucson es uno de los SUV más completos que actualmente se comercializan. El i30 N Performance, el compacto deportivo más cercano a un coche de carreras. Y el de esta prueba, el Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV, una excelente opción de compra por diseño, maletero y respuesta de su motor.

Y es que la firma surcoreana sigue apostando por productos que otras marcas no se atreven a lanzar dados los tiempos que corren, donde los todocamino son 'amo y señor' de las directrices de los gerifaltes. No, Hyundai también quiere coches deportivos, coches radicales y berlinas medias con línea de coupé. Gracias por ello.

Antes de comenzar la prueba del Hyundai i30 Fastback 1.4 tengo que sincerarme contigo. La primera vez que vi el coche en imágenes maldije a la marca. Me pareció un i30 'mal hecho'. La cosa cambió con las primeras fotos en vivo y, por supuesto, en persona. Me comí mis palabras de "No había necesidad".

No te pierdas: Comparativa del Hyundai i30 Fastback contra el Skoda Octavia

El frontal es similar al del resto de la gama. Porta los mismos grupos ópticos, aunque oscurecidos, como la versión de altas prestaciones, y la parrilla hexagonal con efecto cascada. Los paragolpes también son de nueva factura, como el trasero, con catadióptricos más amplios. Pero sin duda lo que más llama la atención es la sinuosa silueta que crea su techo descendente. Esta caída cual coupé que maridada con la línea de cintura ascendente otorgan un aspecto atractivo y dinámico al vehículo. Es su mayor baza, pero la cosa no queda ahí. 

Prueba Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV

En el habitáculo me encuentro el mismo diseño que en el compacto. También la buena calidad percibida y al tacto con plásticos blandos. Lástima que también existan duros repartidos por la mitad del salpicadero. Equipa una pantalla de ocho pulgadas con un interfaz rápido e intuitivo y situada en la parte superior de la consola para que el conductor aparte lo más mínimo la mirada de la carretera. Respecto al espacio reservado para los pasajeros de las plazas traseras, el dedicado a las rodillas es holgado, no así el de la cabeza, que es justo, puesto que mi cabeza roza con el la parte superior (mido 1,78 m); ten en cuenta que el techo se ha rebajado 25 milímetros en comparación al del i30 de cinco puertas. Asimismo, la plaza central no es la más cómoda del segmento, ni mucho menos. Tampoco es que sea un potro de tortura, pero al esconder un reposabrazos con hueco para dejar vasos, es dura. Por cierto, éste oculta una 'ventanuca' para poder transportar en el maletero elementos de gran longitud, como por ejemplo unos esquís. Y si de espacio para la carga se trata, el Hyundai i30 Fastback de la prueba cubica 450 litros, 51 más que la versión de cinco puertas. Tiene una boca ancha, es profundo y cuenta con unas formas regulares.

VÍDEO: Hyundai i30 N, míralo al límite. Pone los pelos de punta

Es hora de comenzar la prueba dinámica del Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV. Pulso el botón de encendido y dudo si su motor de cuatro cilindros ha 'despertado'. Me sorprende gratamente la baja rumorosidad y lo bien insonorizado que está. Buen trabajo. En marcha, esta versión tiene muy buen equilibrio entre comodidad y deportividad. Hyundai ha conseguido que la suspensión absorba las irregularidades de la calzada manteniendo la carrocería firme, con pocos balanceos. Y es que la rigidez de la suspensión se ha incrementado un 15% y va pegado al suelo 30 mm más bajo que el compacto, lo que también mejora su paso por curva. Es ágil y su motor le permite coger velocidad con muchas ganas. Acelera con brío, pero de forma muy lineal. A ello ayuda el cambio automático de doble embrague 7DCT. Realiza las transiciones de marcha de forma veloz, aunque en algunas ocasiones genera reducciones muy bruscas. Es una buena opción, pero sigo pensando que los de convertidor de par actuales creados por ZF están a la altura sin ocasionar este tipo de incomodidades... esporádicas, que también hay que decirlo. Todo ello en modo Sport, porque en ECO la respuesta se traduce en una sola palabra: tranquilidad. A 100 km/h el cuentarrevoluciones marca 1.950 rpm, mientras que a 120, 2.100. Lo que te decía, tranquilidad, pero también buenos consumos. Durante la prueba del Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV me he movido con una media de 6,6 l/100 km, un litro más que el oficial. Nada malo.

Prueba Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi 140 CV

Por un sobreprecio de entre 900 y 1.400 euros puedes llevarte esta versión tan atractiva única en el segmento. En vivo gana aún más, como también gana la capacidad del maletero. La pega la encuentro en el espacio disponible para los pasajeros de las plazas traseras, pero es que si quieres un coupé... 

Todos los datos del Hyundai i30

Conclusión

Lo mejor

Diseño. Línea coupé. Respuesta del motor. Consumo.

Lo peor

Espacio plazas traseras para la cabeza. Brusquedad del cambio automático.

Web Mánager

Apasionado de las cuatro ruedas desde que mis padres me subieron al carrito por primera vez.

Lecturas recomendadas