Logo Autobild.es

Prueba del Ford Ranger Raptor: no hay terreno que se le resista

El Ford Ranger Raptor es de esos pick up 4x4 auténticos, sin dobleces: una auténtica bestia fuera del asfalto. Nosotros lo hemos catado ya por campo y carretera. Y nos lo hemos pasado bomba. Esta es la prueba del Ford Ranger Raptor.

Para empezar, hay que decir que el poderoso modelo Ford detesta el asfalto y solo florece realmente cuando sus 3,1 toneladas de peso total se meten por alguna pista campestre. El Raptor pasa por donde el resto de los SUV aburguesados tienen que dar media vuelta. La pregunta que nos hacemos es clara: ¿vale solo como eficaz todoterreno, o también se puede utilizar como un "automóvil normal"?

[CarSearch:pduey]

Planteémoslo de esta manera: como un automóvil, simplemente es pasable. Te sientas cómodamente, al menos tienes mucho espacio en la parte delantera y, gracias a una carga útil de 650 kilogramos más un área de carga muy generosa, puedes llevarte a cuestas lo que quieras. 

En carretera, mejor relajarse

El motor diésel de dos litros y doble turbo (213 CV) no está pensado para batir récords de aceleración, ni de velocidad punta: a 180 km/h dice "basta ya". El consumo es de alrededor de diez litros de media resulta algo anacrónico en un diésel con los tiempos que corren, y las frenadas, a veces de más de 45 metros desde los 100 km/h, no transmiten precisamente confianza para rodar a buen ritmo. No hace falta añadir que sus 5,30 metros de longitud exterior no son las más adecuados para maniobrar en ciudad.

Motor diésel potente, pero, ¿para más de 3 toneladas?
Motor diésel potente, pero, ¿para más de 3 toneladas?Sven Krieger / AUTO BILD

Así que mejor metámoslo en su hábitat natural: el barro fangoso, la arena, el polvo, las piedras y los guijarros que salen despedidos a su paso. Al Ranger Raptor le gusta que se lo pongas difícil. . De hecho, Ford ha puesto especial ahínco en todos los puntos de soldadura en la estructura del bastidor, y hay una gran cantidad de refuerzos.

Cuenta con seis programas de conducción, una reductora y un bloqueo del diferencial trasero que le ayudan a escalar pendiente imposibles o le permiten dominar los tramos más resbaladizos. 

Una transmisión sorprendente, pero...

Algo asombroso: aunque solo un motor de cuatro cilindros relativamente pequeño tiene que lidiar con un tipo tan grande, lo cierto es que por pistas rueda con sorprendente relajo, y con mucha confianza. camina cómodamente por el terreno con confianza. Los 500 Nm los reparte a través de una transmisión automática de diez velocidades, por lo que hay siempre un par de engranajes adecuados para cada situación, para cada carga y para cada terreno que se pise. 

Un vehículo para 'offroad' radical
Un vehículo para 'offroad' radicalSven Krieger / AUTO BILD

El sistema automático cambia suavemente y sin problemas, en las maniobras y el arranque su respuesta es intachable. Desventaja de la elaborada caja de cambios: siempre busca el régimen más bajo posible, parece empeñada constantemente en bajarlo de revoluciones, algo que puede resultar un poco desesperante en autovías. 

Por tanto, queda claro que sus mayores fortalezas están en el campo, donde pisa con increíble aplomo y confianza, con un comportamiento robusto y estable en casi cualquier situación que se presente, incluso por superficies donde la tierra está suelta. Cuesta encontrar sus límites. 

Es justo lo que promete su estampa
Es justo lo que promete su estampaSven Krieger / AUTO BILD

La diversión se paga

Una cosa más: el Raptor no es una ganga. Hay mucha tecnología, incluida la advertencia de salida de carril y el reconocimiento de señales de tráfico, e incluso algunas concesiones al lujo (por ejemplo, un control de clima automático de dos zonas). Así que prepárate a desembolsar una cifra que se acerca peligrosamente a los 70.000 euros. 

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Todoterrenospick-up, Todocaminos

Valoración

0

En esta prueba del Ford Ranger Raptor nos ha quedado clara una cosa: se le da mucho mejor el campo que la carretera. Nos tiramos al barro, de forma literal.

Lo mejor

Capacidades offroad, equipamiento, transmisión automática.

Lo peor

Precio, consumo, capacidades en carretera limitadas.