Skip to main content

Prueba

Prueba BMW X4: llega el segundo, llega el mejor

Es la segunda generación

Es más grande y es mejor.

Esta prueba del nuevo BMW X4 puede ser dura para puristas de la marca. Por muchas razones: ya no estoy conduciendo un SUV de los de Múnich sin más, sino un SAC: Sport Activity Coupé. Un SUV coupé, para entendernos. También puede ser duro porque la unidad que he podido conducir es el X4 30i que deja de lado el seis cilindros atmosférico (ya lo llevan haciendo tiempo otros modelos como el BMW Serie 3). Y, sobre todo, puede ser duro por lo que te voy a contar a continuación.

Y es que el nuevo BMW X4 que se estrena este 2018 es un gran coche. Joachim Dunkel, jefe de proyecto del modelo, el padre de la criatura, el que ha dado el visto bueno a todos y cada uno de los aspectos del modelo, me aseguró que se habían centrado en la deportividad para diferenciarlo del nuevo BMW X3, con el que comparte bastante cosas, como el frontal con la nueva parrilla 3D. Detrás, sin embargo se diferencia más de este... y se acerca (WTF) al nuevo BMW Serie 8. ¿No te lo crees? Echa un vistazo a los pilotos.

Es la segunda generación

Volviendo a la deportividad: los ingenieros se han estrujado la cabeza para mejorar el comportamiento del BMW X4 y han encontrado la receta. Gracias al uso de aceros de alta resistencia y otros materiales ligeros, se han podido ahorrar hasta 50 kilos de peso. Además, han colocado toda la masa de manera muy equilibrada sobre los dos ejes: cuenta con un reparto de pesos del 50%. 

No está nada mal, la verdad, sobre todo teniendo en cuenta que el X4 de esta prueba ofrece una capacidad de vadeo de 500 mm y tiene una altura libre al suelo de algo más de 200. ¿Quiere eso decir que este modelo sirve para hacer campo?

Lo cierto es que no he probado el X4 2018 fuera del asfalto por muchas razones. La primera, porque creo que no, no es un coche de campo, sino de asfalto. Con su tracción integral de serie y su control de descenso claro que puedes hacerte alguna excursión por algún camino, pero estos sistemas están más pensados para ayudarte en una zona de nieve cuando vas a esquiar que a otra cosa.

El X4 de la prueba montaba llantas de 20 pulgadas en medida 245/45-275/40. Eso también te da una pista de por dónde van los tiros con este modelo. Me imagino reventando los Bridgestone Alenza en una de las pistas de Carolina del Sur, donde fui para conducir este coche, y me da la risa floja...

Prueba nuevo BMW X4: dinámico de verdad

A la hora de escoger modelo para la prueba, decido optar por el BMW X4 30i. Un 30i siempre me ha gustado, especialmente con forma de seis cilindros atmosférico, pero lo cierto es que como cuatro cilindros turbo tampoco está nada mal. Te cuento por qué.

Al pulsar el botón de arranque, el motor empieza con suavidad. En el habitáculo apenas sientes que esté en marcha, una sensación que se mantiene cuando empiezo a circular en modo Eco Pro. Todo ocurre con calma y suavidad: apenas oyes nada dentro del habitáculo y el consumo se mantiene en una cifra relativamente moderada.

Subo el ritmo y activo el modo Sport. La diferencia entre los otros modos de conducción es verdaderamente notable: los puntos de cambio se alargan, la dirección es algo más dura, la suspensión adaptativa se tensa... El motor es suave y sube de vueltas alegre, muy al estilo de los cuatro en línea. Pero lo hace tan suavemente que a veces piensas que vas más despacio de lo que en realidad vas...

Estas son las 5 diferencias del nuevo BMW X4

En general, la prueba del nuevo BMW X4 transcurrió por autopistas americanas (límite de 55-60 mph) y zonas urbanas, donde tenía pavor a pasarme una sola milla por hora y tener que darle explicaciones al sheriff del condado. Pero también pude conducir por una zona bastante revirada, con cambios de rasante, curvas de todo tipo...

Ahí descubrí un modelo muy equilibrado que va sobre raíles. Los neumáticos seguro que tienen que ver, pero también un tarado de la suspensión que elimina todo movimiento de la carrocería (hasta cierto límite, claro), el eje delantero marca el camino y el trasero, que es 30 mm más ancho que antes, sigue obediente.

Además, en el eje trasero hay un diferencial controlado electrónicamente que ayuda en los giros al igual que hace el XDS de Volkswagen, por ejemplo, u otros coches nuevos. La verdad es que no tengo ninguna queja.

Pero la al volante del BMW X4 he podido ir más allá, ya que durante un rato pude conducir también el M40d. Este modelo forma parte de la familia M Performance. Para entendernos, sería el puente entre las versiones normales y una hipotética variante de X4 M.

Aunque el más potente es el M40i, el diésel ofrece una cifra de par verdaderamente brutal, 680 Nm (y 326 CV), por lo que tengo la sensación de que estoy conduciendo un tren de mercancías: empuja a cualquier régimen y, si pisas a fondo desde parado, los primeros metros son como los de una montaña rusa: se te sube el estómago a la garganta.

El M Performance llevan frenos y específicos (opcionales en otros modelos) y una suspensión calibrada apara mejorar su rendimiento. No sé si alguien hará un track day con uno de estos, pero te aseguro que está al nivel de los mejores: este sí que vira plano, no cabecea y los frenos responden, responden y responden. El sonido que entra en el habitáculo en modo Sport es muy estudiado y atractivo, mientras que si optas por los modos de conducción Comfort o Eco Pro te da la sensación de que vas en un X4 20d.

Para terminar la prueba del nuevo BMW X4, lo mejor es echar un vistazo al interior. Antes te decía que es un SUV coupé, y eso se nota detrás, donde no es tan amplio como su hermano el BMW X3: si eres muy alto puedes rozar con el techo. Además, el maletero tiene menos altura de la que me hubiera esperado, aunque sigue siendo una caverna de nada menos que 525 litros. Desde luego, no deberías descartar este coche por estos dos pequeños inconvenientes.

Seguro que piensas en tu coche ideal: ¡utiliza nuestro recomendador de coches!

 

 

 

Hemos probado 1 versión del BMW X4

Prueba BMW X4 xDrive30d, adelantado

En esta prueba del BMW X4 xDrive30d, Enrique Trillo analiza su comportamiento, consumo, equipamiento y posicionamiento frente a la competencia SUV

Datos técnicos de

BMW X4 2014 xDrive30d

BMW X4 xDrive30d
  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    2.993 cc

  • Par motor

    560 Nm /3.000 rpm

  • Potencia

    258 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    5,8 s

  • Velocidad máxima

    234 km/h

  • Consumo oficial

    6,5/5,6/5,9 l/100km

  • Precio

    60.400

  • Garantía

    2 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de BMW X4 Todo sobre BMW X4

Lecturas recomendadas