Skip to main content

Prueba

Prueba Bentley Continental GT Convertible 2019, un W12 brutal

Bentley Continental GT Convertible
Nota

9

Cuesta 260.000 euros de entrada, el techo (en el precio) lo pone el cliente

Pocas veces tengo la suerte de probar un Bentley Continental GT Convertible 2019 como el que tengo delante. Es la tercera generación y ahora más que nunca bebe de las fuentes del grupo Volkswagen, ya que se pone al día en tecnología y asistentes a la conducción.
Pero eso lo veremos luego, lo primero es lo primero. El escultural diseño exterior de este Bentley te deja con la boca abierta, con un habitáculo de exquisita factura. ¡Y es artesanal! Está elaborado con pieles de calidad suprema y eso se nota a la vista y al tacto. 

No te pierdas: todos los coches que llegan en 2019

Me fijo en la capota. Es de lona, como no podía ser de otra forma. Se puede plegar y desplegar en tan solo 19 segundos, siempre que viajes a velocidades de hasta 50 km/h. Todo con tan solo tocar un botón. Por cierto, la capota está disponible en siete colores, incluido por primera vez un acabado en auténtico tweed.

VÍDEO: Así es el Bentley Continental GT descapotable en movimiento

Dentro, el lujo y la calidad se dan la mano con la practicidad. Se trata de un Bentley descapotable y eso supone tener que calentar un habitáculo de forma correcta para poder circular a cielo abierto incluso en invierno. El calientacuellos de nuevo diseño es ahora más cálido y silencioso, se integra a la perfección en los asientos de calefactados pudiendo ajustar el caudal de aire. 

¿Qué esconde bajo el capó?

El volante del Bentley Continental GT Convertible también va calefactado e incluso los nuevos reposabrazos se calientan, creando toda una experiencia de conducción en todos los ambientes. Frío no vas a pasar, te lo aseguro. Tampoco cuando hundas el pie derecho. A tus órdenes espera el potente motor W12 de seis litros que va asociado a una transmisión de ocho velocidades y doble embrague (consumo según ciclo WLTP: 14,0 l/100 km - CO₂ en conducción mixta: 317 g/km). 

A pesar de anunciar más de 2.400 kilos, el nuevo Continental GT Convertible pasa de 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos con una velocidad máxima de 333 km/h. Una locura de prestaciones. Seguimos... 
En tecnología, el nuevo Bentley da un paso hacia delante muy importante: ahora cuenta con un panel de instrumentos totalmente digital y una pantalla de 12,3 pulgadas giratoria en el centro del salpicadero. Ofrece la conectividad Apple CarPlay para móviles y varios sistemas de confort a bordo, como el nuevo sistema de sonido Naim con 18 altavoces de 2.200 W de potencia. Un equipo que hará las delicias de los amantes del buen sonido con sus ocho modos.

Paquetes opcionales con mucha tecnología

El privilegiado cliente podrá elegir entre dos paquetes tecnológicos opcionales: la Especificación de Ciudad para trayectos urbanos y la Especificación de Turismo para trayectos más largos. 
El primero incluye la apertura del maletero sin manos, el aviso de peatones, el reconocimiento de señales de tráfico y sistemas de frenado urbano, además de una cámara con vista superior. Por su parte, el segundo ofrece el sistema de control de crucero adaptativo con asistencia en atascos, la alerta de cambio de carril activa, un visualizador frontal HUD, visión nocturna con una cámara de infrarrojos y frenada de emergencia autónoma. ¿Quién dijo que un Bentley no puede estar a la última en tecnología? La mano de Volkswagen se nota más que nunca.

Bentley Continental GT Convertible

Además, está la opción de la Especificación de Conducción Mulliner, la cual eleva el carácter deportivo.
Es hora de ponerse al volante. Los asientos de confort de 20 posiciones me atrapan son una calidad exquisita. Pulso el botón de arranque. La orquesta de doce cilindros estalla en mis tímpanos. No esperes algo atronador. Es un Bentley, aunque por sus venas corre potencia en estado puro. El motor W12 TSI de 6 litros ha sido diseñado, desarrollado y elaborado a mano en Crewe. Firma una potencia de 635 CV y un par de 900 Nm.

Fuerza bruta bajo control

Y un cambio crucial: la transmisión de ocho velocidades y doble embrague proporciona una aceleración continua y cambios de marcha que sorprenden por su rapidez. Pero, ¿cómo trasladar al suelo semejante cifra de potencia sin que aquello acabe como el rosario de la aurora? Con un nuevo sistema de tracción total que sustituye la tradicional distribución 40/60 de la potencia entre las ruedas delanteras y las traseras. Este modelo emplea ahora una distribución del par entre las partes delantera y trasera que varía según las condiciones de conducción.
Gracias a la tecnología, el Bentley Continental GT Convertible se desliza con un aplomo tremendo. Acelero a fondo y voy subiendo marchas y la sensación al volante es la de llevar un coche más liviano. El milagro lo obra el Bentley Dynamic Ride, un avanzado sistema de control del balanceo de 48 voltios cuyo funcionamiento se basa en el control y ajuste de los actuadores eléctricos en la barra estabilizadora de cada eje. De ese modo, mejora la maniobrabilidad, así como el confort al volante, ya que crea una sensación de mayor ligereza y precisión.

Bentley Continental GT Convertible

La electrónica también me permite seleccionar tres modos distintos de conducción: el modo Comfort, el modo Bentley y el modo Sport. Cada uno adapta la suspensión, el motor, la caja de cambios y otros sistemas del chasis. 

No es un deportivo, pero vuela a ras de suelo

Curva tras curvas me doy cuenta de que todo esto funciona a la perfección, y solo si avivo demasiado el ritmo aparece un subviraje poco deseado. Pero es que, al fin y al cabo, el nuevo Continental GT Convertible no es un deportivo, por mucho que tenga más de 600 CV. 
Para poder ofrecer este comportamiento tan dinámico, cuenta una carrocería más rígida y ligera que la de su predecesor. La mejora es de un 5 % en la rigidez torsional y la reducción del 20 % en el peso estructural.

Bentley Continental GT Convertible

Lo que más me está sorprendiendo de esta prueba del Continental GT descapotable es la capacidad que tiene para frenar: el sistema de frenado es el más potente con el que se haya equipado a un Bentley hasta el momento, y consta de nada menos que 28 pistones. Los discos de freno delanteros miden 420 mm y se componen de dos piezas que emplean un anillo de fricción de fundición y una campana de montaje de aluminio. Las pinzas frontales cuentan con diez pistones cada una, mientras que las traseras tienen cuatro pistones cada una que se agarran a los discos de 380 mm de una pieza. 
¿Y los zapatos? Apunta unos neumáticos Pirelli P Zero, los cuales introducen, como novedad, un tamaño diferente en el eje delantero que en el trasero. 

Bentley Continental GT Convertible

Toca relajarse, después de estar poniendo a prueba al Bentley Continental GT Convertible 2019. La conclusión es clara: es el mejor Bentley que he probado nunca, no solo por su motor y su capacidad para ir rápido. Es también por su tecnología, asistentes a la conducción y sobre todo por la exclusividad de poder rodar con 260.000 euros a cielo despierto y pasártelo en grande.

Conclusión

Lo mejor

Lujo, prestaciones, motor W12, exclusividad, equipmiento

Lo peor

Ruido aerodinámico a alta velocidad, acceso a la fila trasera

Y además