Skip to main content

Práctico

Skoda Superb, ¿mejor diésel o gasolina?

Skoda Superb
Si estás buscando una berlina de grandes dimensiones por un precio lógico, el Skoda Superb debe aparecer entre tus favoritos. Parte de la plataforma MQB de Volkswagen, lo que es garantía de calidad, ofrece espacio a raudales y tiene una gama mecánica variada. Eso sí, ¿mejor elegir un diésel o un gasolina?

Así es el Skoda Superb en movimiento

VIDEO

VÍDEO: el nuevo Skoda Superb en movimiento

Es cierto que cada vez se venden menos berlinas por la moda existente con los SUV, pero cuando un ve coches como el Skoda Superb no lo entiende. Si lo que se busca es espacio para toda la familia, pocos coches hay en el mercado que ganen al checo, y menos por el precio desde el que se puede conseguir, que con descuentos y demás se puede ir hasta los 22.450 euros en el momento de escribir estas líneas. A cambio tendremos un vehículo de 4,83 metros de largo -4,85 en el caso del Combi, el familiar- y con una distancia entre ejes de 2,8 litros.

No te pierdas: Probamos el Skoda Superb con motor diésel de 150 CV

El espacio disponible en el habitáculo es impresionante, casi tanto como la capacidad de carga que ofrece. En el caso de la variante berlina partimos de 625 litros, mientras que en la familiar esta cifra se va hasta los 660. Y no solo eso, sino que los niveles de calidad y acabados no tienen nada que envidiar a los de otras marcas rivales que quizás tengan más nombre.

Queda claro por tanto que el Skoda Superb es una muy buena compra. Sin embargo, cuando llegamos a elegir una opción de entre toda su gama mecánica nos encontramos con tal cantidad de opciones que podemos llegar a vernos abrumados. En gasolina tenemos tres motores TSI, comenzando por un 1.4 de 150 CV. Por encima se sitúa el 1.8 de 180 CV, mientras que el tope de gama, reservado para el acabado más deportivo de la berlina checa, es el 2.0 de 280 CV. Entre los motores de gasóleo encontramos el 1.6 de 120 CV para empezar, seguido de sendas versiones del 2.0 TDI que tan buenos réditos le ha dado al grupo alemán. La primera tiene 150 CV y la segunda 190.

Skoda Superb ¿diésel o gasolina?

No vamos a entrar hoy en detalles acerca de transmisiones, pues todos ellos puede equipar caja de cambios automática de doble embrague como opción -siempre recomendable en un vehículo de este tipo- y prácticamente todos -se 'libra' el menos potente de los diésel- permiten un sistema de tracción a las cuatro ruedas -ahí ya depende del uso que cada uno le quiera dar al coche-, pero sí que podemos recomendar el motor a elegir.

A pesar de la demonización que está sufriendo el diésel últimamente, entendemos que adquirir una berlina se hace para completar viajes de largo recorrido principalmente. Si a eso le unimos las buenas cifras de consumo que ofrecen los motores de gasóleo del Skoda Superb queda claro que tenemos que decantarnos por ellos. Eso sí, personalmente siempre seleccionaría una de las dos versiones del motor 2.0 TDI, ya que el 1.6 de 120 CV puede quedarse algo justo en determinadas situaciones. Eso significa desembolsar un mínimo de 29.510 euros, cuando la versión de acceso de la berlina checa son 27.410 -la cifra de antes es con descuentos y demás, mientras que ésta es sin ellos-

Solamente habría una excepción en la que un servidor elegiría un motor de gasolina para el Skoda Superb. Si además de una berlina espaciosa con la que viajar a cuerpo de rey queremos tener opciones de sentir emociones fuertes, el propulsor elegido debe ser el 2.0 TSI de 280 CV. Pero claro, éste vendrá asociado al acabado más deportivo y todos los extras que te puedes imaginar, con lo que su precio ya es algo más serio, concretamente desde 44.090 euros.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además