Skip to main content

Práctico

Motor

Así será el carsharing durante la era del coronavirus

Así se usarán los coches compartidos en la era del coronavirus

Para saber cómo será el carsharing en la era del coronavirus solo hay que echar un vistazo a las ciudades que van recuperado su normalidad tras la primera oleada de la pandemia. En Wuhan, por ejemplo, el transporte público fue una de las primeras actividades que se suspendió, el 23 de enero, como medida de contención de los contagios y fue, el 9 de abril, de las primeras en volver a la actividad. 

Sin embargo, el transporte público de Wuhan no ha alcanzado sus cifras de 2019 y, en todos los lugares en los que el coronavirus ha impactado, el uso de este modo ha caído por debajo del 50% -en España, el 95%- y son varios los estudios que indican que no se recuperará, con una reducción promedio del 20%. Así, el coche particular y el coche compartido, en la era del coronavirus, deberán ser parte de la solución. 

Todos los expertos alertan de que el sistema público de transporte de las ciudades será una de las víctimas del COVID-19, bien porque el negocio será mucho menos sostenible con una ocupación baja obligatoria para mantener la distancia social, bien porque los propios usuarios con la capacidad de hacerlo optarán por otras alternativas ante el miedo al contagio. 

Usar un carsharing durante la pandemia no será tan limpio como tu coche privado, pero puede ser mucho menos arriesgado de cara a un contagio que meterte en el metro o en el autobús, así que el coche compartido puede tener un impulso a consecuencia del COVID-19”, reconoce José París, un diseñador y consultor que ha trabajado para Ford y GM. 

Te interesa Zity o Emov, ¿Cuál es más barato?

La consultora Markets and Markets ya ha evaluado las posibilidades del carsharing post COVID-19 y, tras la caída de este 2020, augura que la recuperación en 2021 llevará el negocio del coche compartido a los niveles que se esperaban antes de la crisis. Es decir, esta será una de las pocas recuperaciones en forma de V. 

¿Podrá el carsharing absorber a los usuarios de baja del transporte público?

Como queda evidente tras echar un vistazo al gráfico de abajo, el carsharing de la era post-covid no podrá absorber en España a todos los usuarios frecuentes que perderán autobuses, trenes y metros, ya que su peso actual es del 3%, frente al 34% del sistema público. 

Infografía: Los medios de transporte más usados en España | Statista Más infografías en Statista


"El carsharing no es una solución a los problemas de una ciudad, sino un complemento a todas las que hay y solo es realmente útil cuando hay una red de transporte público muy buena", reconoce Javier Mateos, CEO de Zity. A su empresa, el parón del coronavirus le ha pillado digamos que bastante mal. Tras el repliegue de Share Now (BMW y Mercedes) de EEUU, Zity sin embargo estaba a punto de lanzar en París su servicio.

Desde hace algo más de un mes, sus Renault Zoe se prestan en París a los sanitarios para que puedan desplazarse de casa al hospital. Dado que su personal se encarga de recoger, recargar y desinfectar los coches, la experiencia les está sirviendo de cara a su futura vuelta a la actividad. 


Así se usarán los coches compartidos en la era del coronavirus

Al igual que Emov y Car2Go, Zity mantiene hibernado su servicio de carsharing por el coronavirus, pero se prepara para retomarlo. Car2Go llegó a establecer en marzo la limpieza cada tres usos de los coches como medidas de prevención ante el coronavirus en el coche compartido. Sin embargo, ante una media de 7-8 euros por viaje y con un coste de 20 euros por desinfección, los gastos hacían insostenible mantener el servicio y todos lo habían cancelado para el 1 de abril. 

Eso sí, cuando el coche compartido regrese, y aunque no sea rival del autobús, contará con más ventajas que nunca sobre el transporte público. Hay que asimilar que, el regreso paulatino a la normalidad, no será el final de la pandemia, una situación se prolongará meses. En este tiempo, será frecuente ver controles de temperatura en las estaciones y donde no exista, deberá implementarse un sistema de pago sin contacto para los pasajeros. 

Te interesa 7 despistes que te saldrán caros en un coche compartido

Sin embargo, todo esto el coche compartido ya lo tiene resuelto porque se paga a través de una app y las normas de para su utilización serán las mismas que para el automóvil particular. Con una media de uso por vehículo en Madrid de ocho viajes al día, parece obvio que el riesgo de contagio en un vehículo de carsharing siempre será menor que en el metro o en el autobús, por vacíos que estén en ese momento. 

Y en cuanto a las normas de uso del coche compartido durante el coronavirus, estas serán prácticamente las mismas que para el vehículo particular:

  • Evitar desplazamientos innecesarios a toda costa.
  • No usar el coche compartido (ni salir de casa) si tienes fiebre o no te encuentras bien.
  • No viajar con más de una persona con la que no compartas domicilio
  • El uso de mascarillas en el coche compartido será obligatorio, al tratarse de un sistema de transporte público
  • En caso de viajar con personas que vivan contigo, se podrán ocupar todas las plazas del coche
  • El uso de guantes es recomendable
  • La higienización de los coches se llevará a cabo por personal formado específicamente y provistos de equipos de protección individual 

Y además

Más de Coronavirus: así afecta al motor