Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

¿Sabes lo que son los sistemas de seguridad pasiva?

Cómo colocar el cinturón de seguridad

Les puedes deber la vida.

La seguridad es uno de los puntos más importantes de cualquier automóvil, además de ser uno de los aspectos que más han evolucionado en su historia. Son numerosos los elementos con los que cuenta un vehículo para proteger a sus ocupantes, pero estos son de muchos tipos. ¿Sabes lo que son los sistemas de seguridad pasiva?

VÍDEO: ¡Apunta! Así aumenta la eficacia del cinturón de seguridad

Al contrario que los sistemas de seguridad activa, cuya función es preventiva, intentando evitar que se produzca el accidente y en cuyo grupo se pueden incluir los frenos, la suspensión, etc; los de seguridad pasiva son sistemas reactivos que entran en acción una vez ha tenido lugar el impacto y buscan minimizar en la mayor medida de lo posible los daños que vayan a recibir los ocupantes del coche.

La lista de sistemas de seguridad pasiva es muy larga y muchos de los elementos que la forman son de sobra conocidos, pero hay otros que no lo son tanto. Conozcámoslos en profundidad.

Cinturón de seguridad

Los más jóvenes los darán por hecho, pero quienes tengan más años recordarán los tiempos en los que no era necesario usarlos (antes de 1992). Se inventaron a mediados del siglo pasado y fue Volvo la primera marca que los montó en un vehículo de producción. Casi invariados desde su nacimiento, cuentan con tres puntos de anclaje y las últimas innovaciones han pasado por incluir airbags internos.

Airbag

Un elemento habitual que es relativamente nuevo, puesto que hasta 1981 no se montó en un coche de producción. Fue Mercedes quien lo patentó 10 años antes, con un sistema por el que una bolsa de aire se infla en milisegundos tras un accidente haciendo que el cuerpo de los ocupantes choque contra una superficie blanda en lugar de contra la estructura del coche. Hay de cabeza, de cortina, de rodilla…

Así influye el envejecimiento de un coche en la seguridad

Reposacabezas

Algo básico que no siempre estuvo allí, el reposacabezas se antoja clave a la hora de evitar latigazos cervicales en caso de coches frontales o traseros. Lógicamente, un buen ajuste maximiza su eficiencia.

Sistemas de retención infantil

Los cinturones de seguridad son válidos para adultos, pero pierden eficacia en caso de niños pequeños, de tamaño y peso mucho menor. Para ellos es necesario emplear un sistema de retención infantil adecuados a sus condiciones (se dividen en tres grupos) y mejoras como los anclajes ISOFIX aumentan todavía más sus seguridad.

Cristales

Seguramente nadie piense en los vidrios del coche a la hora de hablar de los sistemas de seguridad pasiva, pero son muy importantes. Originalmente no tenían ningún tratamiento especial, por lo que se astillaban y saltaban en pedazos con facilidad, dañando a los ocupantes. Hoy en día el parabrisas tiene que ser laminado y el resto bien laminados o templados.

Chasis y carrocería

El desarrollo de la estructura del vehículo ha avanzado muchísimo, creando zonas deformables que absorban la mayor parte de la fuerza del impacto reduciendo así los daños para los ocupantes.

Los 10 coches más peligrosos de conducir

Lecturas recomendadas