Skip to main content

Práctico

Motor

Land Rover Freelander: ¿a qué precio están las mejores unidades de segunda mano?

Land Rover Freelander

¿Quieres un todoterreno y necesitas ajustar al máximo tu dinero? ¿O tienes un presupuesto determinado y lo que buscas es un coche que no sea aburrido? Se está buscando mucho este, y es normal que que te lo preguntes tú también. El Land Rover Freelander... ¿a qué precio están las mejores unidades de segunda mano? Por cierto, no lo intentes comparar con uno nuevo, porque ya no se vende. 

En la vida hay mucho más que restricciones anticontaminación, vida urbanita en las grandes ciudades y un sólo coche eficiente o de alquiler. Menos mal que sigue existiendo una buena oferta de máquinas capaces de ofrecerte otras cosas nuevas y de segunda mano que siguen continúan siendo divertidas y para todo tipo de bolsillos. Y si lo piensas, para mucha gente, "un Land Rover" es un genérico para cualquier modelo con las ruedas grandes que se pueda meter por el campo. ¿Por qué? Pues porque la marca británica lleva más de 70 años haciendo verdaderas creaciones polivalentes. Y si miras hoy su catálogo, te darás cuenta que hasta el más refinado de sus modelos tiene muchas cualidades para que no desaparezcan nunca ciertas posibilidades offroad

VÍDEO: Land Rover Defender 2020, PRUEBA a FONDO

Sin embargo, es curioso porque el Land Rover Freelander original nació en 1997 bastante adelantado para su época, ya que es el primero que se quería alejar un poco del ADN de su familia y, sin embargo, lo hacía en un momento en el que los SUV de este tipo estaban muy lejos de estar de moda y desbancar a los todopoderosos monovolúmenes. Y ahora que están tan en auge, algunos lo echamos de menos, pese a que es cierto que en la actualidad sus valores se materializan en otros modelos del fabricante.  

Sea como fuere, este todocamino utilitario y deportivo tenía un aspecto que hoy sigue siendo muy resultón, pero que carecía de bloqueo en el diferencial o reductora en la caja de cambios. Pero eso sí, su tracción 4x4 permanente lo hacía apetecible entonces y ahora, tanto en su carrocería de cinco puertas como en la de tres, que era algo menos práctica para escapar en familia, pero que tenía mucha más personalidad -y a algunos nos sigue encantando-, con esa ventana triangular en el lateral y un portón bicolor con la tercera luz de freno sobresaliendo por encima de la rueda de repuesto.

Hoy, esta generación no está precisamente tirada de precio, pese a haber sido sustituida por la siguiente en 2007. El primer Freelander lo puedes encontrar desde los 4.500 a los 6.000 euros en un estado bastante aceptable, si bien habrá que hacer una inspección a conciencia de los elementos de desgaste propios de estos vehículos.

Land Rover Freelander

Por combustibles, siempre salió más a cuenta el diésel, debido a que en su momento sí que estaba pensado para huir de la ciudad, más que para usarse a diario como SUV en distancias cortas. Pero dada la mala -y casi siempre injustificada- fama que tiene ahora cualquier cosa que huela a gasóleo, que los Freelander de los 90 ya acumulan muchos kilómetros y que al no tener etiquetas ambientales es raro que te lo plantees para la urbe y alrededores, el tema puede traducirse en unidades diésel a muy buen precio. Es más, mira antes las mecánicas de 2 litros diésel que las 1.8 gasolina (aunque los 136 CV de estas últimas son razonables si conduces con tiento) y trata de olvidarte del gastón bloque V6 2,5 l de 174 CV, aunque empuje mejor.  

Segunda generación, desde 6.500 euros

En segundo lugar, ya que estás no descartes saltar a una generación siguiente, porque a lo mejor te merece la pena pagar el sobreprecio que supone una línea aún más actual y todos los avances en habitabilidad, motorizaciones, confort, ecología y seguridad (poco a poco, también la conectividad) que desde 2007 fue incorporando el Land Rover Freelander 2. Y si te fijas, en las unidades más antiguas del Freelander 2, el salto puede ser de ¡sólo 500 o 1.000 euros!

Land Rover Freelander

No hay color, claro, aunque no es raro que estos partan desde los 6.500-7.000 euros y te dé mucha más pena meterlos por el campo, aunque sean aún más capaces, entre otras cosas, si montan el sistema de gestión electrónica 'All Terrain Control' de respuesta del motor, suspensiones, etc.

Pegatinas DGT: todo sobre las etiquetas medioambientales

Y como ya no tienes que preocuparte a corto plazo por conducir un coche tan antiguo fuera de los núcleos urbanos por no tener pegatina, pues aquí no es tan descabellado tener más en cuenta los bloques de gasolina, como los 2.0 de 240 CV, aunque el exceso de potencia también parece algo poco razonable para un uso así, así que nunca pierdas de vista los diésel de 150 y 190 CV

Así que, como ves, oferta hay, aunque no es tan variadísima como de los modelos más generalistas, si bien en aquella época tampoco había tantos SUV tan bonitos, capaces, polivalentes... y con semejantes acabados premium. como el del Land Rover Freelander, del que te hemos tratado de contar a qué precio están las mejores unidades de segunda mano. ¡Buena caza y mejor disfrute!

Todo sobre Land Rover

Versiones de Land Rover Freelander 2

Y además