Skip to main content

Práctico

Motor

Hyundai Tucson o Toyota RAV4 de segunda mano, ¿cuál es más recomendable?

Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
No son tan parecidos como parecen por su (buena) fama.

Pueden parecer tan similares y tan diferentes... Honestamente, ya te adelanto que ni Hyundai ni Toyota han inventado la rueda, pero en cuestiones de todoterrenos puros, los japoneses llevaban algo de ventaja. Pero ¿eso quiere decir que sepamos ya entre el Hyundai Tucson o Toyota RAV4 de segunda mano cuál es más recomendable?

Buscador: coches de segunda mano

Ni muchísimo menos. Hay que empezar señalando que si eres de los que piensa en Hyundai como una marca básica que hace unos cochecitos simpáticos como el Accent o el Matrix y que el cuñado del primo de tu vecino dice que no ha pisado nunca el taller (lo cual no dudamos), pues te has quedado un pelín desactualizado. Y te habrás perdido todas las bondades del Hyundai Tucson, que tampoco es ya una joven promesa. ¡Ni el Toyota RAV4!

 

Porque en los últimos 15-20 años, la firma coreana no ha dejado de crecer en gama, tecnología y equipamiento con una de las mejores relaciones calidad-precio del mercado. Y claro, pues tampoco son nuevos en meterse en el segmento de los SUV. Tiene un modelo híbrido, pero no con dos mecánicas que se vayan combinando, sino que es una hibridación con sistema eléctrico de 48 V. 

Así funciona el Hyundai Tucson híbrido: así funciona el sistema Mild Hybrid

Toyota, por su parte, ya decíamos que era toda una referencia mundial en los todoterrenos de toda clase y condición, pero que desde los años 80 hasta ahora ha ido ampliando gama 'hacia abajo' (si me permites la expresión), hasta cubrir los todocaminos ligeros y los crossover. 

Curiosamente, si uno echa un vistazo al primer Toyota RAV4, por dimensiones ligereza y concepto, comprueba que podría encajar perfectamente en lo que hoy llamamos 'crossover' (B-SUV), aunque con unas cualidades camperas innegables.  

Modelos actuales

Hoy, el Hyundai Tucson y el Toyota RAV4 ofrecen un tamaño bastante similar y están cebados de posibilidades en cuanto a conectividad e infoentretenimiento. Y los dos, aunque no tengamos todavía datos fiables de cómo resisten los años, porque es pronto, están gozando de buena fama. 

Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano

Lo que sí nos aventuramos a predecir es que, tal y como va el mercado de la automoción, con una tendencia clara a la eficiencia y los sistemas de propulsión 'alternativos', a buen seguro que la mecánica híbrida del RAV4 'de verdad' (y, también, como su rival, la etiqueta ECO de la DGT que eso supone) va cotizarse al alza a medida que pase el tiempo. Y hasta ahora, la fiabilidad de los Toyota híbridos está fuera de duda. 

Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano

Es por eso que si el Toyota es tuyo y quieres venderlo de segunda mano, pues esta buena reputación será un punto a tu favor. Por contra, si eres el comprador potencial, lo más probable es que encuentres un Hyundai equivalente a mejor precio, dentro de la 'lotería' que siempre es el mercado de coches de segunda mano.    

¿Y los anteriores? 

Aquí empieza lo bueno, en base a los datos y opiniones recopilados desde hace tiempo por la redacción de AUTO BILD, para contestar a la gran pregunta entre el Hyundai Tucson o Toyota RAV4 de segunda mano: ¿cuál es más recomendable?

Hyundai Tucson 

Pues bien. Cuando tuvimos en nuestra redacción el Hyundai Tucson 2.0 CrDi automático del año 2014 (unos 15.100 euros), ya detectamos esto: 

El motor diésel funciona de manera muy armoniosa, está bastante bien aislado y, por lo tanto, se adapta perfectamente al Tucson, un vehículo con una configuración confortable.

Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano

Lo que los compradores deben saber: la afinada caja automática (seis relaciones y ocho desde mediados de 2018) sólo está disponible en el diésel de dos litros. Los motores diésel y de gasolina más pequeños tienen opcionalmente una transmisión de doble embrague con siete marchas, bastante más tosca. El cambio manual es definitivamente la mejor alternativa. Algunos propietarios se han quejado de averías en esta transmisión, pero incluso ahora, estos casos puntuales están protegidos por el largo período de garantía.

Resulta molesto, sin embargo, cuando la reparación se demora más de lo esperado debido a que los repuestos necesarios no están disponibles, a veces.

El Hyundai Tucson de segunda mano es un coche usado y una recomendación más que clara como vehículo usado. Además de la buena calidad, la garantía de fábrica superior a la media (cinco años, sin límite de kilometraje) supone, eso sí, que su nivel de precios se mantiene relativamente alto.

Toyota RAV4

En este caso, tuvimos entre manos una unidad del Toyota RAV4 2.2 D-4D de 2015. Calculamos una cotiación de unos 13.100 euros.

Era el inicio de la oleada SUV que vendría después, pero, con todo, el RAV4 ha ido evo- lucionando a contracorriente. Y es que en vez de aprovechar su condi- ción de pionero, cada generación ha sido más discreta e insignificante. La cuarta, presentada en 2013, ya nació a la sombra del Tiguan, el Kuga, el Qashqai y compañía, y se volvió un coche de nicho.
Una sensación que no hace sino consolidarse cuando me pongo en marcha. Al gruñón motor diésel de 150 CV, uno de los topes de gama, le cuesta mover los 1.605 kg y man- tener el empuje. Su chasis, tan torpe como duro, no ayuda nada a asegurar el confort a bordo.

Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano
Hyundai Tucson vs Toyota RAV4 de segunda mano

Toyota ha querido subirse al carro de los grandes fabricantes en Europa. ¿Y lo van a lograr descuidando de forma tan continuada su exitoso modelo de acceso a un segmento que está más de moda que nunca? La respuesta: sí y no.

Veamos. Junto a este diseño tan, digamos, sui generis, las anticuadas sensaciones de conducción y las discretas cifras de ventas, la cuarta generación del RAV4 tiene otra cara que mostrar: en nuestros datos de fiabilidad de AUTO BILD, siempre es el mejor de su categoría.

Además de unos frenos que se desgastan con relativa rapidez y un sistema de escape cuya solidez no pasa de la media, el japonés se mantiene im- pávido con el paso del tiempo.

El 2.0 D-4D, que desde febrero de 2016 cumple con la Euro 6, pertenece junto a la variante híbrida al grupo de mecánicas recomendables. El 2.0, algo perezoso y no muy ahorrador, sólo es para quienes no hagan muchos kilómetros al año.
Tampoco se puede negar que el RAV4 tiene sus fans, que permanecen fieles a este modelo, lo que se nota en unos precios que se mantienen altos. Y es que aquí se cumple aquello de que la verdadera belleza está siempre en el interior.

El la buena calidad, la garantía de fábrica superior a la media (cinco años, sin límite de kilometraje) supone, eso sí, que su nivel de precios se mantiene relativamente alto.

En síntesis, hubo una vez en la que el Toyota RAV4 estuvo de moda, pero hoy es casi un coche de culto para entendidos. Quien es capaz de sentirse a gusto con una dinámica de conducción un tanto desfasada y con una estética especial consigue un compañero de viaje fiel para muchos años.

Todo sobre Toyota

Y además

Más de Coches híbridos