Skip to main content

Práctico

Motor

Cómo cambiar una bombilla del faro

Cómo cambiar la bombilla del faro
Todo lo que tienes que saber para sustituir una lámpara halógena de un coche.

Todavía hay muchos coches, nuevos y usados, que montan lámparas halógenas  en vez de otros sistemas más sofisticados. Por eso, en este práctico, te enseñamos cómo cambiar una bombilla del faro de tu vehículo, para que puedas tener siempre a punto la iluminación frontal -que es clave para la seguridad- y ahorrar dinero en el taller. 

Aprende con AUTO BILD: todos los consejos para tu coche

Es curioso, porque con los años, la sustitución de una bombilla se ha ido complicando en ciertos vehículos de un modo increíble. En primer lugar, por cuestiones de diseño, a veces el acceso al faro como tal no era posible sin desmontar otros elementos externos e internos. 

Pero es que además, existen coches en que no es nada sencillo introducir las manos en el lugar adecuado para retirar la bombilla fundida. 

Y por último y aún más importante: los avances tecnológicos en materia de iluminación han hecho que el conductor ya no pueda plantearse siquiera cambiar una bombilla como tal, sencillamente, porque estas han sido reemplazadas por sofisticados sistemas basados en el xenón, el LED, el láser... o una combinación de ellos. 

Luces de LED o xenón: ¿qué ilumina más?

Por ello, ya no es obligatorio llevar en todos los coches un juego de lámparas de recambio, como sí lo era hasta hace muy pocos años. Además, entre esos problemas 'modernos' y que casi todo el mundo se desplaza con un teléfono móvil con el que llamar al servicio de asistencia en carretera en caso de necesidad.

Ventajas de los faros convencionales

Desde que en los años 80 se generalizaron las luces halógenas en detrimento de las viejas lámparas incandescentes, se puede decir que la capacidad lumínica de estas bombillas es perfectamente óptima. Además, la las ópticas transparentes también han contribuido a ello.  

Esta tecnología resulta más asequible y cualquier problema -bombilla fundida por el uso o por colisión- resulta mucho más económico de reparar. 

Cómo cambiar la bombilla del faro

Además del dinero que te gastes, tampoco debes olvidar los beneficios para la seguridad, puesto que será más fácil salir del paso por ti mismo si de pronto, en un trayecto de madrugada, sin asistencia cerca, tu coche se queda 'tuerto' o 'ciego'. Y es por eso que este práctico puede resultarte especialmente útil. ¿Cómo cambiar una bombilla del faro?   

Identifica el modelo que te haga falta

No hay demasiadas variantes, pero no es lo mismo que la bombilla que se te haya fundido sea la de posición -generalmente, más pequeñas y con filamento incandescente convencional, si no son de LED-, de cruce/corto alcance o de largo alcance/carretera

Cómo cambiar la bombilla del faro

En este caso, la nuestra es una halógena del segundo tipo (cruce): H4, 12 V, 60-55 W, 3 euros.

Cógela de la guantera

Sea obligatorio o no, siempre es mejor tener cualquier recambio en el coche que puedas colocar tú mismo. Y una bombilla halógena es un ejemplo ideal. Guarda un juego en la guantera y no la saques de su protección hasta que la necesites. 

Qué documentos debes llevar en la guantera

Dicen que cuando se sustituye una lámpara, conviene hacerlo en los dos lados del vehículo, para que no haya diferencias lumínicas entre un faro o un piloto y el del otro lado. Esto es cierto, pero a la hora de llevar recambios encima, nosotros te recomendamos tener sólo uno a mano(por cuestiones de espacio). Y cuando tengas que colocarlo, si acaso, comprar otro para poner el que tenías en ese momento de emergencia y luego, tranquilamente, los dos. 

Abre el capó

En un lugar seguro y adecuado (si es en la vía pública por emergencia, usa el chaleco reflectante y los triángulos reglamentarios), detén el vehículo, corta el contacto y abre el capó.  

Retira la tapa protectora

Mete despacio las manos en el hueco, sin cortarte con otros elementos o tocar los bornes de la batería, y, si te caben y de verdad puedes alcanzarla (pide ayuda a alguien, si es necesario), retira la tapa protectora.

Cómo cambiar la bombilla del faro

En este caso, es de goma y va a presión, pero hay modelos en los que es de plástico y se fija a rosca o mediante pestañas. 

Comprueba la conexión

Antes de empezar a desmontar nada, presiona suavemente las clemas para cerciorarte de que la luz está realmente fundida y no es una cuestión de que haya un mal contacto fruto de las vibraciones del coche o de que se haya colado la suciedad en las conexiones. 

Extrae el casquillo 

Sin forzar nada, con toda la suavidad que puedas y sin hacer fuerza sobre el cristal de la bombilla (mejor, sobre el casquillo), extrae el conjunto casquillo-bombilla sin tirar de los cables

Cómo cambiar la bombilla del faro

Aquí se hace con un cuarto de vuelta y tirando hacia atrás. Lo suyo es que en el libro de mantenimiento o en los foros de Internet, hayas mirado cómo encajan exactamente en tu coche y te hayas familiarizado un poco con todo lo demás. ¡Pero siempre hay una primera vez!  

Desconéctala

De nuevo con movimientos cortos y poco a poco, desconéctala del casquillo sin dañar los cables. Aquí la bombilla encaja a presión y, como ves, estaba fundida.

Cómo cambiar la bombilla del faro

Guárdala en un lugar protegido de golpes para tirarla otro día en un punto limpio (después de usarla para localizar los recambios correctos). 

Coloca la bombilla nueva

Ahora es el momento de abrir la caja de la nueva y, sin tocar el cristal, enchufarla en el casquillo.

Cómo cambiar la bombilla del faro

Antes de proceder a su montaje, comprueba que funciona dándole al contacto y encendiendo las luces. 

Vuelve a ponerlo todo en su sitio

Es el momento de apagar las luces y el contacto y volver a encajar el casquillo con la bombilla en la óptica del faro. No te extrañe que esta operación sea la que más tiempo te lleve, porque el espacio de trabajo es reducido y hay que atinar en el hueco adecuado. ¡No pierdas la paciencia, que más vale maña que fuerza!

Cómo cambiar la bombilla del faro

Una vez colocado, vuelve a comprobar que luce antes de volver a colocar la tapa protectora aislante. Cierra con cuidado la tapa del capó y ¡LISTO!

 

 

 

 

Y además