Skip to main content

Práctico

Motos

Cómo arrancar tu moto después del confinamiento para evitar averías

como-arrancar moto-despues-confinamiento-evitar-averias
Nuestras máquinas llevan demasiado tiempo paradas. ¿Cómo arrancar tu moto después del confinamiento para evitar averías? Algunos consejos prácticos.

Nuestras queridas motos, esas que son responsables de nuestro entretenimiento cuando el sol brilla y la carretera acompaña, llevan demasiado tiempo paradas a causa del confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus. Poco a poco, la luz parece iluminar el final del túnel y la desescalada para volver a una “nueva normalidad” se aproxima, por lo que quizás sea el momento de ir pensando en desempolvar nuestras motos. Pero, ¿cómo arrancar tu moto después del confinamiento para evitar averías?

No te pierdas: ¿Pueden ir dos personas en moto en el Estado de Alarma?

Tras un largo periodo parada, debes tener en cuenta una serie de consejos a seguir para volver a ponerla en marcha y disfrutar de nuevo. Debes contemplar algunos aspectos de la motocicleta y sus partes mecánicas para que la vuelta a la actividad se realice sin que tengamos ningún tipo de problema, ya sea en ese momento o quizás tras un primer uso. Estos son los principales puntos que debes tener en cuenta y revisar.

Cómo arrancar tu moto después del confinamiento para evitar averías

Batería

Sí, lo primero es precisamente poder ponerla en marcha, y es muy posible que la batería se haya descargado si no hemos tenido la precaución de desconectar los bornes. Para que vuelva a la vida, lo suyo es realizar una carga en profundidad con un cargador adecuado. O mejor desmontar la batería y realizar el ciclo completo de recarga durante 24 horas con un cargador que permitirá su recarga al cien por cien. Después la conectamos de nuevo, si bien antes conviene limpiar los bornes y conexiones, aplicando un gel protector. Es recomendable también aplicar pasta dieléctrica en todos los conectores para evitar posibles falsos contactos.

Neumáticos

Al no dejar la moto en alto, sin apoyar en el suelo sobre un caballete, los neumáticos habrán perdido presión. Comprobaremos su estado para inflarlos a la presión recomendada por el fabricante. Si no tenemos un compresor y un manómetro habrá, por lo menos, que agenciarse una bomba de hinchar para dar presión y acercarnos a la gasolinera más próxima. También habrá que aprovechar para verificar el estado de las cubiertas, que no haya deformaciones. Y ya de paso el desgaste de las pastillas de freno, y sustituir el líquido del circuito si han pasado más de dos años.

Motor y transmisión

En la mayoría de los casos no se habrá engrasado la cadena de transmisión antes del inesperado parón. Por ello conviene comprar desoxidante y aceite específico y echárselo (mejor en spray) antes de arrancarla.

Con la moto parada, el aceite del motor también se degrada al mezclarse con los residuos que quedan de la combustión y al absorber la humedad ambiental, perdiendo propiedades. Además, éste se escurre hacia el fondo del cárter, lo que deja secos los cilindros y los segmentos de los pistones, pudiendo generar óxido, con lo que pueden incluso pegarse. Por ello es recomendable realizar el cambio de aceite y su filtro.

Pero si la vamos a arrancar directamente, un truco antes de hacerlo es desmontar las bujías y pulverizar un poco de aceite de motor por la abertura de la culata y procurar girar la rueda para que el pistón suba y baje despacio.

Otros consejos 

  • La gasolina del depósito habrá perdido propiedades si no la hemos mezclado con un estabilizador en previsión del parón. Por ello conviene cambiarla por combustible nuevo, sustituyéndolo o llenando el depósito si estaba bastante vacío.
  • Para rematar la faena, es aconsejable lubricar los puntos móviles (manetas, reposapiés...).
  • Además, tendrá una ligera capa de suciedad, por lo que no la vendrá mal un poco de agua y jabón desengrasante neutro, para dejarla totalmente lista.

Y además