Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Cómo adelantar de forma correcta en carretera

Cómo adelantar carretera

Es muy importante saber cómo adelantar de forma correcta en carretera para garantizar una maniobra que no ponga en riesgo tu seguridad o la de los demás.

Saber cómo adelantar de forma correcta en carretera es algo que debemos tener muy claro antes de realizar una maniobra tan compleja y peligrosa. Se requiere de precisión, anticipación y conocer tu coche y el entorno para evitar poner en riesgo tu integridad y la del resto de usuarios de la vía pública. En este práctico vamos a conocer algunos aspectos que debes tener en cuenta para realizar un correcto adelantamiento.

No te pierdas: Cómo adelantar a un ciclista: todo lo que has de saber

Y es que circular por una carretera convencional de doble sentido conlleva que siempre encontraremos un vehículo más lento, bien un camión, un tractor u otro coche que no se mantiene tan cerca del límite de velocidad legal de la vía. Si llega el momento de proceder a adelantar, debemos tener en cuenta algunos aspectos vitales que contribuirán a que todo salga con el mejor resultado posible.

Vídeo: hay adelantamientos que ponen los pelos de punta:

Anticipación, la mayor de las precauciones

Anticiparse es lo primordial si quieres aprender cómo adelantar correctamente. Debes conocer todos los factores que te rodean, ya sea el coche que te precede, tu propio vehículo, el entorno, el estado de la vía y la climatología. La precaución es vital a la hora de realizar un adelantamiento efectivo y seguro. Debes tener en cuenta una serie de aspectos:

  • ¿Se puede adelantar? Debes localizar la señal que habilita la zona de adelantamiento, así como la línea discontinua que nos permitirá invadir el carril en sentido contrario para poder rebasar al otro vehículo.
  • ¿Me dará tiempo? Ten en cuenta que pasarás varios segundos en sentido contrario durante la maniobra de adelantamiento, por lo que debes ser muy consciente de que debes tener el espacio suficiente para realizarlo, así como de que no venga ningún vehículo de frente que conlleve que ese espacio sea incluso más reducido posible.
  • Conoce tu coche: un vehículo con poca potencia necesitará más tiempo para acelerar lo suficiente para adelantar al coche que le precede. Debes conocer a la perfección tu propio vehículo para saber si tendrás el suficiente tiempo para realizar la maniobra, teniendo en cuenta también si viajas con más ocupantes o con equipaje en el maletero, algo que también afecta al comportamiento del vehículo.
  • Analiza el estado de la carretera: tanto el estado del pavimento (si tiene baches o está mojado, por ejemplo) como si es cuesta arriba o existen rachas de viento de frente o laterales, todos ellos son factores que pueden condicionar un adelantamiento efectivo.

Prepara el adelantamiento

Tanto la velocidad, como la distancia y el tráfico son elementos que actúan activamente en un adelantamiento. Debes preparar la maniobra recurriendo también al punto anterior sobre la anticipación. Ten en cuenta una serie de aspectos vitales. Deja un espacio de entre 40 y 60 metros cuando inicies el cambio de carril con el coche que te precede. Un error muy común es pegarse demasiado al coche que vamos a intentar adelantar, ya que reducimos nuestra visibilidad y, a la hora de cambiar de carril, no tendremos el suficiente espacio para ganar velocidad y rebasarlo cuanto antes. De media, permanecemos unos 150 metros por el carril contrario durante esta maniobra.

El tráfico también es importante tenerlo en cuenta. Ya no solo el que circula en sentido contrario y que impide que podamos ‘invadir’ el otro carril para adelantar, sino también el que circula detrás en nuestro mismo sentido. Si llega una zona habilitada para adelantar, el coche que nos sigue puede sentirse tentado de adelantarnos a nosotros antes de que iniciemos la maniobra. Para ello, debes seguir los siguientes pasos y, sobre todo, no te olvides de mirar por el espejo retrovisor antes de cambiar de carril:

  1. Mirar por el retrovisor
  2. Señalizar la maniobra con el intermitente
  3. Iniciar el adelantamiento

Hora de adelantar: decisión, confianza y seguridad

Llega el momento de realizar el adelantamiento tras asegurarnos de haber cumplido con los puntos anteriores, así como mirar por el espejo retrovisor, de que no venga ningún otro coche de frente y de que sea una zona habilitada y con el suficiente espacio para que nuestro vehículo, con más o menos potencia, pueda garantizar el éxito de la maniobra. La decisión, la confianza y la seguridad son claves en cómo adelantemos.

Acelera y sal de carril, sigue acelerando para permanecer el menor tiempo posible en el carril contrario. No es aconsejable alargar innecesariamente este momento, ya que aumenta el riesgo considerablemente. Cuando hayas rebasado al vehículo que quieres adelantar, no vuelvas al carril inmediatamente. Recuerda mantener una distancia de seguridad prudencial para no cortar el paso al otro vehículo y que tenga espacio suficiente para que, en caso de que tengamos que frenar por algún motivo, el otro vehículo también pueda hacerlo de forma segura.

¿Cómo saber cuándo es seguro volver de nuevo a nuestro carril? Para averiguarlo, deberás recurrir al espejo retrovisor interior. Cuando por él puedas ver por completo el frontal del vehículo adelantado, habrá el suficiente espacio para que puedas iniciar la maniobra y volver al carril. Recuerda, no des volantazos ni al salir ni al volver al carril, ya que llevarás una velocidad elevada y puede ser peligroso e incluso podrías perder el control del coche.

Por último, recuerda que debes realizar la maniobra con decisión y confianza. Si dudas si adelantar o no, espera a la siguiente ocasión favorable para realizarlo.

Lecturas recomendadas