Skip to main content
DiRT Rally 2.0

DiRT Rally 2.0, el juego de coches que (aun no sabes que) necesitas

Codemasters lleva más de veinte años desarrollando los mejores juegos de rallies, y DiRT Rally 2.0 es otra demostración de su maestría, merced a una simulación ultrarrealista y a sus múltiples contenidos, que lo hacen imprescindible para cualquier amante del motor que se precie.

DiRT Rally 2.0 asoma ya su morro en el horizonte, y lo tiene todo para convertirse en uno de los mejores juegos de rallies de la historia. No en vano, Codemasters, la compañía responsable, lleva deleitándonos con los juegos más brillantes de la especialidad desde el lejanísimo 1998, cuando lanzó el mítico Colin McRae Rally para la primera PlayStation.

Dos años después, llegaría el no menos célebre Colin McRae Rally 2.0, una coletilla a la que, precisamente, homenajea la entrega de 2019. Puede que la serie ya no lleve el nombre del piloto escocés, pero sigue existiendo y, durante todos estos años, no ha parado de progresar. Ahora, llega su entrega definitiva, que ningún fan del motor virtual, como los expertos de Auto Bild y Hobby Consolas han hecho, debería perderse.

DiRT Rally 2.0

Por encima de todo, se trata de un simulador ultrarrealista, que de verdad pone a prueba tu pericia al volante. En la última década, muchos juegos han pervertido la dificultad y la necesidad de concentración que han llevado siempre asociadas los juegos de velocidad, al introducirse la posibilidad de rebobinar la acción para subsanar accidentes o errores. Aquí no hay nada de eso: estás tú al volante frente a caminos plagados de peligros, con la única ayuda de las notas que te canta tu copiloto. Si chocas o te despeñas, el coche sufrirá daños que sólo podrás reparar en el parque cerrado, a riesgo de sufrir penalizaciones, si el equipo emplea demasiado tiempo.

En 2016 y 2017, Codemasters ya lanzó DiRT Rally y DiRT 4. Esta nueva entrega toma su base y va un paso más allá, al contar con un sistema de control aún más pulido. Así, se han mejorado aspectos relativos a las físicas del coche y al comportamiento de los neumáticos: la aerodinámica al acometer saltos, el agarre a bajas velocidades, la menor respuesta de la dirección al conducir sobre superficies mojadas... Además, la configuración de los reglajes es más profunda y exacta, para que los más expertos traten de rascar décimas al cronómetro.

DiRT Rally 2.0

Pero, sin duda, la mayor novedad de DiRT Rally 2.0 es la introducción de un sistema de degradado de las superficies, con hasta 150 niveles de deterioro. Así, el terreno se ve afectado por los surcos y las irregularidades que generan los coches a su paso. Si sois seguidores del WRC, os imaginaréis por dónde ha querido ir Codemasters con este sistema… Sí, como en la realidad, salir primero a un tramo, principalmente en las pruebas de tierra, implica perder tiempo, al incidir la gravilla en la tracción. Por eso, si la contienda está muy igualada, quizá te convenga hacer el truco de perder tiempo a propósito para salir algo más tarde a la segunda o la tercera etapa y que los rivales hagan “los honores” de abrir pista.

Otro aspecto destacado del juego es la posibilidad de crear una escuadra propia, eso que tanto se ha llevado en los últimos años en el WRC con los equipos privados. Para que el coche progrese, tendrás que invertir en contratar a los mejores ingenieros, así como en el desarrollo del coche. Y, por supuesto, podrás ampliar progresivamente tu garaje.

DiRT Rally 2.0

En ese sentido, DiRT Rally 2.0 cuenta con 50 coches icónicos, tanto antiguos como modernos, desde el Fiat 131 Abarth o el Alpine Renault A110 1600 S hasta el Volkswagen Polo GTI R5 o el Citroën C3 R5, pasando por el Audio Sport Quattro S1 E2 o el Subaru Impreza con el que Colin McRae ganó el Mundial de Rallies en 1995. Conducir cada uno de ellos es toda una experiencia, pues detalles como el tipo de tracción, la potencia o el peso influyen notablemente en su manejo.

En cuanto a contenido, destaca la presencia de dos grandes vertientes de juego. Por un lado, hay tramos clásicos, en los que compites contra el cronómetro, de cara a tratar de firmar el scratch. En total, hay seis localizaciones, que recrean algunos de los rallies más famosos de la historia del WRC: Nueva Zelanda, Argentina, Australia, España, Polonia y Estados Unidos. Por otro lado, el juego tiene la licencia oficial del Mundial de Rallycross, esa especialidad en alza donde se compite cuerpo a cuerpo en circuitos cerrados, con reglas como tener que tomar un desvío en una de las vueltas (el llamado comodín). Ese acuerdo con la Federación Internacional de Automovilismo ha permitido recrear ocho circuitos con todo lujo de detalles: Barcelona, Montalegre, Mettet, Lohéac Bretagne, Trois-Rivieres, Hell, Holjes y Silverstone.

DiRT Rally 2.0

Para terminar, sólo queda recordar que DiRT Rally 2.0 se pone a la venta el 26 de febrero, para PlayStation 4, Xbox One y PC. Nunca has visto un juego off-road como éste.