Logo Autobild.es

Prueba Ford Mustang 2024, te aseguro que querrás tener este coche y te cuento por qué

Prueba Ford Mustang 2024

Es fiel a su motor V8 atmosférico y la versión Dark Horse viene con cambio manual

Nunca antes un Ford Mustang había levantado tantas ganas de comprármelo. Pero es que el Ford Mustang 2024 es demasiado, te lo aseguro. Para empezar, en Ford no se han andado con tonterías: adiós al motor de cuatro cilindros y 2,3 litros en nuestro país y apuesta firma por el bloque V8 atmosférico.

Ahora mismo deberías estar dando palmas de alegría... Yo cuando lo escuché, se me calló una lagrimita. Cuando incluso Porsche ha hibridado su 911, hay que hacer un meritorio reconocimiento a marcas que no se dejan influenciar por la electrificación en sus modelos más míticos. 

Prueba ford Mustang 2024

Así que, el primer titular es que la séptima generación del Ford Mustang mantiene intacto su espíritu. Y también conserva su tradicional silueta, con su enorme capó, corta zaga, imponentes llantas y un fontal que destila deportividad y fuerza por todos los lados.

En cifras, el Ford Mustang 2024 mide 4,81 metros de largo, 1,91 metros de ancho y 1,39 metros de alto. Su batalla es de 2,71 metros y pesa 1.817 kilos. La capacidad de carga del maletero se va hasta los 381 litros y habrá dos variantes de carrocería: coupé y descapotable.

Estéticamente, me parece una pasada. Fíjate simplemente en el morro: los faros ahora son más agresivos y están divididos en tres secciones. Por su parte, la parrilla es brutal, con sus dos entradas de aire laterales (son enormes) y el labio inferior.

Prueba ford Mustang 2024

En la zaga vuelven a estar los tres pilotos verticales (no podía ser de otra forma), pero el pliegue es más agresivo y anguloso, lo que le queda genial. Si quieres, aquí detrás puedes pedir un alerón, que simplemente le queda como anillo al dedo. Y por supuesto, no podía faltar las cuatro salidas de escape, que expelen un sonido absolutamente demencial.

Un interior llegado del futuro

Paso al interior de este 2+2, y si alguien me llega a decir que un Ford Mustang va a lucir dos enormes pantallas como las de esta séptima generación le habría tachado de raro. Pero los tiempos mandan, y el nuevo Mustang exhibe músculo tecnológico con dos displays de gran tamaño: un cuadro de instrumentos de 12,4 pulgadas y una pantalla central de 13,2. 

Los asientos (pueden ir firmados por Recaro) te envuelven y sujetan muy bien. Luego te encuentras con un volante con formas más cuadradas y un salpicadero más minimalista, aunque no faltan los botones tradicionales. 

Prueba ford Mustang 2024

En cuanto a conectividad, no vas a tener ningún problema, ya que integra el sistema SYNC 4 compatible con Apple CarPlay, Android Auto y también con Alexa. Su funcionamiento es fácil porque es como el de un móvil.

Pero dicho todo esto, aquí hemos venido a conducir y eso es justamente lo que voy a hacer. Y para eso, primero te hablo del motor. A España solo llegará el bloque V8 atmosférico, aunque en otros mercados también ofrecerán el 2.3 Ecoboost de cuatro cilindros (peor para ellos).

Ford ha introducido mejoras, con un nuevo sistema de inducción de aire de doble toma o un doble cuerpo de mariposa para el GT. Desarrolla 446 CV (aunque en la versión Dark Horse llega a los 460) y tiene un par máximo de 540 Nm. Irá asociada a una caja manual TREMEC de seis velocidades (Dark Horse) o una automática de 10 con convertidor de par.

Prueba ford Mustang 2024

 A fondo con su V8 sin turbo ni electrificación

Me pongo en marcha. Con todos los controles conectados, este Ford Mustang esconde mucho su mala leche y su rebeldía. Porque la tiene, hazme caso. Te diría hasta que a ritmos normales es coche eficaz, relativamente cómodo y con un bloque muy agradable. 

Pero si quieres ir rápido: ¡prepárate! Sí, es exigente con el conductor y te obliga a saber controlar las inercias y una trasera que siempre busca desviarse de la dirección marcada por las ruedas delanteras. No va tan por el sitio como un Porsche 911 o un BMW M4, aunque eso es en el fondo parte de su encanto.

Prueba ford Mustang 2024

El chasis y sobre todo el peso, más de 1.800 kilos, hacen de él, un coche en el que tienes que conducir sabiendo bien lo que haces y estando muy atento a sus reacciones. 

La dirección es rápida, porque cada milímetro de volante que mueves se manifiesta en las ruedas delanteras, pero le falta más comunicación con el conductor. Hay veces que te encuentras el límite de adherencia y te conviertes en un pasajero, con un molesto subviraje debido a toda la inercia que generan sus kilos. 

Prueba ford Mustang 2024

Pero no te vayas a engañar: a este Mustang 2024 le gustan las curvas y mucho. Lo bueno es que también tienes distintos programas de dureza para la dirección, así que puedes poner su tacto a tu gusto con un solo botón.

Así que, si todavía eres de los que está pensando que un Ford Mustang es un cepo en cuanto a dinámica, deberías ir olvidando esa idea. Antes te podría comprar ese argumento. Ahora ya no. Es un deportivo que se puede llevar a ritmos altos, aunque requiere de experiencia al volante. 

Prueba ford Mustang 2024

La caja de cambios manual de seis velocidades es una delicia por precisión, recorrido cortos y el tacto general de este cambio. No echo en falta para nada la transmisión de 10 velocidades. Y sobre todo ese sistema que iguala las revoluciones al reducir. Y funciona realmente bien.

Y en cuanto a los frenos, poco que objetar: pinzas firmadas por Brembo, de seis pistones delante como las de cualquier otro Mustang GT, aunque el servofreno es distinto y da una respuesta más instantánea, con más mordiente en el inicio del recorrido del pedal. 

Prueba ford Mustang 2024

¿Y el motor? El motor se lo pasa en grande. Ese no desfallece nunca. Sube de vueltas con ansiedad a partir de las 5.000 rpm, aúlla como un demonio, con un sonido grosero y ronco, estira hasta las 7.500 vueltas y cuando frenas y reduces te pide otra vez que animes la fiesta. Es lo mejor de este coche.

Bajo el ritmo, porque el consumo de este Mustang se ha disparado por encima de lo razonable: 20 litros a los 100 km a ritmos altos, aunque si controlas tu pie derecho, te vas a poder ajustar más o menos a lo que anuncia de forma oficial: 12,2 litros.

Ya puedes pedir el nuevo Ford Mustang 2024: el precio de la variante GT arranca en los 61.000 euros, mientras que si optas por el el Dark Horse tendrás que pagar un poco más de 74.000 euros.

Valoración

Nota8

Pocas veces me bajo de un coche de pruebas con la sensación de querer llevármelo a casa para siempre: este Ford Mustang 2024 lo ha conseguido, porque ya no quedan coches como él, con ese concepto de conducción tan divertido. Nunca un V8 fue tan adictivo (y a la vez tan accesible)

Lo mejor

Motor V8, sonido del escape, interior de calidad, tecnología y pantallas, conducción

Lo peor

Dirección poco comunicativa, caja de cambio automática

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.