Skip to main content
Imagen de perfil de Alex Morán
La opinión de
Alex Morán

¿Cuál es el futuro de Aston Martin?

Aston Martin Valkyrie AMR Pro

Diversificación.

De la misma manera que es importante saber de dónde vienes, también conviene tener una idea más o menos clara de hacia dónde vas. Esto, obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo, pero en el mundo de la automoción hemos visto como ciertas marcas han escogido su camino y han apostado por él (como Mitsubishi y los SUV). Otras, por el contrario, no parecen tener tan claro que es lo que les espera, ¿o sí? ¿Cuál es el futuro de Aston Martin?

Tiempo de cambios

La historia de la firma británica ha estado estructurada siempre en torno a dos valores, la deportividad y la elegancia, algo que se ha traducido en una cartera de productos que, a lo largo del tiempo, siempre ha incluido tanto superdeportivos como berlinas de corte dinámico y elegante. Sin embargo, en estos tiempos convulsos para el sector en el que las tendencias están cambiando, señalando dos o tres derroteros por los que avanzará el mundo de la automoción, parece que decantarse por uno de ellos es una buena manera de afrontar lo que está por venir.

Sin embargo, esa no parece ser (al menos de momento) la decisión que ha tomado el fabricante.

VÍDEO: El primer SUV de Aston Martin, el DBX ¡en movimiento!

Diversificación

Es de conocimiento popular la expresión de “poner todos los huevos en la misma cesta” como símil de apostar al 100% por algo. Si sale bien, los resultados serán excepcionales, pero la posibilidad de fracaso en esa circunstancia es mayor.

En el sector hay claros ejemplos de marcas que han optado por la fórmula y a las que les va bien (la mencionada Mitsubishi, Tesla y la electricidad, etc.), pero eso no es garantía de que siempre vaya a resultar así. Teniéndolo en cuenta, la opción de Aston Martin de ampliar sus miras en lugar de centrarse en un mercado de nicho parece bastante acertada, más aún si tenemos en cuenta que las ramas a las que va a dirigir sus esfuerzos tienen tintes de ser las que conformarán el escenario a corto y medio plazo.

Caer en la moda SUV

A estas alturas quien reniegue de los todocaminos debe estar ciego o ser un loco: aunque no te gusten, son un éxito, uno tan grande que cualquier marca que se niegue a tener uno en su gama casi está cometiendo un suicidio económico.

¿Pega el Aston Martin DBX en la familia inglesa? Depende de cómo se mire, ¿acaso pareció algo lógico la presentación del Cayenne en su día? Es cierto es que costará ver el logo de la firma en un SUV, pero no mucho y, si el producto que ofrecen es bueno, no habrá mucho problema. Ahí está el caso del Lamborghini Urus. Huelga decir que, además, posiblemente se convierta en uno de sus coches más vendidos, porque es bastante probable que cada propietario de un Aston Martin quiera ampliar su garaje con una opción más versátil salida de la casa.

A esto hay que añadir que no será el único, puesto que el prototipo Lagonda adelanta un SUV todavía más grande y lujoso. Hay mercado para tales modelos, Aston Martin lo sabe y va a aprovecharlo.

La electricidad

La otra tendencia de moda es la de los vehículos electrificados, siendo los eléctricos puros los que parece que a medio/largo plazo acabarán dominando el mercado. Aston Martin tampoco va a dejar pasar este tren y es que, además de adelantar sistemas de este tipo, ya ha mostrado el que será su primer modelo 100% libre de emisiones: el Rapide E.

Se trata de una muestra de la voluntad de la marca y de que tiene la capacidad para trabajar con este tipo de mecánicas, pero también es cierto que su tirada de 155 unidades puede verse de una doble manera: la exclusividad, que es un argumento que siempre vende, y el hecho de que es un movimiento de prueba para comprobar el feedback de sus clientes.

Fiel a sus orígenes: deportivos

Que la compañía amplíe sus horizontes no implica, para nada, que no tenga claro cuáles son sus puntos fuertes. Son sus vehículos de altas prestaciones los que le han llevado a donde está, motivo por el que no los abandonará, más bien todo lo contrario.

En el pasado Salón de Ginebra demostró que el esperado Valkyrie no es sino una punta de lanza (la más espectacular posible) de una familia de deportivos que se estructurarán por debajo de ella, entre los que se encontrarán el AM-RB 003 y el próximo Vanquish. Además, todos ellos llegarán a un nuevo nivel gracias al empleo de la electrificación en distintas variantes.

El futuro de Aston Martin no corre peligro, la marca lo ha asegurado apuntalándolo en torno a varios pilares que, al menos a priori, parecen una muy buena base sobre la que construir.

Y además