Noticia

Un Volkswagen Golf R32 golpea a un Honda S2000

Un Volkswagen Golf R32 golpea a un Honda S2000

jmmspuch

28/08/2014 - 12:50

Un Volkswagen Golf R32 golpea a un Honda S2000 en el Nordschleife, en Nürburgring. El conductor del coche germano pierde el control e impacta de manera considerable contra el deportivo japonés.

Cuando acudes a un circuito como el Nordschleife, en Nürburgring, te puedes encontrar situaciones como esta en la que un Volkswagen Golf R32 golpea a un Honda S2000 por detrás. Como se aprecia en las imágenes, el compacto germano viene a gran velocidad y en un momento determinado pisa el verde y pierde el control. A juzgar por la frenada, parece que lleva desactivado el ABS, ya que el bloqueo es ininterrumpido. Aunque intenta detenerse, no puede evitar impactar contra el deportivo japonés, que curiosamente, circulaba despacio, cediendo el paso. No se ha reportado ningún parte de lesiones, pero a juzgar por el impacto, seguro que los ocupantes del Honda tendrán dolor de cuello durante unos días.

A juzgar por las imágenes, el Honda S2000 del vídeo corresponde a la versión producida entre 2004 y 2006. Equipa un motor de gasolina atmosférico de cuatro cilindros y dos litros de cilindrada, con doble distribución variable y que rinde 240 CV a 8.300 rpm. Aparte de las modificaciones estéticas, esta generación dispone de un bastidor reforzado con una traviesa entre los extremos delanteros (por delante del radiador), modificaciones en la fijación de la suspensión delantera y en el apoyo de la trasera. Los muelles delanteros son más duros mientras que los traseros son más blandos, lo que, unido a una barra estabilizadora trasera más flexible, mejora la motricidad y al mismo tiempo limita el riesgo de sobreviraje cuando el suelo no tiene mucho agarre.

Por su parte, el Volkswagen Golf R32 es un compacto con un motor atmosférico, de gasolina, V6 de 3,2 litros y 250 CV. Sólo se podía adquirir con tracción total, aunque el peso del motor, provocaba cierto subviraje. Quizás lo más llamativo de este modelo era su elevado consumo, ya que circulando a ritmo alto se podían superar fácilmente los 25 l/100 km. Se podía elegir con configuración de tres o cinco puertas y caja manual o automática, ambas de seis relaciones

Lecturas recomendadas

Buscador de coches