Logo Autobild.es

Volkswagen Golf R 2024. Probamos el prototipo del más rápido de los Golf que han existido: 270 km/h

El Golf R 2024 es el más potente de la gama. Además, Volkswagen quiere que sea el más rápido no solo en la autopista, sino también en el Infierno Verde.

Aunque la versión definitiva está a punto de llegar, yo ya he podido probar el Volkswagen Golf R 2024. Si te lo tuviera que definir de una manera sencilla, te diría que es el Golf más rápido jamás fabricado por los de Wolfsburgo... y se nota al conducirlo.

En la marca han empujado al 2.0 TSI (EA888 LK3 EVO4) hasta un límite que cuando se presentó el primer Golf R en 2009 parecía imposible.

Ese modelo, con 270 CV ha evolucionado en esta bestia de 333 CV, la misma cifra que tenía el Golf R Limited Edition de 2023. Ahora, la potencia es la base para, ojalá, disfrutar de un hipotético Limited Edition que roce los 350 CV. Sí, estoy soñando despierto, pero tras conducir este prototipo, tengo ganas de velocidad.

Pero por ahora lo mejor será quedarse en el presente. Si te fijas en las fotos, este modelo tendrá las mismas líneas visuales del Golf mk8.5 y, cómo no, hasta su logo iluminado, aunque el camuflaje aún oculta detalles de los paragolpes y el difusor.

 

A fondo en autopista

Sé que el titulo que acabas de leer no será bien recibido por algunos, pero lo cierto es que en la marca prepararon un recorrido por los alrededores del circuito de Lausitzring (la cita era "en", pero se conducía" en los alrededores) que incluía un tramo de autobahn sin límite de velocidad.

Antes de empezar la prueba, escojo la carrocería Variant en lugar del cinco puertas. Llámame raro, pero donde esté un buen familiar deportivo, que se quite lo demás...

Me acomodo en los Recaro de competición que monta este nuevo Golf R: no serán los de serie, sino los que van a utilizar los pilotos de la marca para intentar convertirlo en el Golf más rápido de la historia en Nürburgring.

El habitáculo aún no se puede ver de manera oficial, pero sí se sabe que la pantalla central tiene 12,9 pulgadas y que el cuadro de relojes será también digital con unos gráficos específicos y tendrá un tamaño de 10,2 pulgadas. 

Es un interior muy Golf donde todo parece estar en su sitio y donde, a diferencia del Golf GTI Clubsport 2024 que también pude conocer, el volante con levas más grandes mantiene el panel táctil que tan mal resultado le ha dado a la marca.

Según los responsables del desarrollo, ahora es más difícil activar funciones como la calefacción del volante sin querer: en la práctica seguirás haciéndolo, pero al menos exige un poco más de esfuerzo.

Ya en marcha, me gusta el sonido que llega del escape Akrapovic, que probablemente será opcional. Me cuentan que esta configuración proviene del modelo americano, que requería de unos ajustes para su homologación: al volver a Europa, lo probaron y vieron que sonaba más bronco... y se quedó.

En marcha no se mete demasiado en el habitáculo, y eso que este modelo no tiene banqueta trasera para aislar (recuerda que Volkswagen lo va a meter en el Infierno Verde), aunque sí jaula de seguridad, por lo que el peso y distribución de masas permanece más o menos igual.

Responde con inmediatez al acelerador y a la dirección. Circulo en modo comfort deseando poder pisar a fondo para sentir el empuje de todos y cada uno de los 333 CV. El Golf R mantiene los habituales modos, incluyendo los 'Race' y 'Special' (que se activan tras cambiar a Sport).

El primero tensa todo al máximo: suspensión (DCC será de serie), dirección y motor se preparan para darlo todo en un asfalto en buen estado como el de los circuitos. El modo Special es lo mismo, pero con un set-up de las suspensiones algo más suave para adaptarse a las condiciones de Nürburgring.

Aquí es interesante que las reducciones de la caja DSG (de serie; olvídate del manual) se adaptan también a cómo pisas el freno: si vas suave, se comporta con tranquilidad, y si apuras una frenada, todo será más brusco y deportivo.

Y llega el momento esperado: me incorporo a la ansiada autopista, donde no dudo en pisar a fondo: este compacto deportivo acelera sin piedad y me pega al asiento. 

A velocidades de Telediario español y titular sensacionalista en Google Discover se muestra aplomado y progresivo: no sientes que el coche vaya suelto ni descontrolado.

Tampoco al frenar: alcanzar velocidades por encima del doble de nuestro límite legal no deja de ser una cosa que hay que tomarse en serio, por lo que decido no forzar en el último tramo que me queda: un BMW X5 tampoco estaba muy por la labor de dejarme pasar, así que levanto  el eje delantero contiene todo con soltura.

De vuelta al "redil" de las secundarias, pongo rumbo al circuito en modo Sport. "City Race", como me lo describió uno de los encargados de la dinámica: el motor está en modo Race, pero todo lo demás es un poco más suave y, por lo tanto, más utilizable. Disfruto de adelantamientos rápidos y seguros y de cierto petardeo del escape: genial.

Sin duda, esta primera prueba del Golf R 2024, que se presentará dentro de unas semanas, me ha dejado con ganas de más, aunque habrá que esperar: está previsto que llegue después del verano. La parte buena: podrás ir ahorrando para hacerte con el que probablemente sea uno de los mejores compactos deportivos que aparecen este 2024.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.