Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Así es el museo de Mercedes visto desde un dron

Museo de Mercedes

A mediados de marzo el museo de Mercedes colgó el cartel de cerrado atendiendo a las medidas tomadas para hacer frente a la pandemia del coronavirus. Un mes y medio después, el 9 de mayo, las puertas de la exposición ubicada en Stuttgart volvieron a abrirse y la marca alemana quiso celebrarlo con un recorrido muy especial: así es el museo de Mercedes visto desde un dron.

 

Esta colección de vehículos está junto a la sede de la firma. A través de todas sus plantas, el visitante puede recorrer la historia de la marca de la estrella. Se trata de una visita recomendable para todo aficionado al motor, aunque ahora, debido a las circunstancias, sólo se puede realizar de viernes a domingo y cumpliendo siempre con las medidas de seguridad e higiene. Para todos aquellos que no pueden desplazarse hasta Stuttgart, Mercedes ha visitado su propia exposición desde un dron. 

Durante cuatro minutos te puedes hacer a la idea del camino recorrido por la firma alemana hasta la actualidad. El vídeo comienza en el exterior del museo y concretamente lo hace alrededor del emblema de la marca que está ubicado en la azotea del edificio. Es por ahí, precisamente, por donde arranca la ruta por las nueve plantas de historia que atesora esta exposición.

Museo de Mercedes

De 1885 a la actualidad

El dron entra y sale de los diferentes vehículos. Gira y gira para mostrar las instalaciones de Mercedes desde ángulos nuevos a los que los visitantes no pueden llegar en un recorrido normal. Las imágenes muestran más de 160 modelos de la marca entre los que nos encontraremos con su primer coche: el Benz Patent-Motorwagen de 1885. Está en la parte más alta, ubicado en el centro marcando el origen de la firma.

A lo largo de todo el trayecto, el visitante puede contemplar tanto modelos de producción como prototipos sin olvidar algunos de los coches míticos de Mercedes, aquellos que marcaron una época o los modelos que se han utilizado para competir… incluyendo, por supuesto, los de la Fórmula 1.

Etiquetas:

Historia del Motor

Y además