Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Mercedes-Maybach Clase S 2021, un lujo de V12, de interior amplísimo y de forma de viajar exquisito

Aquí tienes la prueba del Mercedes-Maybach Clase S 2021. Ya sabes que a principios del 2000 Mercedes resucitó a la marca Maybach, y ya sabemos que solo funcionó relativamente. Pero lo volvieron a intentar, ya no como marca independiente sino como submarca al estilo de AMG, y eso sí les ha funcionado mejor: de la anterior generación del Clase S, uno de cada siete eran Maybach. Y por eso de la generación actual de la Clase S de Mercedes ha vuelto a fabricar su correspondiente variante Maybach, que es la que vamos a probar hoy, por supuesto, con un V12 bajo el capó. 

Un elemento diferenciador es la parrilla, que es tan grande como la del Clase S pero aquí lleva este ensanche cromado con la palabra “Maybach”, y ahora no tiene lamas horizontales, solo verticales. En el faldón tenemos otro diseño, y estas entradas cromadas que solo lleva el modelo V12, porque los V8 y seis cilindros llevan panales de plástico, aunque también con marco de cromo. En el capó vemos este embellecedor cromado, y en el caso del V12, se diferencia por el ligero abombamiento central. 

5 frikadas de Maybach que pocos conocen

Mercedes-Maybach Clase S 2021

Las llantas pueden ser de 19 a 21 pulgadas, todas específicas porque no se heredan de la Clase S. Casi se me olvida: 5,47 metros de carrocería, 18 centímetros más larga que la versión larga del Clase S. Pero lo que sorprende es que puerta trasera mide lo mismo que la del Clase S largo. En el pilar C se ofrece el logo de Maybach, que está iluminado en todos los mercados menos el europeo, porque aquí no está permitido. Y llegamos a la zaga, donde por supuesto vemos la palabra Maybach, aunque en la fuente propia de Mercedes-Maybach Clase S, que tiene su propio grafismo. Las luces aquí sí las conocemos, pero por debajo llevan una tiras específicas de LED, y también cambia la animación de los gráficos. 

Y ahora toca tomar asiento en las plazas traseras, donde irá habitualmente el propietario. No tenemos que tirar de la puerta para cerrarla. Eso lo hace el chófer o, en su caso, se puede dándole a un botón. Y hay una opción de la que esta unidad no dispone, que es un control gestual que nos permite cerrar la puerta o abrir y cerrar el techo acristalado con meros gestos de la mano. Pero va más allá: si te acomodas y abres un periódico, el sistema lo detecta y enciende la luz justo donde tenemos el periódico. Y si nos giramos para coger el cinturón de seguridad, nos lo acerca automáticamente. Una virguería

Mercedes-Maybach Clase S 2021

Otro detalle: los cinturones llevan airbags integrados, lo que por cierto, los hace más acolchados y cómodos, como los reposacabezas. Y todo va cubierto de cuero, incluido el asidero, y debajo de él. Este color blanco, por cierto, solo lo tenemos en el paquete de cuero completo. Y ahora, toca ir a las plazas delanteras. 

El lujoso Mercedes-Maybach GLS 600 4MATIC ya tiene precio

Delante, aunque el refinamiento es extremo, Maybach pierde algo de su personalidad, porque básicamente es el cockpit del Clase S. Lo que sí es solo de Maybach, siempre que lo pidamos así, es el cuero hasta en el último rincón: aquí en la Clase S veríamos plástico. También tenemos un volante con la inscripción Maybach en la parte inferior, y gráficos específicos Maybach en la pantalla. Los instrumentos van color oro rosa, con sus propias agujas y sus propios logos, con un efecto 3D que lo hace aún más lujoso

Y lo demás lo conocemos de la Clase S, aquí especialmente lujoso, pero lo que ahora nos interesa es comprobar cómo se conduce con su motor V12

Vamos en el único Clase S con un V12: el Maybach S 680, donde por supuesto voy en el asiento incorrecto, porque debería ir detrás y dejar que me llevar un chófer. Pero el portavoz de Maybach me ha dicho que, especialmente en China, los propietarios no solo se dejan llevar por sus chóferes, sino que los fines de semana se van ellos a conducir con la configuración de tres plazas detrás, para poder llevarse a la familia. Por eso Maybach no se conforma con que su coche sea superlujoso y ruede en silencio, sino que concibe este coche para que sea divertido al volante. 

Mercedes-Maybach Clase S 2021

Lo primero que me llama la atención es la impresionante vista sobre el capó con la estrella al final. En el Clase S es igual, pero aquí vemos el abombamiento central por el V12 con la banda cromada, y eso transmite una sensación de lujo insuperable. 

Este coche lleva dirección a las cuatro ruedas, de modo que las traseras giran hasta 80% hasta 10 grados en la dirección contraria para reducir el radio de giro en hasta 13 metros, y no diré que tienes la sensación de ir en un Golf, pero desde luego no en un enorme coche de 5,47 metros. Y es que te deja boquiabierto lo ágil y manejable que es en los giros lentos. 

Mercedes-Maybach Clase S 2021: lujo en su máximo esplendor

Aquí tenemos los modos de conducción, con uno especial para Maybach: Confort, Sport, Individual y el modo Maybach. Es un programa pensado para el chófer, de modo que conduce desde la segunda marcha y eso le permite una mayor suavidad siempre. También la respuesta del acelerador y del chasis se regula para el máximo confort posible para quienes van en las plazas traseras y se dejan llevar. 

Pero ahora lo volvemos a poner en modo Confort, y el chasis neumático logra que la carretera parezca siempre llana, y aunque esta no está especialmente bacheada, sí que se siente como si fueras en una alfombra voladora. 

Y no se oye nada del entorno. El motor es sedoso, solo se oye en la lejanía, y de fuera no oyes nada. Ni los otros coches, y puedo susurrar y me seguís entendiendo. 

Pero queremos saber cómo se siente el motor, por eso vamos en el V12 y no en el V8. Seis litros biturbo V12 con 612 CV: pisemos a fondo. 

Sí, sin duda se siente poderoso, pero no como si lleváramos un 612 CV. Es un coche muy potente pero también endiabladamente pesado, por eso necesita cada uno de los caballos que tiene. Pero en el sonido sí se reconoce que llevamos 12 cilindros en V y eso es un deleite, pero estoy convencido de que en el día a día el V8 no se siente muy diferente y en este caso es más una cuestión de prestigio. Se irá a por el V12 el que pueda permitirse lo que cuesta y lo que cuesta su seguro. En especial en China tiene éxito el seis cilindros porque ahí los seguros para el V12 son inalcanzables para la mayoría. Yo me conformaría con el V8 que oye, no está nada mal. 

 

Más:

Vídeo

Y además