Skip to main content

Noticia

VÍDEO: llega el fin de semana y esto nos sigue impresionando

Dale al play y alucina con un vídeo que a nosotros nos sigue dejando muy impresionados. Ocurrió simultáneamente en dos discotecas de Madrid y Barcelona, la gente disfrutando la fiesta y, de repente, apagón...

Lo que vino a continuación dejó a todo el mundo atónito. Fue el testimonio de un hombre al que le cambió la vida una noche que decidió ponerse al volante tras haber consumido alcohol. Una desgracia que esperamos hiciera tomar consciencia a los allí presentes, desde luego con nosotros lo ha hecho.

Este vídeo te va a dar que pensar, ¡fijo!

Respecto al tema te traemos más información, ¿sabías que en función de la cantidad ingerida el consumo de alcohol al volante puede ser infracción o delito? La diferencia es importante, no sólo porque a mayor cantidad de alcohol consumido más posibilidades de sufrir un accidente; también porque mientras la infracción se castiga con multas económicas y pérdida de puntos (la cantidad en ambos casos depende de los miligramos ingeridos), el delito supone que el conductor puede ir a la cárcel. En este práctico tienes todos los límites de alcoholemia en España.

Los conductores no profesionales y con más de un año de experiencia dan positivo en alcohol cuando las pruebas en aire expirado muestran una cifra superior a 0,25 miligramos de alcohol por cada litro de aire. A partir de ese momento y hasta 0,60 mg/l puedes ser multado por conducir bajos los efectos del alcohol.

 

 

En el caso de los conductores noveles o profesionales el límite es de 0,15 mg/l. A partir de esta cifra, la Ley establece el siguiente baremo de sanciones:

- Entre 0,25 y 0,50 mg/l la cuantía de la multa es de 500 euros y cuatro puntos. Para los reincidentes la sanción en este tramo se eleva a 1.000 euros. 

- Entre 0,51 y 0,60 mg/l, tendrás que pagar 1.000 euros y perderás seis puntos.

A partir de 0,61 mg/l, es delito. Los 0,60 mg/l marcan el límite entre infracción y delito. A partir de esta cifra, es decir, en el momento en que des 0,61 mg/l te enfrentarás a penas de entre tres y seis meses de prisión o multa de seis a 12 meses. También te pueden condenar a 60-90 días de trabajos en favor de la comunidad y a perder el derecho a conducir entre uno y cuatro años.

En este punto es importante recordar que negarse a realizar la prueba de alcoholemia también se considera delito (lo que algunos jueces sí consideran legal es negarse a la segunda prueba). Puede acarrear penas de entre seis meses y un año en la cárcel y privación del derecho de conducir entre uno y cuatro años.

Pero mejor entra en este vídeo y toma conciencia. Para no tener que pensar en nada de esto, no mezcles alcohol y el coche. Por tu bien y el de todos.

Lecturas recomendadas